Marvin Barquero.   3 abril

La empresa venezolana Aluminios Nacionales S. A. (Alunasa) presentó ante el Ministerio de Trabajo una solicitud de suspensión de los contratos laborales para alrededor de 300 trabajadores, aduciendo falta de materia prima para mantener sus actividades.

La administración de la empresa Venezolana explicó en un video que circuló en Facebook su intención de importar materia prima de varios orígenes y de permanecer en Costa Rica. Foto: Archivo/Allen Campos
La administración de la empresa Venezolana explicó en un video que circuló en Facebook su intención de importar materia prima de varios orígenes y de permanecer en Costa Rica. Foto: Archivo/Allen Campos

La compañía, empero, dice que realiza esfuerzos para conseguir materia prima de varios orígenes, por lo cual no estaría cerrando en Costa Rica y los puestos de los trabajadores se mantendrían. En esos tres meses se quedarían solo con 40 de los empleados.

En tanto, la cartera de Trabajo explicó que la figura de suspensión de contratos laborales está contemplada en el Código de Trabajo, en los artículos 73 al 76. Pero la acción en cada proceso debe ser investigada y aprobada por el Ministerio.

En caso de aprobarse, la firma no pagaría los salarios durante el periodo de suspensión. Si se rechaza, el patrono debe asumir el pago de los sueldos caídos.

Durante los tres meses de la medida (si se aprueba), los trabajadores podrían laborar en otros sitios.

Alunasa completó la presentación de los documentos el pasado 22 de marzo y el Ministerio de Trabajo aún no aprueba o rechaza la petición, pues realiza la investigación respectiva.

Empero, los trabajadores de la compañía denuncian varias debilidades en este trámite y temen que se vean violentados sus derechos laborales. José Luis Rosales, uno de los empleados, con 27 años en la firma, explicó que el martes de la Semana Santa (27 de marzo) recibieron la comunicación acerca de la suspensión de contratos y los enviaron a la casa, pero no les entregaron ningún documento sobre la medida, todo fue verbal.

Denunció que funcionarios del Ministerio de Trabajo calificaron de normal el procedimiento, por lo cual el lunes 2 de abril solicitaron ayuda a la Defensoría Pública, adscrita al Ministerio de Justicia. En este caso, agregó, les advirtieron del peligro de ser denunciados por abandono laboral.

Alunasa enfrenta problemas de producción por falta de materia prima desde diciembre pasado. En aquel momento se mandó a trabajadores a la casa por unos días y por turnos. Mientras, la firma mantenía al día los salarios hasta el 27 de marzo, según dos inspecciones del Ministerio de Trabajo.

Conflicto

El temor por la falta de comunicación escrita acerca del tema de los contratos hizo que los trabajadores se presentaran a labor en la tarde del lunes 2 de abril, lo cual generó un conflicto con la administración.

En el choque, la parte empresarial adujo que tenía todo el derecho de determinar quiénes regresaban al trabajo, quiénes no, y quiénes podrían volver paulatinamente, de acuerdo con un video que circuló en redes sociales.

Rosales explicó que no los dejaron entrar a las instalaciones y que tampoco les recibieron un documento. Por eso, añadió, llamaron a la Fuerza Pública y los oficiales levantaron un acta de la situación.

Luego de la situación verbal del lunes, este martes 3 de abril se realizó una reunión entre la empresa, los trabajadores y funcionarios del Ministerio de Trabajo.

Según un video publicado por la empresa en Facebook de esa reunión con los trabajadores, participaron tres empleados del Ministerio de Trabajo. Uno de ellos, de apellido Guevara, explicó a los empleados que la solicitud se debe a la falta de materia prima que prácticamente tiene paralizada las actividades.

Agregó que durante los tres meses de suspensión de los contratos laborales la ley autoriza también a los trabajadores a laborar en otro lugar sin perder sus derechos.

Los funcionarios de la Dirección Nacional de Inspección de ese ministerio recordaron a los trabajadores que también tienen derecho de poner denuncias por la vía judicial ante la situación.

Rosales explicó que el inciso A del artículo 73 del Código de Trabajo precisamente advierte de que la suspensión de contratos se permite cuando la falta de materia prima no sea imputable a problemas del patrono. El caso es que, según los trabajadores, se debe a la mala gestión de Alunasa.

Los trabajadores dicen que les dio "una mala espina" tanto que no se les entregara el documento de la suspensión como que este lunes 2 de abril se traspasara, según ellos, la propiedad de la empresa a un fideicomiso.

Hasta la tarde de este martes, la cartera de Trabajo insistió en que aún no tienen ninguna denuncia formal de los trabajores de este firma. Pero a esa entidad llegó una carta de los trabajadores, reenviada por la diputada por Puntarenas Karla Prendas, lo cual motivó una primera inspección, el 19 de marzo, donde se comprobó que el pago de salarios estaba al día.

Este martes 3 de abril, en la segunda inspección, se corroboró que los salarios seguían al día hasta el 27 de marzo, según el Ministerio.

Los problemas con la empresa venezolana trascendieron desde la primera semana de marzo pasado, cuando la carta anónima de los trabajadores llegó a manos de la Municipalidad de Esparza, donde está ubicada la compañía, y a diputados de la provincia de Puntarenas.

En la misiva se denunció la fuerte baja en la actividad desde diciembre pasado, en vista de la falta de materia primera. Ante la situación, a los trabajadores ya se les estaba enviando a sus casas por algunos días y en grupos.

Familias quedan en zozobra

La decisión que está en manos del Ministerio de Trabajo mantiene en zozobra a las familias de 300 emleados de la empresa Alunasa, ubicada en Juanilama de Esparza. De aprobarse la suspensión de los contratos laborales deberán buscar el ingreso en otro lado, al menos durante tres meses.

El martes 27 de marzo, en plena Semana Santa, los trabajadores recibieron la primera comunicación verbal de que se irían a la casa, durante tres meses, sin salario. Solo si el Ministerio de Trabajo no aprueba la medida, recibirían los salarios caídos.

Pero eso no es seguro.

La reunión de este martes 3 de abril, con participación de funcionarios del Ministerio de Trabajo, no cambia absolutamente en nada el panorama, dijo José Luis Rosales, un empleado con 27 años en la compañía.

"Lo que hay detrás es una absoluta mala intención; me preocupa ver al Ministerio de Trabajo tan cercano a los administradores de Alunasa en este caso", señaló el trabajador.

En ese encuentro, los funcionarios del Ministerio le comunicaron a los empleados presentes que durante el periodo de suspensión de los contratos pueden laborar en otro lugar sin perder sus derechos.

Pero, ¿dónde conseguir trabajo en Esparza? Algunos exempleados de esa empresa hoy conducen camiones pequeños y prestan servicio de transporte de carga. Muy poco más queda en el sitio, dijeron quienes temen por sus puestos.

En sus 27 años en la empresa, Rosales recordó haber pasado todo tipo de vicisitudes, las cuales –dijo– superó con relativa facilidad por su amor a Alunasa. "Pero esto fue la gota que derramó el vaso", narró al referirse a que no les comunicaron por escrito la eventual suspensión de los contratos laborales.

Argumentó que con eso los pusieron en peligro de ser denunciados por abandono de trabajo. "Sentimos algo raro", se lamentó.

"No me he sentido bien asesorado con el Ministerio (de Trabajo); no son todos los funcionarios, son algunos", señaló.

Mientras, en un chat de WhatsApp, denominado "Misión Alunasa", los trabajadores califican de atropello la situación y la atribuyen el problema a la actual administración de la empresa.

"Tremenda injusticia" dice uno de los mensajes enviados a ese chat.

Nota: esta información fue actualizada a las 6:30 p. m.