Por: Patricia Leitón.   22 enero

El Banco Central descartó este lunes 22 de enero que exista una circulación de billetes de ¢1.000 falsos.

Con ello desmintió un mensaje, que está viralizado en redes sociales y especialmente en grupos de WhatsApp, en el que se comparan dos billetes de esa denominación y se resaltan en círculos algunas características diferentes entre ambos.

Los billetes que circulan son auténticos
Los billetes que circulan son auténticos

El Banco explicó que tales diferencias corresponden a las introducidas a la serie B respecto de la serie A de esa denominación, esto como parte de los esfuerzos por fortalecer las medidas de seguridad incorporadas en el numerario nacional.

Los billetes de ¢1.000 serie B fueron puestos en circulación por el Banco Central a finales de diciembre del 2016.

Una de las diferencias que se resalta, en la supuesta falsificación de billetes, es la variación de las firmas de las autoridades superiores del Banco Central. Esto se debe a los cambios que se realizan periódicamente entre los jerarcas de la Institución, lo que hace que las firmas puedan variar entre una serie y la otra.

(Video) Nuevos billetes de ¢1.000 no son falsos: reconozca los cambios

Los cambios que presenta la serie B respecto a la serie A, son:

1. El relieve en la imagen del personaje (Braulio Carrillo) se percibe en el cabello y en la vestimenta.

2. La marca para no videntes ubicada en la parte superior derecha del anverso del billete es más sensible al tacto.

3. Se intensifica el color rojo en los extremos del anverso y se suprime la tonalidad anaranjada del fondo.

4. La fecha de emisión, las firmas del presidente y del gerente del Banco Central, se actualizan respecto a las que muestran los billetes de la serie A.

5. La serie del billete ubicada en la parte superior derecha del anverso y la letra que antecede a las numeraciones ubicadas en la parte superior del reverso, cambian de “A” a “B”.

6. El borde en color blanco de la ventana transparente es más delgado y se incorpora una transparencia alrededor del retrato del personaje.

Además de los anteriores aspectos, en el billete ¢1.000 serie B se intensifica la fluorescencia en los extremos, en la parte superior y en el escudo del anverso.

Los billetes de ¢1.000 de la serie A podrán seguir siendo utilizados como medio de pago en la economía costarricense.

Desde su salida a circulación en el 2011, el Banco Central de Costa Rica no ha recibido ninguna falsificación del billete de ¢1.000, indica el comunicado de prensa.