Óscar Rodríguez. 17 octubre
Los mayores desequilibrios en las finanzas del Gobierno, a raíz de la pandemia, afectan la rentabilidad de las inversiones del ROP de los 2,7 millones de afiliados. Foto: Rafael Pacheco
Los mayores desequilibrios en las finanzas del Gobierno, a raíz de la pandemia, afectan la rentabilidad de las inversiones del ROP de los 2,7 millones de afiliados. Foto: Rafael Pacheco

Las inversiones del ahorro individual de 2,7 millones de trabajadores, afiliados al Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP), muestran durante este año fluctuaciones en los rendimientos marcadas por el alza en el tipo de cambio y la mayor incertidumbre financiera del Gobierno.

La rentabilidad que los fondos de pensiones reportaron, en setiembre anterior, mostró una leve desaceleración interanual atribuida, principalmente, a la decisión del Ejecutivo de retirar la propuesta enviada al Fondo Monetario Internacional (FMI), coincidieron la Superintendencia de Pensiones (Supén) y las Operadoras de Pensiones Complementarias (OPC).

En tanto, en los meses previos a setiembre, los fondos tuvieron una mejora en sus inversiones explicado por la recuperación de los mercados internacionales y el alza en el precio del dólar.

Tal movimiento favoreció la porción del portafolio del ROP que está en moneda extranjera, que oscila entre el 17% y el 45% dependiendo de la operadora, según datos de Supén.

“El anuncio hecho por el Presidente Carlos Alvarado, sobre la pausa en el arreglo con el FMI, para convenir un gran acuerdo nacional, generó una caída temporal en el precio de los bonos costarricense, sin generar un impacto relevante en la rentabilidad de los fondos del ROP”. Rocío Aguilar, jerarca de Supén.

El tipo de cambio inició, en el 2020, en ¢572,93. Pero desde finales de abril comenzó un proceso de incremento que lo ubicó, este viernes 16 de octubre en ¢603,30, es decir, una apreciación de 5,3% en lo que va del año.

Sin embargo, todo este panorama cambió al cierre del mes anterior.

“El anuncio hecho por el presidente Carlos Alvarado, sobre la pausa en el arreglo con el FMI, para convenir un gran acuerdo nacional, generó una caída temporal en el precio de los bonos costarricenses”, comentó Rocío Aguilar, jerarca de Supén.

Lo anterior, sin provocar un impacto relevante en la rentabilidad de los fondos del ROP, resaltó Aguilar.

Para Róger Porras, gerente de Popular Pensiones, la situación actual de las finanzas públicas del Gobierno agregó una incertidumbre adicional a un entorno ya de por sí incierto, producto de la pandemia sanitaria.

“Esta situación aumenta la percepción de riesgo de todos los participantes del mercado, situación que se ve reflejada en el precio de los activos a la baja”, explicó Porras.

A setiembre pasado, las seis OPC autorizadas en el país administraban ¢7,5 billones. En tanto que, en el mismo mes del 2019, eran ¢6,5 billones, es decir, hubo un incremento del 15% en los recursos administrados de sus clientes, muestran los datos de Supén.

Protección ante fluctuaciones

Los rendimientos del ROP comenzaron, este año, con tasas de variación real interanual de entre 10,1% y 14,5%

En tanto que, en setiembre anterior, se ubicaron entre 9,8% y 11,4%, muestran los datos de Supén.

Los administrados de los fondos obligatorios coinciden en que los vaivenes mostrados en el mercado internacional, así como los problemas de desfinancamiento del Poder Ejecutivo influye en los rendimientos.

“Por ser el Gobierno emisor de una exposición importante en los fondos administrados, cualquier desequilibrio que presente éste emisor, provoca afectaciones en los rendimientos” dijo Mauricio Rojas, gerente de BCR Pensiones.

Rojas destacó que, en el caso de la operadora, tomaron medidas de elevar la diversificación de las inversiones con la exploración de opciones en los mercados internacionales.

La medida que implementó Popular Pensiones, la operadora con mayor recursos administrados, fue reducir el saldo invertido en instrumentos emitidos por el Ministerio de Hacienda, durante el presente año

En setiembre pasado, ¢1,48 billones de los recursos del ROP estaban colocados en bonos de deuda del Gobierno, de los ¢2,96 billones del total de sus clientes.

Mientras que, en enero anterior, eran ¢1,53 billones de los ¢2,63 billones administrados.

Es decir, de una concentración del 58%, en títulos de Hacienda, en enero del 2020, se redujo al 50%, a setiembre pasado, muestran los datos reportados a la Superintendencia.

“La situación de las finanzas públicas es un factor que no puede omitirse en el entorno actual, esto nos ha llevado a mantener porciones mayores de liquidez y esforzarnos por maximizar la diversificación del portafolio, aprovechando las condiciones que ofrece el mercado internacional”, reconoció el gerente de Popular Pensiones.

“Tenemos que ejercer un buen cuido de la gestión de los fondos, por lo tanto, las operadoras estarán enfocadas en buscar una rentabilidad por riesgo adecuada”. Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena.

Una situación similar ocurrió en Vida Plena, pues el 50% de los ¢861.000 millones de ROP de sus clientes estaba invertido en Hacienda, en setiembre anterior.

Mientras que al comienzo del año era el 55%, de los ¢795.000 millones administrados.

“Tenemos que ejercer un buen cuido de la gestión de los fondos, por lo tanto, las operadoras estarán enfocadas en buscar una rentabilidad por riesgo adecuada”, enfatizó Alejandro Solórzano, gerente de Vida Plena.

Solórzano añadió que cuando se percibe a un emisor como más riesgoso se le exige más rentabilidad por sus títulos, así como una diversificación de las inversiones.