Óscar Rodríguez. 13 abril
Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, presentó el plan de endeudamiento del primer semestre del año, en febrero anterior. Los canjes de deuda interna están incluidos entre las operaciones para el manejo de liquidez del Gobierno. Foto: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo.
Rocío Aguilar, ministra de Hacienda, presentó el plan de endeudamiento del primer semestre del año, en febrero anterior. Los canjes de deuda interna están incluidos entre las operaciones para el manejo de liquidez del Gobierno. Foto: Jose Díaz/Agencia Ojo por Ojo.

El Ministerio de Hacienda ha efectuado, durante este año, canjes de bonos de deuda interna por un monto de ¢523.760, es decir, el equivalente a 1,3% del producto interno bruto (PIB) proyectado para el 2019.

La entidad intercambió títulos con vencimientos de corto plazo, del 2019 al 2021, por otros instrumentos cuyos vencimientos van desde los cinco hasta los 30 años, se informó el viernes por medio de un comunicado de prensa.

Incluso, Haciendo logró colocar esta semana un bono cuyo vencimiento es al 2051.

"Esto (los canjes) permite alargar el perfil de los vencimientos, reducir el riesgo de refinanciamiento del Gobierno y disminuir la presión sobre el flujo de caja", explicó la entidad.

Del monto total de títulos canjeados, la Tesorería Nacional consiguió cerrar casi la mitad esta misma semana.

En el proceso de recambio de títulos, Hacienda primero colocó las nuevas emisiones, las cuales fueron adquiridas por los inversionistas.

Luego, la Tesorería compró los bonos prontos a vencer a los inversionistas.

“Entre los instrumentos negociados se encuentran títulos de propiedad cero cupón en colones, tasas fija en colones, unidades de desarrollo, tasa real ajustable soberana en colones y tasa básica”, detalló Hacienda.

La entidad utilizada el mecanismo de canje de deuda interna desde el 2006.

El Ministerio de Hacienda ha tenido una fuerte presencia en el mercado bursátil, durante este año, para garantizar los recursos necesarios para el funcionamiento del Gobierno y el pago de los intereses de la deuda.

Durante el primer trimestre del año, la Tesorería consiguió captar ¢1,3 billones (entre bonos en colones y dólares) lo cual representa el 97,2% de la colocación prevista para el primer semestre del 2019.

Tres cuartas partes del dinero se captó con plazos de vencimientos mayores a cinco años.