María Fernanda Cisneros. 11 octubre
La construcción mostró una variación interanual de 13,3%, lo cual implicó una recuperación de 26,1 p.p. respecto a igual mes del año anterior, pero cayó levemente respecto al mes previo. Foto: Albert Marín.
La construcción mostró una variación interanual de 13,3%, lo cual implicó una recuperación de 26,1 p.p. respecto a igual mes del año anterior, pero cayó levemente respecto al mes previo. Foto: Albert Marín.

La actividad económica cumplió once meses de acelerar su ritmo de crecimiento de forma consecutiva, según los datos publicados por el Banco Central de Costa Rica (BCCR).

El Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE), registró una variación interanual de 3,8% en agosto del 2018, respecto al mismo mes del 2017. Un dinamismo de este nivel o similar no se veía desde diciembre del 2016.

El sector de la construcción (principalmente), la manufactura y los servicios de enseñanza y salud humana fueron los tres sectores que explicaron cerca del 53% de la variación interanual del IMAE, según un comunicado emitido por el Central.

Resultados por industria

La construcción continúa como la industria líder en crecimiento; sin embargo, redujo levemente su comportamiento por primera vez, luego de cinco meses de mostrar dinamismos positivos que se aceleraban mes a mes.

Este sector pasó de crecer 13,73% en julio a 13,30% en agosto, debido a que las edificaciones con destino público mantienen una contracción.

Por su lado, la construcción privada creció menos que el mes previo, aunque mantiene un repunte de más del 20%. La inversión en obras no residenciales explica la mayor porción de ese crecimiento.

La mayoría de actividades económicas (nueve) se desaceleran respecto al mismo mes del año pasado y dos crecen menos del 1%.

Las únicas industrias que crecen más que en el 2017 son construcción (que hace un año decrecía) y las actividades de alojamiento y servicios de comida.

Las que más crecieron en agosto son construcción, manufactura y enseñanza y actividades de la salud humana.

Los servicios de salud crecen tanto por impulso del sector privado como el público. Mientras, la manufactura creció por las empresas adscritas el régimen especial, en particular las vinculadas a la fabricación de implementos médicos, explicó el Central.