AFP , Esteban Ramírez. 25 abril
Un empleado de Amazon organiza paquetes con uno de los robots de la compañía. La compañía cuenta con más de 25 centros automatizados que le han permitido reducir tiempos en las tareas.
Un empleado de Amazon organiza paquetes con uno de los robots de la compañía. La compañía cuenta con más de 25 centros automatizados que le han permitido reducir tiempos en las tareas.

Berlín y San José. La automatización podría destruir 14% de puestos de trabajo en los próximos 15 o 20 años pero la reconversión de los trabajadores y su formación digital llevan mucho retraso, advirtió este jueves la OCDE.

Además, de las posibles destrucciones de empleo y la desaparición de algunos oficios, la OCDE advierte, en un informe presentado en Berlín, que el 32% de los empleos actuales podrían quedar “profundamente transformados”.

Según Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la falta de preparación para la era digital es un bomba de relojería, tanto en el ámbito laboral como político.

“Es importante que los individuos se sientan apoyados si salen perdiendo con las transformaciones en curso, y que tendrán ayuda en la búsqueda de nuevas y mejores oportunidades”, afirmó en un comunicado este organismo.

Según la organización, el 56% de la población adulta de los países de la OCDE solo tiene competencias “básicas” o inexistentes en materia de tecnologías de la información y de la comunicación (TIC).

Por eso, la organización recomienda a los países miembros que mejoren su formación profesional, con campañas y programas “más flexibles” y adaptados.

Además, los sistemas para alentar la formación profesional no tienen financiación suficiente de las empresas, según la OCDE, que apunta en particular a Estados Unidos.

La organización también advierte del número creciente de trabajadores independientes (uno de cadas siete) que en muchos casos no pueden acceder a las ofertas de formación y de reconversión profesional.

Desafíos para Costa Rica

Los retos que plantea la automatización y tecnologías de información al mercado laboral, y a los gobiernos, también son tangibles en países de América Latina, donde Costa Rica no es una excepción.

En otro estudio separado, denominado Inteligencia artificial y crecimiento económico. Oportunidades y desafíos para Costa Rica, elaborado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (Cippec) y subsidiado por Microsoft Latinoamérica, se detalla que la preparación la fuerza laboral es insuficiente para enfrentar la llamada Cuarta Revolución Industrial .

De acuerdo con este reporte, el 74% de los trabajadores en Costa Rica deben aprender cosas nuevas, adoptar la tecnología y readecuar sus habilidades ante la inminente llegada de la revolución de la inteligencia artificial (IA).

Del total de 2,1 millones de personas que trabajan en el país, solo 509.000 (el 26%) posee habilidades como percepción y manipulación en contextos complejos, creatividad e inteligencia social que les permitirá lidiar con la tendencia de las empresas de automatizar procesos.

La cifra es mejor que en el promedio de América Latina, pero se encuentra por debajo de países desarrollados como los Estados Unidos (33%).

Laura Ripani, especialista principal en la División de Mercados Laborales del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien participó este miércoles 24 de abril en un panel organizado por la Academia de Centroamérica, advirtió que el cambio tecnológico pone nuevas tareas a Costa Rica.

Algunas de ellas son apoyar a los trabajadores que se van a quedar sin empleo, a los jóvenes para que desarrollen habilidades a lo largo de la vida y buscar vías para que la fuerza laboral acceda a protección social.