Laura Ávila. 8 septiembre

Estela de incertidumbre presiona economía costarricense

Costa Rica tiene relaciones comerciales con países que producen tensiones en la escena internacional.

FUENTE: PROCOMER    || C.F. / LA NACIÓN.

Vientos de recesión recorren el planeta y ponen presión a la economía costarricense que para este año crecerá un 2,2%, el menor dinamismo de los últimos seis años, según proyecciones del Banco Central.

Las disputas comerciales entre Estados Unidos y China, la incertidumbre del brexit, las alarmas que enciende Alemania, el revés de Argentina y la situación en Centroamérica, junto con factores internos, son puntos de tensión que afectan el comportamiento de la producción nacional.

Desde la primera revisión del Programa Macroeconómico, en enero del 2019, el Banco manifestó que los factores externos incidían en el desempeño de la economía local, para ese entonces la proyección de crecimiento era del 3,2%.

En la revisión del plan, la advertencia se mantuvo pero estuvo acompañada de una proyección de crecimiento de un punto porcentual menos (a 2,2%). La situación “obedece fundamentalmente a una peor trayectoria de la economía internacional”, manifestó la institución.

La guerra arancelaria

Para comenzar, Estados Unidos, principal socio comercial de Costa Rica y potencia que tiene un impacto directo sobre la economía local protagoniza una guerra arancelaria junto a China.

El recrudecimiento entre las potencias no cesa y en agosto los asiáticos anunciaron que incrementarán los impuestos a los productos estadounidenses por un valor de $75.000 millones, según las agencias internacionales AP y AFP.

Por su parte, el presidente Donald Trump informó de que si se aplican estas medidas de los asiáticos, incrementaría los aranceles a partir del 1.° de setiembre.

El recrudecimiento de las tensiones entre ambas potencias hacen aflorar los temores de recesión.

Con este panorama los sectores costarricenses que podrían verse más afectados son la producción, el turismo, las exportaciones y las inversiones, según Hernán Varela, gerente de Administración de Portafolios de Banco Lafise.

Durante el 2018 ingresaron 3.016.667 turistas al país, de los cuales 1.265.067 provenían de Estados Unidos. Es decir, el 42% de los visitantes provienen de ese destino, de acuerdo a datos del Instituto Costarricense de Turismo (ICT).

Además la potencia norteamericana es el principal socio comercial del país, las exportaciones a ese mercado tuvieron un peso del 41% en ese mismo año. Mientras que el 39% de las importaciones vinieron de ahí, de acuerdo con la Promotora de Comercio Exterior (Procomer).

La estela de incertidumbre internacional también presiona la Inversión Extranjera Directa (IED), según el economista Luis Liberman. “Eso obviamente nos afecta porque el país ha cubierto el déficit de cuenta corriente con esa inversión”, añadió.

Para el 2018 el aporte total de IED en el país fue de $2.200 millones y el 66% provino de Estados Unidos, país que dejó divisas por $1.400 millones, de acuerdo con el Banco Central. El aporte de la inversión estadounidense se contrajo 9% si se compara con lo registrado en el 2017, que fue de $1.600 millones.

El desaceleramiento de la economía mundial podría ser una señal para que las empresas piensen dos veces en la necesidad de expandir las operaciones fuera de sus fronteras, a criterio de Liberman.

En medio de la guerra arancelaria China ve cómo cae su moneda, el yuan, en su nivel más bajo de los últimos 11 años, producto del pulso que ostenta con la potencia norteamericana.

China es un importante socio comercial para Costa Rica: durante el 2018 las importaciones representaron el 14% y las exportaciones hacia ese mercado tuvieron un peso del 2%, según Procomer.

Brexit y Centroamérica

Los nubarrones del brexit se posan sobre la Unión Europea (UE), la fecha límite para la salida de los ingleses es el 31 de octubre.

Una ley aprobada por la Cámara de los Comunes y avalada por la Cámara de los lores, este viernes 6 de setiembre, obliga al primer ministro Boris Johnson a solicitar una prórroga de tres meses a la Unión Europea para negociar los términos de la salida del bloque comunitario.

No obstante, la situación ya no le quita tanto el sueño a los centroamericanos, gracias al Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y Reino Unido (Aacru) que se firmó el pasado 18 de julio y que garantiza las relaciones comerciales entre ambos bloques. Ahora el acuerdo deberá de pasar el tamiz en la Asamblea Legislativa antes del 31 de octubre.

La incertidumbre sobre cómo saldrán los ingleses impone una gran cuota de presión para los europeos y la economía mundial.

Sin embargo, Centroamérica, segundo socio comerciales de Costa Rica, está inmersa en sus propios conflictos que ponen presión a la producción nacional.

Durante el primer semestre del año las exportaciones hacia Nicaragua experimentaron una contracción del 12% respecto al mismo periodo del año anterior.

El decrecimiento se debe a la inestabilidad política que vive el país, situación que repercute en las exportaciones que se dirigen hacia el triángulo norte (Honduras, El Salvador y Guatemala).

Al primer semestre del año las transacciones hacia Centroamérica tuvieron una contracción del 3% respecto al mismo periodo del año anterior.

“La situación de Centroamérica nos afecta, principalmente al sector industrial y agroindustrial de manera importante. En Centroamérica las tasas de crecimiento decrecen y en Nicaragua la situación es negativa”, comentó Liberman.

Otras presiones

En el mundo también se desarrollan otras tensiones que impactan a la economía costarricense. Tal es el caso de Alemania, considerada como el motor de Europa.

La economía alemana se contrajo 0,1% entre abril y junio y no tiene esperanzas de remontar, ya que el Banco Central alemán admitió que “podría contraerse levemente”, según informó AP.

Argentina también colabora con la cuota de presión internacional al ser una economía que se encuentra en recesión desde el 2018, con una inflación del 55% considerada una de las más altas del mundo.

Con las elecciones primarias, que pusieron entre la espada y la pared el gobierno de Mauricio Macri, se generó incertidumbre entre los mercados emergentes.

A todo esto se suma la revaluación de la moneda costarricense, algunos de los países que compiten con Costa Rica en el mercado externo, han devaluado de manera importante su moneda, mientras que el colón ha ganado terreno sobre el dólar.

“Se ha revaluado el colón más de 6% uno se pregunta cómo nos va a afectar, si usted es exportador y digamos que los gastos locales se han aumentado entre el 6% y el 7% solo por el tipo de cambio no lo vería invirtiendo mucho, todas esas cosas nos afectan y creo que yo que nos va a demorar un tiempo absorber todo eso”, agregó Liberman.