María Fernanda Cisneros. 15 agosto
10/8/2018. Avenida Escazu. Showroom de la agencia de autos Mini Cooper. Foto Jeffrey Zamora
10/8/2018. Avenida Escazu. Showroom de la agencia de autos Mini Cooper. Foto Jeffrey Zamora

Los consumidores dudan si es buen momento para comprar un vehículo así que la venta de automóviles bajó el ritmo de crecimiento, pero las agencias no se dan por vencidas y están dispuestas a convencerlos mediante promociones y planes de financiamiento diferenciados.

¿Le gustaría comprar un auto hoy y empezar a pagarlo hasta el 2019? Esta es una de las opciones que ofrece el mercado, así como la posibilidad de pagar la mitad del valor del vehículo hoy y cancelar el resto hasta dentro de dos años.

La mayoría de condiciones especiales están disponibles únicamente en agosto y para modelos 2018, inventario del que deben deshacerse las agencias para incorporar los vehículos 2019.

Estas ofertas llegan mientras el negocio sufre. La industria automotriz pasó de crecer dos dígitos a menos de la mitad, ante la desconfianza del consumidor por la incertidumbre que genera el déficit fiscal y el alza de las tasas de interés en dólares.

En los primeros cinco meses de este año entraron al país 5.835 autos menos respecto al mismo periodo del año anterior, una caída de 16%, que afecta tanto a vehículos nuevos como usados.

¿Cuáles promociones?

Agosto parece ser un buen mes para comprar carro en lo que a ofertas se refiere.

Chevrolet es una de las marcas que apuesta por financiamiento con esquemas diferenciados. Esta agencia ofrece a los clientes la posibilidad de que paguen la primera cuota del crédito del vehículo a partir de enero del 2019. Eso sí, la prima se cancela al momento de adquirir el auto.

Esta opción incluye también el pago del marchamo 2019 y el seguro por los meses que faltan para que termine el año.

El plan de financiamiento está disponible para vehículos 2018 y también 2019, pero el contrato debe ser pactado con Scotiabank. Aún así, si el cliente prefiere otra entidad financiera, se le hace una propuesta.

En la gama de lujo, MINI Cooper y BMW ofrecen un plan en donde el cliente también se olvida de las cuotas por cierto tiempo.

Se trata del plan 50/50, mediante el cual el cliente paga el 50% del valor del auto y el 50% restante lo cancela el mes 25 o a los dos años.

“El plan es transparente, no hay “balloon payments” (una amortización cuantiosa al final del crédito), ni nada por el estilo. Al cabo de los dos años, el cliente decide si entrega su auto y compra otro auto nuevo, cancela el 50% restante o lo financia (por el resto del plazo, equivalente a 60 meses)”, afirmó Adolfo Rubí, CEO del Grupo Red Motors.

Esta modalidad de financiamiento se puede adquirir para cualquiera de los modelos de ambas marcas y por ahora no hay una fecha de finalización, pero hay algunas consideraciones. Primero, debe ser financiado por Áltica Socios Financieros y el seguro debe ser tomado con Lafise Seguros.

Al tratarse de un crédito normal, el vehículo queda prendado, pero la tasa de interés en los primeros dos años será de cero. El plan no permite descuentos pero sí incluye el mantenimiento del vehículo.

Según el sitio web, los vehículos MINI Cooper (tres puertas) inician en $36.900.

Kia Costa Rica, por su parte, también pagaba las primeras cinco cuotas del crédito con el plan de financiamiento que estuvo vigente hasta el 9 de agosto.

Según su perfil de Facebook, las ofertas actuales son en precio. Por ejemplo, el Picanto 2019 se ofrece a $16.600, que equivale al precio del modelo 2018 según la publicidad.

Hyundai, por su lado, anuncia promociones enfocadas en cashbacks (devolución de dinero), en modelos 2018 seleccionados, que van desde $1.175 hasta $2.500.

Estos montos se pueden aplicar a la prima o bien usarse para añadirle accesorios, aplicarlo en mantenimiento o como descuento en el precio final, dijo Erick Xirinachs, director Comercial Regional Hyundai. La promoción estará disponible hasta el 31 de agosto.

Isuzu tiene ofertas de hasta $3.000 en cashback que también pueden ser utilizados en prima, accesorios o carrocería.

Estas condiciones están disponibles hasta setiembre y en modelos 2018 únicamente.

Purdy Motor, por su lado, apuesta por un sistema de negociación en sala, en donde facilita beneficios especiales a los consumidores, según sus necesidades.

Negocio menos dinámico

Estas estrategias llegan como respuesta de las agencias ante la cruda realidad de la desaceleración que experimenta el negocio de la venta de vehículos.

El saldo total de los créditos para vehículos pasó de crecer 23,7%, en el 2016, a 7,3%, en el 2017, y en el año en curso, la tendencia continúa, según datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

La población teme que al adquirir un préstamo su ingreso se vea aún más limitado. La incertidumbre llega ante el paquete de impuestos que se discute en la Asamblea Legislativa para atender el déficit fiscal.

Otro factor que incide es el anuncio de varias alzas las tasas de interés en dólares por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos (la FED).

Al cierre del 2017, el mercado acumulaba unas 100.000 operaciones de crédito, el 67% de ellas correspondía a contratos en dólares.

“No solo esta industria ha estado menos dinámica, sino el consumo en general y esto hace que haya menos liquidez en la calle”, afirmó Esteban Fernández, gerente regional de Isuzu.

A mayo del 2018, el índice mensual de actividad comercial mostraba un decrecimiento de 5% para el sector vehículos, este nicho está en negativo desde agosto del año pasado.

La industria de autos llevaba años de mostrar aumentos de incluso el doble de lo que crecía la economía costarricense. Ese periodo está por quedar atrás.

“Llevamos varios años creciendo a doble dígito mientras que la economía crece alrededor del 5%, por lo que se podría pensar en una disminución de ese crecimiento para poder nivelar”, explicó María Elena Molina, gerenta de Promoción y Publicidad de Purdy Motor Costa Rica.

El menor dinamismo del negocio también impacta el crecimiento de la recaudación de impuestos a la propiedad de vehículos, por parte del Ministerio de Hacienda.

A junio del 2018, este rubro generó al Gobierno ¢21.821 millones, prácticamente lo mismo que en igual periodo del 2017.