Patricia Leitón. 11 septiembre
Imagen de archivo de la Feria Expoconstrucción. La construcción registró una caída de 10,7% en julio pasado respecto al mismo mes del año anterior. Foto: Adriana Araya
Imagen de archivo de la Feria Expoconstrucción. La construcción registró una caída de 10,7% en julio pasado respecto al mismo mes del año anterior. Foto: Adriana Araya

La actividad económica mostró una muy leve recuperación en julio del 2019 respecto al mismo mes del año anterior, impulsada por las empresas de los regímenes especiales, según el resultado del índice mensual que publicó el Banco Central de Costa Rica (BCCR), la noche del miércoles 11 de setiembre.

“El crecimiento obedeció principalmente, al desempeño de la manufactura de los regímenes especiales (como zonas Francas y Perfeccionamiento Activo), los servicios de educación, salud y los empresariales”, indicó el Banco Central.

“El crecimiento obedeció, principalmente, al desempeño de la manufactura de los regímenes especiales (como Zonas Francas y Perfeccionamiento Activo), los servicios de educación, salud y los empresariales”, indicó el Banco Central.

“Esto más que compensó la caída en la actividad agropecuaria, la manufactura fuera de regímenes especiales, el comercio, la construcción y la administración pública”, explicó el Banco Central.

El Banco Central resaltó que la velocidad a la que la economía venía desacelerando de forma interanual es la menor de los últimos cuatro meses.

“Evolución que coincide con el comportamiento del número de asegurados registrado por la Caja Costarricense de Seguro Social, el cual creció 0,1% en julio, luego de disminuir 0,4% en el segundo trimestre del 2019”, añadió la entidad.

Economía interna casi no crece

Las empresas del régimen definitivo (que son aquellas que no tienen incentivos especiales, producen especialmente para el mercado interno y tienen una participación del 90%) son las que explican la desaceleración del indicador general. Este grupo presentó un crecimiento de apenas 0,2% en julio.

Eso se explica por la menor producción y exportación de bienes agrícolas, como banano y piña, lo que repercutió en la demanda de papel, materiales de embalaje y servicios de transporte de carga. Además, la disminución en las nuevas edificaciones comerciales y residenciales, que influyó en la menor demanda de materiales de construcción (cemento, vidrio, loza y productos de hierro), servicios de transporte de carga, de ingeniería y de arquitectura.

“Lo anterior, conjuntamente con la menor demanda de vehículos, así como el deterioro en la confianza de los consumidores explican la contracción de 0,7% en la actividad comercial . Al igual que en los meses previos, es el dinamismo de los regímenes especiales, cuya producción creció a tasas de dos dígitos, lo que explica el crecimiento en julio del 2019”, explica el Central.