Finanzas

Urgencias de dinero de la Caja arrinconan financiamiento de Hacienda

CCSS trasladó ¢465.000 millones a inversiones a la vista, en vez de reinvertir a largo plazo, y frenó adquisición de bonos de Hacienda. Medida se tomó para atender pandemia y por caída de ingresos.

La apremiante necesidad de recursos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), para atender la crisis del coronavirus, obligaron a la institución a reducir sus inversiones a largo plazo y depositar el dinero en bancos públicos.

La decisión de reservar dinero como medida preventiva provocó que se frenaran las inversiones de la entidad autónoma en el Ministerio de Hacienda.

El resultado es importante, primero, por la cantidad de dinero que la institución pasó a cuentas bancarias y porque la CCSS es uno de los principales inversionistas para el Gobierno.

Hasta julio pasado, la Caja trasladó a inversiones a la vista ¢464.280 millones, es decir 16 veces más del saldo reportado en el mismo periodo del 2019, cuando ascendió a ¢29.554 millones, según los estados financieros de la entidad.

Del monto total reservado hasta julio, ¢359.936 millones corresponden al Seguro de Enfermedad y Maternidad (SEM) y, ¢105.344 millones, al régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM).

“Mantener los recursos en inversiones a la vista, en lugar de reinvertir a largo plazo, para hacer frente a un eventual problema de liquidez”, fundamentó la Caja, en una nota de revelación en sus estados financieros, como medida preventiva.

Dicha determinación se basa en la necesidad de destinar más recursos para la atención de la pandemia y para asumir el pago de las jubilaciones de los pensionados por el IVM.

El efecto inmediato fue un freno en el saldo total de las inversiones hechas por la Caja en Hacienda, tanto del SEM como las del IVM.

En julio pasado, la institución reportó un saldo de ¢2,42 billones invertido en bonos de deuda emitidos por el Gobierno, es decir un incremento del 4%, frente a los ¢2,33 billones en el mismo periodo del 2019, según datos financieros de la entidad.

Dicho resultado significó una reducción en la tasa de crecimiento, frente a los tres años previos, cuando el promedio se ubicó en el 17%.

La institución autónoma acordó realizar un reajuste en sus inversiones para enfrentar la baja en sus ingresos como consecuencia del golpe del coronavirus en la economía costarricense.

“El Ministerio de Hacienda podría tener alguna dificultad para hacer frente a los pagos ordinarios”, argumentó la Caja en alusión al empeoramiento del desequilibrio fiscal.

La Caja prevé que la reducción se presente en las contribuciones por concepto de aporte estatal a los trabajadores independientes, asegurados voluntarios y por cuenta del Estado, y leyes especiales (tabaco, niñez, entre otras).

A setiembre anterior, la pandemia drenó recursos por más de ¢252.900 millones y generó la pérdida de 87.434 cotizantes para el seguro de Salud y 86.649 para el de pensiones.

Desglose por seguro

En el desglose de las inversiones, por tipo de seguro, se registra que en el SEM hubo una contracción en las inversiones en el Gobierno hasta julio pasado.

El saldo invertido en deuda de Hacienda fue de ¢612.451 millones, lo cual se tradujo en una caída frente a los ¢621.120 millones al mismo periodo del año pasado.

“No se presentan compras en esta cuenta (inversiones en Hacienda) principalmente como una medida preventiva ante la emergencia del covid-19 y en resguardo de los recursos y se presentan vencimientos por un monto de ¢12.819 millones, los cuales no se renovaron en el mediano plazo”, se detalla en los estados financieros de la institución.

Elian Villegas, ministro de Hacienda, reconoció que debido a las necesidades de la institución, han optado por explorar otras fuentes de financiamiento.

“La Caja es importante (como inversionista), pero tenemos fuentes alternativas tanto localmente como a través de préstamos multilaterales”, recalcó el jerarca.

El ministro destacó que, poco a poco, la institución autónoma ha comenzado a reanudar sus inversiones.

En el caso del IVM se generó una leve desaceleración en las inversiones en Gobierno.

A julio anterior, se reportó un saldo de ¢1,81 billones invertidos en títulos valores de Hacienda, es decir 6% más, frente a los ¢1,71 billones al mismo periodo del 2019.

La Gerencia de Pensiones de la Caja informó, por escrito, que los vencimientos de diferentes emisores se fueron pasando a la vista como medida de contingencia.

“Se estima que al final del año, se utilicen los productos financieros del portafolio de inversiones del IVM, que podría alcanzar aproximadamente los ¢180.000 millones”, argumentó dicha dependencia.

La entidad admitió que han podido hacer frente a las necesidades inmediatas del seguro de pensiones con el uso del vencimiento de inversiones, debido a la caída de las cuotas.

Además confirmó que, poco a poco, han vuelto a realizar reinversiones buscando las mejores opciones en cuanto rentabilidad, seguridad y liquidez.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.