Óscar Rodríguez. 13 noviembre, 2020
La reducción de la siniestralidad, a raíz de la restricción vehicular, generó que la prima del SOA bajara en promedio 6%. En los seguros voluntarios, la decisión depende de cada aseguradora. Foto: John Durán
La reducción de la siniestralidad, a raíz de la restricción vehicular, generó que la prima del SOA bajara en promedio 6%. En los seguros voluntarios, la decisión depende de cada aseguradora. Foto: John Durán

La decisión del Gobierno de imponer, desde marzo anterior, la restricción vehicular para frenar el contagio del virus que produce la covid-19 también tuvo un efecto significativo en la reducción de indemnizaciones por accidentes en carretera.

La aseguradoras pagaron, entre enero y setiembre de este año, ¢80.488 millones por los siniestros ocurridos en las vías; es decir, un 15,3% menos comparados con los ¢95.040 millones al mismo periodo del 2019, según la Superintendencia General de Seguros (Sugese).

Los datos corresponden a los siniestros pagados tanto con el Seguro Obligatorio de Automóviles (SOA) como como las pólizas voluntarias para vehículos.

“Para el mercado de seguros de automóviles claramente la restricción vehicular ha provocado una reducción en los accidentes de tránsito y los pagos por indemnizaciones”, afirmó Tomás Soley, jerarca de la Sugese.

Soley enfatizó en que la reducción registrada durante el 2020,no corresponde a un cambio permanente en el fenómeno de accidentes en carretera, sino a las condiciones atípicas generadas por la pandemia.

El Poder Ejecutivo estableció, desde el 24 de marzo pasado, la restricción vehicular sanitaria, con la cual limitó el uso de automóviles particulares por horas y con base en el último dígito de la placa.

En abril, los diputados aprobaron elevar la multa por violentar la restricción de ¢23.425 a ¢107.000; también avalaron el retiro de las placas.

Sin embargo, en octubre, el Congreso echó atrás con el retiro de placas, pero mantuvo el monto de la sanción.

En los últimos meses, el Gobierno flexibilizó las condiciones de la restricción, como elevar las horas en las que se les permite a los conductores transitar y poder hacerlo tanto sábado como domingo, sin importar la placa.

Detalle por seguro

Las seis aseguradoras que comercializan seguros voluntarios para vehículos pagaron, entre enero y setiembre anteriores, ¢54.334 millones en indemnizaciones a sus clientes, un 15,5% menos frente a los ¢64.302 millones a igual periodo del año anterior.

Las pólizas voluntarias cubren el pago de los daños materiales generados contra terceros, así como los del automóvil del titular. Las coberturas de las pólizas varían según el producto y la aseguradora.

El Instituto Nacional de Seguros (INS) canceló el 82% de las indemnizaciones giradas entre enero y setiembre de este año.

“Desde el mes de abril del 2020 se presenta una disminución importante de eventos siniestrales atendidos, por lo que se mantiene la tendencia a la baja en la cantidad de eventos y solicitudes de indemnización, situación que impacta directamente el monto pagado en indemnizaciones”, detalló la aseguradora pública por escrito.

La entidad añadió que la razón de siniestralidad de sus pólizas –es decir, la porción de indemnizaciones frente al total de primas recibidas– presenta una disminución significativa con respecto a la registrada en setiembre del 2019.

En el caso del SOA, la información de Sugese muestra que por la póliza obligatoria se realizaron, hasta setiembre pasado, pagos por un monto de ¢26.154 millones, un 15% menos versus los ¢30.738 millones del 2019.

El SOA es una póliza que cubre a las personas en caso de accidentes, como atropellos o colisiones. La cobertura es de ¢6 millones, pero puede elevarse hasta los ¢12 millones en caso de menores de edad y por deceso.

Su pago es obligatorio para todos los propietarios de vehículos y es el segundo componente del marchamo, por su peso en el monto final.

“Las medidas establecidas por la pandemia evidenciaron una menor movilización en carretera, lo que se traduce en una reducción de los siniestros presentados”, explicó Sídney Viales, jefe de Seguros Obligatorios del INS.

Entre enero y setiembre de este año, se reportaron 17.285 accidentes de tránsito en los cuales se utilizó la póliza obligatoria, lo que representa una caída del 29,7%, comparado con los 24.586 percances al mismo periodo del 2019.

La baja más relevante ocurrió en los vehículos particulares, pues Sugese registró 3.326 accidentes hasta setiembre del 2020, lo que significa un 41% menos frente a los 5.646 del año pasado.

En las motocicletas, vehículo con mayor siniestralidad en los últimos años, se registró una caída de los accidentes del 26%. De 13.906, entre enero y setiembre del 2019, se pasó a 10.278 este año.

Efecto en tarifas

La caída de los percances en carretera tuvo como efecto que, en el marchamo del 2021, la tarifa del SOA se redujera en promedio un 6%, comparado con la prima cobrada a los propietarios de vehículos durante este año.

“La reducción de los accidentes y una menor siniestralidad fueron elementos importantes que influyeron en el cálculo de las estimaciones de los siniestros para el periodo 2021”, detalló el jefe de Seguros Obligatorios del INS.

Viales detalló que, en el cálculo del costo del SOA, también se incluyó el supuesto que el próximo año se mantengan medidas restrictivas dictadas por el Gobierno.

En el caso de las pólizas voluntarias, el ajuste en la prima es una decisión exclusiva de cada aseguradora, aseguró el jerarca de Sugese.

“Algunas aseguradoras han definido esquemas para reconocerles a los asegurados la menor siniestralidad de este periodo”, comentó Soley.

La aseguradora estatal, que acapara el 82% de los ingresos de las pólizas voluntarias, confirmó que la baja en la cantidad de accidentes se toma en cuenta para el valor de la prima.

“La siniestralidad es un elemento clave que estamos revisando de cara a las renovaciones. En el caso de los seguros colectivos se analiza (el costo) de manera individual”, confirmó Nelson Mata, subgerente comercial del INS.

ASSA Compañía de Seguros aplicó, durante este año, un bono para sus clientes afectados por la covid-19. Este incluyó un descuento del 15% en la prima por dos meses para vehículos particulares.

“Si la forma de pago es trimestral o anual, el beneficio se verá reflejado en su renovación”, explicó Ericka Mendoza, gerenta comercial de ASSA, en mayo pasado.

La medida se aplicó para clientes que tuvieran una póliza de automóviles de uso particular con cobertura completa, que incluye responsabilidad y daños físicos por colisión.