Finanzas

Banco Central rechaza plan de cobrar mayores comisiones en compras con tarjetas del extranjero

Asociación Bancaria Costarricense argumenta que la legislación local, que pone topes a las tarifas de adquirencia en comercios, no aplica a los plásticos emitidos en el exterior

El Banco Central de Costa Rica (BCCR) desechó la posibilidad de establecer una tarifa diferenciada para los pagos con tarjetas emitidas en el extranjero cuando se usan el país, principalmente por turistas.

El emisor ratificó que todas las operaciones efectuadas en locales comerciales deben respetar la comisión máxima de adquirencia sin importar que el plástico lo emitiera una entidad financiera local o internacional.

Así lo explicó Rodrigo Cubero, presidente del BCCR, en el oficio PRE 0022/2021 enviado a la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), el pasado 22 de marzo, de la cual tiene copia La Nación.

La comisión de adquirencia es un costo que debe cubrir el comerciante por el uso del datáfono o una terminal proporcionada por la empresa adquirente, la cual se usa para autorizar la compra y a su vez debitar el monto de la tarjeta de débito o crédito, define el Ministerio de Economía, Industria y Comercio.

La ABC sostiene que dichas operaciones están sujetas al tope vigente de 2,5% sobre la venta total y debe eliminarse, lo cual implicaría el cobro de comisiones más altas para los viajeros durante su vista a Costa Rica.

Sin embargo, el jerarca del BCCR argumentó, en su carta, que la Ley de comisiones máximas del sistema de tarjetas y su reglamento incluyen a las tarjetas emitidas en el extranjero en el tope de comisiones que pagan los comercios a las entidades adquirente, que suministran el datáfono y la red para aceptar pagos con tarjeta.

“La ley es de acatamiento obligatorio para todos los proveedores de servicios del sistema de tarjetas, incluyendo a las marcas internacionales de tarjetas y a los emisores del exterior si los dispositivos de pago por ellos emitidos son usados por un cliente para realizar un pago (...) en el territorio nacional”, enfatizó Cubero en la misiva.

El BCCR emitió dicho criterio después de que la ABC consultara, el 20 de noviembre del 2020, si la comisión máxima aplican a las transacciones con tarjetas emitidas en el exterior.

Mario Gómez, asesor Legal de la ABC, enfatizó que bajo el actual esquema brindar el servicio de adquiriencia genera pérdidas a los bancos, cuando se trata de pagos con tarjetas en emitidas en el extranjero, debido a los cobros realizados por las entidades internacionales por el uso de su red.

“Nosotros creemos que la ley no regula las tarjetas emitidas en el exterior. Estoy seguro que el Banco Central buscará la solución a esta problemática, lo que no es correcto es mantener esta actividad de forma deficitaria, eso no es viable”, recalcó Gómez.

El vocero dijo que la ABC prepara un estudio para cuantificar el impacto de la comisión máxima y efectuar una propuesta formal de cambio al BCCR.

Los pagos con tarjetas efectuados por turistas son relevantes en el país. Previo a la pandemia de la covid-19 se recibía más de tres millones de visitantes, quienes generaban el ingreso de hasta $4.000 millones por año, mediante los gastos realizados durante su visita.

El año pasado, la llegada de divisas se redujo a $1.300 millones, según el ente emisor.

Cambio en el negocio

La Ley de comisiones máximas del sistema de tarjetas ordenó al Banco Central dictar cada año las tarifas topes que se cobran a los locales comerciales por los pagos con tarjetas.

La institución fijó, en noviembre del 2020, el cobro máximo de 2,50% sobre el valor de la venta que pagan los comercios a las entidades adquirentes que les suministran el datáfono, y toda la red para aceptar pagos con tarjeta.

También estableció una comisión máxima de 1,50% para estaciones de servicio, organizaciones de beneficencia, peajes y servicios de transporte regulados por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep). Además de una tarifa de ¢20.000 al mes por el alquiler del datáfono.

Antes de esta legislación estas comisiones se habían definido por un acuerdo entre bancos y eran, generalmente, de 1% para gasolineras, 2% para supermercados y 4% para el resto de comercios.

Sin embargo, el BCCR detectó comisiones de hasta el 12%, cuando la red de pagos usada no era la del banco emisor de la tarjeta y proveedor de las terminales de pago.

En el estudio de primera fijación de costos, el Banco Central determinó que, en el primer año de aplicación de la tarifa, se generaría un ahorro de ¢66.500 millones a 22.000 establecimientos comerciales.

Además, detectó que, en el 2019, los bancos dedicados al negocio de adquirencia efectuaron cobros por ¢222.299 millones a 113.439 negocios afiliados.

Fundamento legal

Cubero enfatizó, en su respuesta a la ABC, que el BCCR esta imposibilitado por ley a crear una comisión diferenciada a los pagos con tarjetas emitidas en el extranjero.

Tampoco puede excluir a dichos tarjetahabientes de las tarifas topes, pues la legislación dicta que se aplican los límites a todos los tipos y montos de transacción, tipos de dispositivos de pago y actividades comerciales.

“No se establecen (…) tarifas diferenciadas ni exclusiones para tipos de transacción presencial, no presencial), ni tipos de dispositivos de pago (crédito, débito o prepago), ni para tipos de emisor (nacional o extranjero)”, enfatizó el jerarca en su oficio enviado a la Asociación Bancaria.

El funcionario destacó que la legislación, aprobada en el Congreso en marzo del 2020, es necesaria e idónea para proteger la eficiencia del sistema de tarjetas costarricense y garantizar el menor costo para los afiliados.

El Banco Central confirmó que actualmente están en la realización del estudio que permita actualizar las comisiones máximas por pagos con tarjeta para el 2022.

Para Mario Gómez, de la ABC, la entidad debe tomar en cuenta los costos que incurren los bancos locales al procesar las transacciones efectuadas aquí, de tarjetas emitidas en el extranjero.

“Están fijando en la tarifa global que envuelven operaciones realizadas en el exterior, y que provocan el déficit del servicio. Me refiero a todo el intercambio lo que cobran los bancos en el exterior y lo que cobran las marcas (por el uso de sus sistemas de pago). Al final, la comisión genera un monto menor a lo que los bancos pagan”, explicó el abogado.

Gómez confía que el Banco Central solucione el problema y busque la solución correcta para hacerlo, sin que implique una reforma legal.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.