Óscar Rodríguez. 22 octubre, 2018
El 57,7% de los ¢2,2 billones de recursos de pensiones administrados por Jupema están invertidos en títulos de deuda emitidos por el Ministerio de Hacienda. Foto: Graciela Solís.

Los fondos de pensiones básicos tienen la mayoría de los recursos de los contribuyentes invertidos en bonos de deuda del Gobierno.

A julio anterior, los tres regímenes más relevantes del país administraban ¢4,9 billones de recursos los cuales el 66,4% estaba concentrado en títulos emitidos por el Ministerio de Hacienda.

En específico se trata del Régimen de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), administrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS); la Junta de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional (Jupema) y el Fondo de Jubilaciones y Pensiones del Poder Judicial.

La concentración en emisiones gubernamentales se debe a que el volumen de recursos tutelados dificulta la diversificación de las inversiones, pues son pocos los emisores con capacidad de captar montos altos, según los administradores de los fondos.

De hecho catalogan como ‘escasas’ las opciones para destinar el dinero de los cotizantes que reciben mes a mes.

El gran peso de Hacienda en los portafolios de inversiones de los fondos básicos cobra relevancia en momentos en que hay un mayor riesgo en las emisiones del Gobierno debido a los desequilibrios fiscales y la incertidumbre de la solución a lo problemas de la deuda pública y el déficit fiscal.

Los tres sistemas básicos reciben, en su conjunto, cotizaciones de 1,6 millones de trabajadores y los aportes de patronos y el Estado. Asimismo pagan jubilaciones a 271.589 personas entre pensionados por vejez, invalidez y sobrevivencia.

Estructra de inversiones

El IVM es el fondo con la mayor concentración de recursos en instrumentos de Hacienda.

Tres cuartas partes de los ¢2,1 billones de saldo de inversiones estaba colocado en instrumentos de Hacienda a julio anterior, es decir ¢1,6 billones, según los estados financieros del régimen.

En relevancia siguen las emisiones del Banco Central que aglutinaron el 11,1% de los recursos.

Es decir, por cada ¢100 invertidos de la reserva del IVM, ¢86 están colocados en títulos de Hacienda y Banco Central.

Jaime Barrantes, director de Pensiones de la Caja, comentó que iniciaron el análisis de nuevas opciones de inversiones.

“Los elementos de mayor riesgo país han implicado que valoremos invertir en el extranjero. La política de la institución establece que se puede colocar afuera hasta el 3% de los recursos”, detalló Barrantes.

La Junta Directiva de la CCSS avaló, desde abril del 2016, poder destinar recursos en instrumentos internacionales.

Sin embargo, la entidad aún está en etapas de modificaciones reglamentarias para iniciar el proceso de internacionalización.

El jerarca de la Caja comentó que el objetivo es realizar las primeras inversiones en el extranjero en el segundo semestre del 2019.

“En el mercado interno las ofertas son muy escasas. Hemos visto opciones en bancos privados y fondos de inversión. Pero al final el volumen de recursos entre ganancias de las inversiones y excedentes, entre ingresos y gastos, es muy alto. Por eso es que Hacienda termina siendo de los principales destinos dada las necesidades de financiamiento del Gobierno”, explicó Barrantes.

En promedio el IVM tiene, al año, ¢400.000 millones de recursos disponibles para nuevas inversiones. Este es el principal fondo de pensiones del país donde cotizan 1,5 millones de trabajadores y cuenta con 265.986 pensionados.

Inversiones de fondos básicos
Inversiones de fondos básicos

En el caso del Magisterio Nacional, de los ¢2,2 billones de reserva del Régimen de Capitalización Colectiva, el 57,7% está invertido en títulos de Hacienda.

Mientras que en el sector privado (bancos y fondos de inversiones) está el 13,7% del dinero, según los estados financieros del fondo con saldo a julio pasado.

Jupema también tiene el 10,8% de los recursos, es decir ¢243.184 millones, colocado en préstamos a sus afiliados. Al régimen aportan 94.408 cotizantes activos y tiene 1.642 pensionados.

“Hemos buscado todas las opciones que nos ofrece el mercado local como fondos de inversión y sector privado. Buscamos los instrumentos que no sean solo Hacienda. Pero igual, el mercado costarricense es limitado”, recalcó Róger Porras, director ejecutivo de Jupema.

Los recursos de pensiones del Magisterio Nacional por ley solo pueden invertirse en Costa Rica.

En el fondo de pensiones de la Corte, de los ¢491.999 millones de saldo invertido, a julio anterior, el 70,2% estaban en bonos de deuda del Gobierno. En segundo lugar en relevancia están bancos y empresas públicas con el 22,5%.

La alta concentración en emisiones de Hacienda es una debilidad en el portafolio de inversiones, según el Informe Mensual de Indicadores de Riesgos Financieros, del régimen de pensiones judicial emitido en agosto pasado.

“El portafolio presenta debilidades en sus niveles de concentración por emisor; sin embargo, las opciones en el mercado costarricense son escasas”, se detalla en el documento.

Además, añade que los valores emitidos por el sector bancario privado, donde está el 4,2% de los recursos administrados, son en títulos con la mejor calificación de riesgo local.

El fondo del Poder Judicial cuenta con 14.010 trabajadores activos y 3.923 jubilados que cotizan a este régimen de pensiones.

En la Política de Inversión de la entidad, de abril del 2017, están prohibidas las inversiones en instrumentos emitidos en los mercados internacionales.