Patricia Leitón. 2 julio
En los primeros cinco meses de este año la importación de vehículos cayó un 16%. Archivo
En los primeros cinco meses de este año la importación de vehículos cayó un 16%. Archivo

La contracción que registra el mercado de autos en nuestro país ya comienza a reflejarse en los precios y la intensificación de ofertas.

En el caso de autos nuevos, el índice de precios de “automóvil”, que calcula el Instituto Nacional de Estadística y Censos, muestra que el costo de adquisición de autos nuevos se ha desacelerado a tal punto que en mayo casi no creció respecto al mismo mes del año pasado.

En marzo de este año el incremento del índice del costo de adquisición de vehículo era de 3,6% respecto al mismo mes del año anterior, en mayo apenas aumentó 0,24% respecto a igual periodo del año pasado.

Para construir este indicador el Instituto visita cada mes siete agencias donde recolecta 46 precios de vehículos nuevos.

Los precios generalmente están en dólares y se convierten a colones aplicando el tipo de cambio de la agencia en ese día o el promedio de 30 días del tipo de cambio de venta de referencia del Banco Central, explicó el Instituto.

Este año el precio de la divisa ha tendido levemente a la baja y eso puede influir en el menor costo; no obstante, Miguel Gorrías, gerente de mercadeo de Nacional Automotriz, explicó que la industria mundial está boyante y los precios internacionales de los autos van al alza. La contracción es un asunto local.

“En general, uno ve los precios, uno los analiza y tienden a subir un poco año con año porque a nivel mundial, la economía y la industria automotriz están boyantes, entonces obviamente las fábricas aprovechan para subir los precios, la desaceleración es puntual en Costa Rica”, comentó Gorrías.

De acuerdo con la información suministrada por el Ministerio de Hacienda, en los primeros cinco meses de este año entraron al país 5.835 autos menos respecto al mismo periodo del año anterior, una caída de 16%, que afecta tanto a vehículos nuevos como usados.

“Es normal que cuando la industria está a la baja, los importadores bajen sus precios para salir del sobreinventario que manejan”, comentó Juan Ignacio Sansó, gerente de ventas de BMW.

“Nuestros precios son en dólares y se mantienen estables, hacemos promociones especiales en varias temporadas al año”, comentó Ana Lucrecia Vargas, directora de Mercadeo del Grupo Danissa, que distribuye Nissan.

Más ofertas

A la desaceleración que refleja el costo de adquisición de vehículo nuevo, se suman las ofertas que realizan las empresas en estos días y que terminan traduciéndose en un menor costo para el usuario.

Por ejemplo, Danissa tiene la campaña “En Nissan los 2018 se van” en la cual tienen precios especiales y cashback de hasta $1.500 aplicable a mantenimiento o accesorios, explicó Vargas.

Sansó añadió que en su caso tienen una oferta que se denomina “Plan 50-50”. “El plan consiste en que el cliente aporta el 50% del valor del auto y el restante 50% lo puede pagar hasta en dos años. Esto quiere decir que el cliente no va a pagar cuota por dos años”, explicó.

Purdy Motor lanzó la oferta “Toyotathon” donde le ofrece al consumidor negociar todo y para usados el lunes 22 de junio publicó un anuncio donde ofrece un cashback de $500.

Veinsa Motors publicó, el sábado 23 de junio pasado, un anuncio en el cual ofrece regalar la prima o dos años de mantenimiento para sus modelos Outlander Sport, Montero Sport y L200.

Competencia en usados

En el caso de autos usados, José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, explicó que hay un inventario muy amplio donde quienes ofrecen los mejores precios ganan.

"La oferta nuestra, más el inventario de los importadores nuevos que también tienen usados de sus transacciones, más los vendedores independientes que por diferentes razones deciden vender, se convierte en un mercado con un inventario muy amplio y competitivo , donde el precio bajo gana el pulso”, añadió.

Carballo comentó que en estos días los inventarios se mantienen con muy escasa o casi ninguna rotación, provocando pérdidas de capital e incertidumbre en el sector.