Krissia Chacón. 31 diciembre, 2018
Plaza Roble, Escazú. Fotografías de las oficinas y grupos de trabajo de la empresa Lionbridge. Fotos: Mayela López.
Plaza Roble, Escazú. Fotografías de las oficinas y grupos de trabajo de la empresa Lionbridge. Fotos: Mayela López.

La creatividad, la capacidad de resolver problemas, habilidades de comunicación, el desarrollo de software, la Inteligencia Artificial (IA) y el big data son parte de las habilidades y conocimientos que hoy día son muy apetecidos por las agencias de mercadeo y de publicidad.

Perfiles profesionales híbridos son el gran diferenciador en la actualidad.

Hace algunos años, el primer filtro para elegir una carrera estaba entre el gusto por las ciencias sociales o los números. En la actualidad, debido a la transformación digital, las empresas buscan cada vez más cualidades profesionales que combinen ambos mundos.

Un ejemplo de esta transformación es el negocio del mercadeo, ya que el cliente no está donde solía estar para consumir contenidos. La digitalización ha empoderado a la audiencia de tal forma que decide cuándo quiere recibir publicidad.

Para esto necesitan de profesionales que tengan manejo de tecnologías como IA, el big data (manejo de grandes volúmenes de datos) y el machine learning para desarrollar estrategias de comunicación eficientes, con retorno de inversión e innovadoras.

Cambios en el negocio

La evolución en los requerimientos profesionales ha sido paulatina y según los cambios que se han dado en el mercado, explicó Nathalie Gamboa, gerente de Recursos Humanos de la agencia Lionbridge, dedicada, entre otros, a brindar servicios en la nube, traducción y mercadeo en línea.

“Tenemos que salir de esa estructura cuadrada entre números y habilidades sociales. Buscamos perfiles híbridos porque no queremos segmentar la empresa en que haya solo una sección que se comunica con el cliente. Por ejemplo, si un desarrollador quiere hablar con el cliente y explicarle lo que hizo, puede hacerlo. Queremos simplificar procesos”, acotó Gamboa.

Lionbridge también está haciendo una apuesta en el mundo de los videojuegos, razón por la cual dentro de las plazas vacantes que tiene la firma están las de probadores de videojuegos con manejo técnico y dominio de inglés o portugués.

Esta agencia abrirá en Costa Rica tres nuevos laboratorios para la prueba y desarrollo de productos para jugadores (gamers).

En la empresa afirman que el auge de los videojuegos ha sido notorio tanto en Costa Rica como en la región y por esto instalarán los tres laboratorios en las oficinas de Plaza Roble en Escazú. Esta apertura representa la creación de 150 empleos.

Otra compañía que se sumó a la era digital es Creative Drive Latam, antes llamada Double Digit.

Esta es una firma que se dedica a la comunicación, pero enfocada en la tecnología.

“Cuando realizamos procesos de reclutamiento, buscamos personas integrales, que tengan calificaciones específicas en áreas como programadores de software, técnicos hardware, desarrolladores de back end y front end, entre otros; pero complementados con habilidades blandas como la comunicación, el servicio al cliente y el trabajo en equipo, titulación académica, manejo de idiomas (el inglés es primordial)”, dijo José Coto, director ejecutivo de Creative Drive Latam.

Coto enfatizó en que en Creative Drive no definen un solo tipo de perfil, sino más bien, profesionales preparados según la responsabilidad que desempeñará dentro de la organización.

Estos cambios en los perfiles se dan principalmente porque gran cantidad de agencias de mercadeo y publicidad han sido compradas o desarrollan negocios con grandes portafolios internacionales. Por esta razón, tanto el idioma inglés como el uso de tecnologías avanzadas son primordiales.

San José, instalaciones de la empresa Creative Drive Latam, la cual amplió su unidad de medios para brindar servicios de manejo de comunicación a sus clientes. Fotografía José Cordero.
San José, instalaciones de la empresa Creative Drive Latam, la cual amplió su unidad de medios para brindar servicios de manejo de comunicación a sus clientes. Fotografía José Cordero.

En el caso de Prodigious, que es una agencia global, concuerdan con la necesidad del manejo del inglés en áreas como análisis de medios.

Esta agencia procura ofrecer valor con desarrollos de software sofisticados y campañas que estén a la vanguardia en temas de comunicación. Por esta razón es que buscan desarrolladores en “.net” y Java con conocimientos en sistemas de contenido como Drupal, Adobe Experience Manager y Sitecore.

Otras áreas como la de control de calidad siguen creciendo, en especial, la automatización de pruebas en las cuales se busca un perfil de una persona con conocimiento de programación, pero que a la vez maneje procesos de control de calidad.

Las tecnologías en programación han ido creciendo en la industria, razón por la cual se apetece talentos que tengan altos niveles de especialización.

“Nuestra proyección de crecimiento es de 150 a 200 nuevos puestos durante el 2019”, señaló Alex Araya, site director de Prodigious Costa Rica.

Findasense se suma a la lista de agencias que requiere de nuevos perfiles profesionales debido a su más reciente inversión de $250.000 en su nuevo hub de datos en Costa Rica. Este consta de un equipo de entre 10 y 15 profesionales distribuidos en disciplinas como data science, strategic design, futures research y behavioral economics.

“Actualmente, estamos buscando un líder de data science. Estamos abiertos a modelos organizativos distribuidos y siempre primando el talento”, dijo David Espeso, líder global de estrategia e innovación de Findasense.

El esfuerzo de estas firmas es complementar el talento creativo y las habilidades blandas con conocimientos técnicos, manejo de datos y un alto énfasis en la tecnología.

Las exportaciones de ventas y mercadeo tuvieron un valor de $102 millones durante el 2016, según las cifras más recientes que posee el Banco Central de Costa Rica (BCCR) sobre este rubro.

En ese mismo año, las exportaciones de servicios del área de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) representaron $3.310 millones, que son equivalentes al 5,8% del producto interno bruto (PIB) del país.