María Fernanda Cisneros. 12 diciembre, 2018
Las operadoras de pensiones recomiendan a los afiliados no tomar decisiones apresuradas sobre los resultados de los portafolios en el corto plazo, y más bien esperar a ver el comportamiento en un plazo más amplio. Fotos: Mayela López

Si revisa el comportamiento de su fondo de pensión complementaria obligatoria en noviembre, notará que perdió dinero.

Esto ocurrió a todos los fondos del régimen obligatorio de pensiones (ROP), del voluntario (RVP) y, en mucho menor medida, al Fondo de Capitalización Laboral (FCL).

Este comportamiento se revertirá, según afirmaron las operadoras consultadas, pero es pronto para saber cuándo.

Por ahora, las administradoras de fondos analizan sus inversiones, para –en caso de ser necesario– realizar ajustes, pero recomiendan a los afiliados no tomar decisiones apresuradas, puesto que lo conveniente es esperar a la recuperación del valor de los activos.

Los rendimientos fueron negativos en noviembre respecto a octubre, así que el saldo acumulado reportó una minusvalía, pero la rentabilidad histórica se mantiene en positivo, lo cual es relevante pues los fondos de pensión son instrumentos de ahorro de muy largo plazo.

¿Qué sucedió en noviembre?

Los fondos registraron rendimientos negativos por dos factores: la subida de tasas de interés por parte del Gobierno y el comportamiento del tipo de cambio.

El rendimiento o rentabilidad es la ganancia que se percibe al invertir en un valor, y dependerá del precio y los intereses que se paguen.

Una gran parte de los recursos administrados por las operadoras de pensiones está invertida en instrumentos del Gobierno.

Por lo anterior, el comportamiento de las tasas y precios de los bonos estatales es relevante para el sector pensiones y para todo aquel inversionista que opte por adquirir sus emisiones.

En noviembre, el Gobierno subió las tasas de interés que ofrece a los inversionistas y esto impactó negativamente en los portafolios de pensiones. Este aumento en las tasas se traduce en una reducción en los precios los bonos que ya estaban en las carteras, pues la relación entre rendimiento y precio es inversa (a mayor precio, menor rendimiento).

“El Gobierno, con el fin de motivar a los inversionistas, ofreció emisiones con un rendimiento más alto, esto ocasionó que los precios de las inversiones que forman parte de los fondos administrados bajaran por la valoración a precios de mercado”, explicó Héctor Maggi, gerente de CCSS OPC.

La valoración es una medición que indica cuál es el valor real en el mercado financiero de los títulos que componen un portafolio de inversiones. En Costa Rica, esta metodología está vigente desde agosto del 2002.

Por ejemplo, un instrumento que vencía al 2023 ofrecía un rendimiento de 10% hace pocos meses, pero ahora ofrece un 12%.

La estacionalidad jugó un papel importante en el aumento de las tasas, puesto que el Gobierno necesita más recursos en esta época del año para cancelar obligaciones como los aguinaldos, así que presionó las tasas al alza.

Adicionalmente, en este año se sumó una obligación más, las letras del tesoro, instrumento mediante el que el Banco Central prestó dinero a Hacienda.

Mientras el déficit fiscal continúa al alza, al igual que la deuda, los inversionistas dudan más del Gobierno. Esto hace que los inversionistas exijan tasas más altas a Hacienda, a cambio de invertir en sus bonos.

Otro factor que generó incertidumbre en noviembre fue que todavía estaba en duda si sería aprobada la reforma fiscal.

El tipo de cambio es el otro elemento que explica las pérdidas de los fondos de pensiones en noviembre.

El precio promedio del dólar en el mercado mayorista (el Monex) bajó ¢18,11 en noviembre, respecto al cierre de octubre. Esto implicó que los fondos de pensión con inversiones en dólares registraran minusvalías por diferencial cambiario.

¿Qué puede pasar de ahora en adelante?

Las obligaciones de Hacienda están lejos de cesar y, por tanto, la demanda de recursos se mantendrá.

El comportamiento de las tasas de interés a futuro determinará el desempeño de los portafolios de pensiones.

En diciembre posiblemente se va a reiterar la caída, porque las tasas altas se mantienen, afirmó Mauricio Ávila, gerente de Popular Pensiones.

Sobre el próximo año, es difícil predecir el comportamiento que tendrán los fondos de pensiones, pero cuando esto ha ocurrido en el pasado el valor se revierte y los fondos recuperan el dinero perdido.

Un caso fue el del 2004, cuando un eurobono (bd20) bajó de preció de forma importante y los portafolios se vieron afectados, explicó Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena.

En diciembre y inicios del próximo año, hay que seguir el paso a la captación de fondos que ejecute Hacienda y a las expectativas del mercado.

Una carta que puede aliviar al mercado es la emisión internacional de eurobonos que busca hacer Hacienda el próximo año, pero también dependerá de cuan cara salga la emisión, explicó Ávila.

Colaboró el periodista: Esteban Ramírez C.