Marvin Barquero. 25 marzo
Los 'tours' se realizan en zonas rurales y golpearán mucho en el desempleo de esas regiones. El sector turismo negocia subsidios temporales para los despedidos. Foto: Rafael Pacheco
Los 'tours' se realizan en zonas rurales y golpearán mucho en el desempleo de esas regiones. El sector turismo negocia subsidios temporales para los despedidos. Foto: Rafael Pacheco

Los operadores de tour en Costa Rica despidieron a 494 de sus 1.965 empleados, lo cual corresponde a 25% de la planilla, ante el impacto en el sector del nuevo coronavirus.

Así lo reveló una encuesta realizada entre los 50 afiliados a la Asociación Costarricense de Operadores de Tour (ACOT), con un corte a las 8 p. m. del martes 24 de marzo.

La encuesta encontró que también otros 300 empleados ya están con suspensión de contratos laborales y que 455 trabajadores de este sector de turismo ya vieron reducida su jornada laboral.

De esa manera, y hasta este 24 de marzo, solo 716 de los empleados conservan sus condiciones, es decir, 36% del total.

Sin embargo, Kathia Valverde, presidenta de ACOT, advirtió de que la situación empeorará en las próximas semanas. Aún permanecen en Costa Rica grupos que ingresaron antes de la emergencia y se deben atender; cuando se vayan, la actividad bajará totalmente, señaló.

Ante el difícil panorama, ACOT junto con la Cámara Nacional de Turismo (Canatur) y la Cámara Costarricense de Hoteles (CCH), negocian con los ministerios de Turismo, de Hacienda y de Planificación y Política Económica (Mideplan), un subsidio temporal para los trabajadores del sector.

Sostener reservas

ACOT dijo que los afiliados también están luchando para que se mantengan reservaciones que están para finales de este año e inicios del 2021. Las grandes agencias mayoristas internacionales realizan las reservas entre seis meses y un año antes de los viajes.

La pretensión es que las agencias no las cancelen y las sostengan mientras se observa la evolución del nuevo coronavirus.

Detalló que los sistemas de pago son diferentes, según cada agencia y cada grupo por atender. Algunos, añadió, pagan un mes antes del viaje, otros 10 días antes y en el caso de los cruceros se paga un mes después de realizado el tour.

Las reservas que se realizan con seis meses o un año de anticipación son mayormente de grupos organizados, es decir, de empresas o de turismo corporativo. Por eso tiene mucha relevancia al momento de un posible inicio de la recuperación, según la dirigente.

El otro problema que afronta el turismo es la recuperación de confianza de lo viajeros de los grandes mercados. ¿A cuál país es mejor ir luego de que pase la emergencia? Esa será una labor capital en los meses posteriores a la situación, advirtió Valverde.