Por: Patricia Leitón.   Hace 5 días
Autos importados que ingresaron por Puerto Caldera. En los primeros cuatro meses de este año ingresaron 24.412 vehículos nuevos y usados. Foto: Rafael Pacheco
Autos importados que ingresaron por Puerto Caldera. En los primeros cuatro meses de este año ingresaron 24.412 vehículos nuevos y usados. Foto: Rafael Pacheco

Las elecciones nacionales, la incertidumbre que genera el alto y persistente déficit fiscal, sumadas al incremento en las tasas de interés, tanto en colones como en dólares, dejan como saldo una menor importación de vehículos.

De acuerdo con los datos suministrados por el Ministerio de Hacienda, en los primeros cuatro meses de este año se trajeron al país 24.412 autos, de estos casi las tres cuartas partes son nuevos y el resto usados.

Esta cifra es menor en casi 4.000 vehículos si se compara con las importaciones en el mismo periodo del año anterior. La baja se notó también en el primer cuatrimestre del 2017 respecto al 2016, pero este año se hace más evidente.

Tanto Lilliana Aguilar, directora ejecutiva de la Asociación de Vehículos, Maquinaria y Afines (Aivema), que agrupa a importadores de autos nuevos; como José Carballo, presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, que representa a los empresarios de vehículos usados, coinciden en que el proceso de elecciones nacionales, donde había incertidumbre sobre el resultado, hizo que muchas personas pospusieran las compras.

Además, el déficit fiscal (exceso de gastos sobre ingresos que provienen, principalmente, por impuestos) del Gobierno genera varios efectos en los consumidores: la incertidumbre de cómo se resolverá la situación, si llegará a impactar más las tasas de interés o el tipo de cambio, además del temor que entre los nuevos tributos se incluyan los autos.

Importación de autos
Importación de autos

“Los parámetros económicos que muestra el país como el déficit fiscal, es el mayor obstáculo para adquirir un bien de alto precio, no debemos dejar atrás toda la campaña política que fue larga y tediosa, que también influyo en el temor de la inversión”, comentó Carballo.

“El sector viene en un proceso de estabilización y es un mercado sumamente sensible a aspectos externos como lo fue el proceso electoral en su momento”, expresó Aguilar.

Erick Xirinachs, gerente de Regional Comercial de Hyundai añadió que los clientes que están decididos a adquirir un auto nuevo evalúan dos y hasta tres veces sus opciones antes de proceder con una compra.

A su vez, la baja en las importaciones de autos golpea la recaudación de impuestos y el déficit fiscal pues esta actividad es una fuente importante de ingresos para el Gobierno.

De acuerdo con la información proporcionada a La Nación por parte del Ministerio de Hacienda, para una información publicada el año anterior, los impuestos relacionados con los autos representan casi un 20% de los ingresos tributarios del país.

Esto incluye los impuestos que se pagan por la importación, venta y uso de vehículos, así como el impuesto único de los combustibles.

Recaudación de impuestos por importación de autos
Recaudación de impuestos por importación de autos

Otro factor que pesa sobre el comercio de automóviles es el incremento que están registrando las tasas de interés, tanto en colones por la presión fiscal, como en dólares debido al aumento en las tasas internacionales.

“El mercado está acostumbrando a tasas en dólares de 5% a 7% y actualmente están variando del 7% al 9%, o más”, comentó María Elena Molina, gerente de Promoción y Publicidad de Grupo Purdy Motor.

Molina también llamó la atención en que esta industria tenía varios años creciendo a doble dígito mientras que la economía crece alrededor del 5%, por lo que se podría pensar en una disminución de ese crecimiento para poder nivelarse al económico.

"Las tasas de crecimiento también representan un factor importante a considerar, llevamos varios años creciendo a doble dígito mientras que la economía crece alrededor del 5%, por lo que se podría pensar en una disminución de ese crecimiento para poder nivelar el económico". María Elena Molina, gerenta de Promoción y Publicidad de Grupo Purdy Motor.

En la última Encuesta de Confianza del Consumidor de la Escuela de Estadística de la Universidad de Costa Rica, publicada en febrero del 2018, apenas 13,8% de los encuestados decía que son buenos tiempos para comprar carro, mientras que el 63,9% expresó que son malos tiempos.

Empresas se ajustan

Ante la situación, las empresas vendedoras de autos ajustan sus gastos para afrontar la situación, y entre los importadores de autos usados no se descartan despidos. A su vez, buscan formas de mantener sus ventas.

“Es imprescindible ajustar los gastos y las inversiones, existe mayor exigencia en la relación costo beneficio de las actividades que la empresa realiza en todos los ámbitos. Sin embargo, no es necesario realizar ningún recorte o salida forzada de nuestros colaboradores”, informó Molina.

Las proyecciones que se tienen para el resto del año, añadió este ejecutiva, es que exista un comportamiento similar al presentado en los últimos meses, y esperan un nuevo crecimiento en la industria para inicios del 2019.

Por su parte, Ana Lucrecia Vargas, directora de Mercadeo del Grupo Danissa (Audi y Nissan), comentó que las ventas se han mantenido estables gracias a la reciente introducción de modelos como el Kicks y el nuevo Qashqai.

“No obstante, las condiciones de financiamiento en general han sido más estrictas, solicitan más documentos a los clientes y también los clientes han sido más reservados debido al periodo electoral”, comentó Vargas.

Ella prevé que para el resto del año el crédito será más restrictivo y los clientes pensarán más su inversión.

Xirinachs comentó que para mantener su posición en el mercado automotriz ofrecen más beneficios a los clientes.

“Por ejemplo, ofreciéndole accesorios originales de fábrica, sistemas multimedia con pantalla táctil en todos nuestros modelos, primas realmente bajas, y promociones para llevarlos al Mundial de la FIFA en Rusia 2018, aprovechando que somos patrocinadores oficiales de esta cita deportiva mundial”, comentó Xirinachs.

El presidente de la Cámara Costarricense Automotriz, expresó que también se ven afectados los trabajadores de los talleres de pintura, eléctricos, de baterías, tapicerías , almacenes fiscales, agencia aduanales, abogados , financieras y transportistas.

Carballo estima que unas 50.000 personas laboran en el sector automotriz y considera que habrá que recortar personal para afrontar la situación.

(Video) Secuelas de la baja en la importación de autos

Los bancos por su parte, buscan mejorar las condiciones, para mantener el crédito a vehículos.

“Se mejoraron las condiciones del financiamiento, entre ellas: tasas de interés, comisiones, prima, mejores ofertas en seguros de vehículos, los tiempos de respuesta al cliente se han minimizado, siendo esto más competitivo y atractivo”, comentó Olman Fallas, gerente de la agencia de Paseo Colón del Banco de Costa Rica.

Fallas comentó que el crédito para vehículos en esta entidad aumentó respecto al año anterior, en cerca de 50% debido a la mejora en las condiciones.