Óscar Rodríguez. 8 octubre
El proyecto La Reseda, en El Roble de Puntarenas, se financió con bonos y otorgó casa a 52 familias. En este cantón se construyeron 311 viviendas nuevas, en el primer semestre del 2019, 19% más respecto al 2018. Foto: Cortesía Banhvi.
El proyecto La Reseda, en El Roble de Puntarenas, se financió con bonos y otorgó casa a 52 familias. En este cantón se construyeron 311 viviendas nuevas, en el primer semestre del 2019, 19% más respecto al 2018. Foto: Cortesía Banhvi.

La construcción de viviendas nuevas se concentró, durante el primer semestre del 2019, en 20 cantones en los cuales se edificaron el 63% de las 9.620 obras autorizadas en Costa Rica.

Entre los municipios destacan municipalidades fuera del Gran Área Metropolitana (GAM) y donde hay una presencia significativa de proyectos financiados con bono de vivienda, como en los casos de San Carlos, Pérez Zeledón y Pococí. La excepción son Alajuela, Cartago y Santa Ana.

El informe Estadísticas de la Construcción, elaborado por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), contiene la distribución de obras habitacionales por cantón, durante la primera mitad de este año.

Mientras que la información del Banco Hipotecario de la Vivienda (Banhvi), entregada por solicitud de La Nación, confirman la presencia de desarrollos hechos con recursos públicos en los cantones con mayor dinamismo en la construcción.

Adicionalmente, los datos del INEC muestran una caída relevante en la edificación de viviendas nuevas en ayuntamientos que sobresalían en años anteriores. Entre los municipios que destacan Heredia, Curridabat, Santo Domingo y Escazú.

La información estadística muestra que, en el primer semestre del año, hubo una caída del 11% en la edificación de casas nuevas, pues en el mismo periodo del 2019 se hicieron 10.753.

La tendencia a la reducción cumplió, en la primera mitad del 2019, cuatro años de desaceleración en cantidad de obras realizadas y en cantidad de metros cuadrados.

El INEC elabora estas estadísticas a partir de los permisos de construcción otorgados por las 82 municipalidades del país, por semestre. La información detalla el tipo de obra, el destino, área, valor de la edificación y el número de proyectos.

Más dinámicos

Los municipios con mayor cantidad de casas nuevas edificadas, al primer semestre de este año, son en su mayoría localidades ubicadas fuera de la GAM: 15 de los 20 cantones que encabezan la lista.

San Carlos repite, por segundo año, como la municipalidad donde más casas nuevas se hicieron.

En el primer semestre del 2019 se levantaron un total de 827 viviendas, lo cual significó 11% más respecto a las 743 del mismo periodo del 2018.

Los datos del Banhvi muestran que, para este año, el 59% de las 827 casas hechas en el cantón, es decir, 487, se hicieron mediante programas de subsidio estatal y ascendió a ¢4.267 millones. Las restantes 340 fueron edificadas con fondos privados.

El ayuntamiento sancarleño confirmó que aproximadamente el 70% de los permisos de construcción otorgados fueron financiados mediante el bono de vivienda.

Pese a que el cantón lidera la construcción habitacional del país, hasta agosto pasado, la recaudación por permisos de construcción se redujo en ¢39 millones, comparado con el 2018, confirmó el municipio.

Detrás de San Carlos, Pérez Zeledón ocupó el segundo lugar en construcción de casas nuevas, con 775, el primer semestre de este año. Esto que equivale a un incremento del 19% respecto a las 651 viviendas del mismo periodo del 2018.

De las obras hechas, entre enero y junio del 2019, 432 fueron con bono y su valor ascendió a ¢3.128 millones, según el Banco Hipotecario.

El tercer puesto en relevancia fue Pococí, con 500 casas hechas al mismo periodo, versus 457, en el 2018.

Los datos del Banhvi muestran que el 95% de las casas nuevas construidas, en el primer semestre del año, fueron con bono de vivienda cuya inversión ascendió a ¢3.951 millones.

Franklin Solano, investigador de la Fundación Promotora de la Vivienda (Fuprovi), destacó que San Carlos, Pérez Zeledón y Pococí son los cantones donde históricamente se entregan más bonos de vivienda en el país.

“Estos municipios sobresalen, fundamental, porque hay terreno, y terreno barato. Entonces, un desarrollador compra una propiedad y construye un proyecto que es financiado por el Banvhi”, explicó Solano, quien es el investigador encargado del estudio Situación de la Vivienda y Desarrollo.

Los que caen

Del otro lado de la acera están los cantones que perdieron la mayor cantidad de viviendas nuevas construidas, este primer semestre, comparado con el mismo periodo del 2018.

Entre las características de estos ayuntamientos están que son más urbanos y con menor presencia de uso de bonos de vivienda.

Los datos del INEC muestran que destacan Heredia, Escazú, Curridabat, Moravia, San Pablo, La Unión y Santo Domingo.

En Heredia se edificaron 35 casas nuevas entre enero y junio de este año, es decir, 84% menos en relación con las 214 del mismo periodo del 2018.

Paulo Córdoba, gestor de Desarrollo Territorial de este municipio, confirmó que entre el 2016 y el 2018 hubo un gran crecimiento del desarrollo habitacionales como Santa Verde, Reina del Café, Bambú, La Flores o Cedro Real.

En Curridabat, la construcción de viviendas nuevas cayó 84% en el primer semestre de este año, pues se hicieron 18 obras, comparadas con las 110 del 2018.

Juan Carlos Arroyo, director de Desarrollo de este ayuntamiento, comentó que, con corte a setiembre de este año, los datos de edificación se elevaron un poco frente al reporte semestral.

“Sí ha existido una disminución en cuanto lo recaudado por permisos de construcción, pero esto se debe, principalmente, a la disminución de los grandes proyectos (habitacionales) de mas 10.000 metros cuadrados”, explicó el funcionario.

Arroyo detalló que la construcción de apartamentos en torres generó incrementos relevantes en años anteriores.

En el caso de Escazú, en el los primeros seis meses del año se hicieron 38 viviendas nuevas, frente a las 110 del mismo periodo del 2018, es decir, 65% menos, según el INEC.

Arnoldo Barahona, alcalde escazuceño, recalcó que sí hay una disminución significativa, durante este año, en el otorgamiento de permisos de construcción, comparados con años anteriores.

“Cada vez que hay una desaceleración en la construcción afecta rubros como la recaudación del impuesto de bienes inmuebles y permisos de construcción”, destacó Barahona.

El jerarca resaltó que cuando hay un nuevo desarrollo y se registra el valor del terreno y la vivienda, este se actualiza, lo cual beneficia los ingresos del ayuntamiento.