Patricia Leitón. 17 octubre, 2019

(Video) Región Chorotega tuvo influencia en resultado de pobreza

El porcentaje de hogares pobres en Costa Rica pasó de 21,1%, en el 2018, a 21% en el 2019, con lo cual el indicador permaneció sin cambios significativos, informó la mañana del jueves 17 de octubre, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC).

El 21% de este año corresponde a aproximadamente 336.000 hogares cuyos ingresos mensuales, en promedio, son menores a ¢103.766 al mes y por lo tanto, no les alcanza para cubrir las necesidades básicas como alimentación, vivienda, vestido, entre otras.

De estos hogares, hay unos 93.542 hogares en pobreza extrema que son aquellos cuyos ingresos mensuales promedio son menores a ¢48.463 mensuales y, por lo tanto, ni siquiera les alcanza para la comida básica. En porcentaje, la pobreza extrema bajó de 6,3% a 5,8%.

17/10/2019. INEC, en San Pedro de Montes de Oca. El coordinador de la Encuesta Nacional de Hogares, Eddy Madrigal, presentó el resultado del último estudio de pobreza. Fotos: Mayela López
17/10/2019. INEC, en San Pedro de Montes de Oca. El coordinador de la Encuesta Nacional de Hogares, Eddy Madrigal, presentó el resultado del último estudio de pobreza. Fotos: Mayela López

Pilar Ramos, coordinadora de Divulgación Estadística de INEC, explicó que la reducción en la pobreza extrema quedó muy cerca del límite de confianza de la medición, por lo que consideran que el resultado es vulnerable, no sostenible.

La información surge de la Encuesta Nacional de Hogares (Enaho), que se realizó en julio del 2019, mediante la cual se visitaron 13.440 viviendas en todo el país.

Este estudio revelará la incidencia de pobreza en la población mediante dos métodos: línea de pobreza e índice de pobreza multidimensional.

Eddy Madrigal, coordinador de la Enaho, explicó que el ingreso por persona en el quintil 1 (aquí se ubican los más pobres), aumentó en 4,9%.

Las líneas de pobreza (el costo de las necesidades básicas) aumentaron tanto en la zona urbana como en la rural, pero el ingreso también aumentó y eso contribuyó a que la pobreza se mantuviera sin cambios. En el caso de la línea de pobreza a nivel nacional aumentó 3%.

Por regiones

Por región, el cambio más importante se registró en la Chorotega, la cual mostró una reducción de la pobreza de seis puntos porcentuales, de 26% en el 2018, a 20,3% en el 2019. En el caso de la pobreza extrema, en esta región bajó de 8,8% a 5,3%.

Ramos explicó que la región Chorotega presenta una tendencia en la disminución en la pobreza desde el 2014 que se interrumpió en el 2018 por los problemas que tuvieron con el clima, pero en el 2019 está retomando ese comportamiento.

Según esta especialista, en el resto de regiones no hay cambios estadísticamente significativos.

Con este resultado la Región Central, que aglomera la mayor parte de la población del país, es la que muestra la menor incidencia tanto en la pobreza total (17,0%) y de segunda se ubica la Chorotega.

En el otro extremo, se encuentran las regiones Brunca y Pacífico Central, con la mayor incidencia en pobreza, de 30,3% y 29,8%, respectivamente; también en la pobreza extrema estas son las regiones más afectadas con 9,2% y 9,1%, respectivamente.

Desigualdad

Respecto a la distribución del ingreso tampoco hubo cambios significativos en el 2019 respecto al 2018.

El coeficiente de Gini, que es una medida de desigualdad entre 0 (igualdad total) y 1 (máxima desigualdad) se mantuvo sin variación respecto al 2018, en 0,514, aunque sí hubo un incremento en la zona rural.

En relación con la distribución del ingreso, el 20% de los hogares del quintil 5 (el 20% más rico), acumulan el 50,5% del ingreso total en el ámbito nacional. Se mantienen en el mismo nivel del año anterior, con un ingreso promedio, por hogar, de ¢2.565.078 y de ¢1.083.290 por persona.

En el otro extremo, el 20% de los hogares con menor ingreso, acumula solamente el 4,2% del total del país, con una estimación, por hogar, de ¢214.139 y de ¢61.403, por persona.

“Esto significa que el ingreso promedio por hogar es 12 veces mayor entre los hogares del quintil cinco respecto al promedio en los hogares del quintil uno, relación que aumenta a 17,6 veces a nivel per cápita (por persona)”, explica el INEC, en su publicación.

Pobreza multidimensional

El INEC también realiza la medición utilizando el índice de pobreza multidimensional (IPM), que es una forma de medir la pobreza que toma en cuenta las diferentes dimensiones en las que sufren privaciones los hogares. Ejemplos de privaciones son los niños que no asisten a la escuela o viviendas con techo o piso en mal estado.

En este indicador mostró una reducción con un resultado de 16,6%. En el 2018 fue de 19,1%.

El indicador, desarrollado por la Universidad de Oxford, contempla cinco ámbitos: educación, vivienda, salud, trabajo y protección social.

La pobreza multidimensional muestra una tendencia a la baja desde el 2010, según una serie que elaboró el INEC.

(*) Esta información fue actualizada a las 3:30 p. m. con datos de pobreza por región y declaraciones de Pila Ramos, del INEC.