Consumo

Restaurantes deberán redoblar apuesta por innovación para enfrentar 2020

El 32,8% de las familias del país afirmó recortar las comidas fuera del hogar, mientras que un 28,9% apuntó a la recreación o entretenimiento, según estudio de la UCR

El cierre de Applebee’s a inicios de año generó especulaciones sobre lo que el 2020 podría traer para la industria de los restaurantes en Costa Rica, mientras el país apenas comienza a salir de una periodo de desaceleración económica.

Los datos evidencian que los costarricenses intentan gastar menos y uno de los principales recortes en los presupuestos familiares es el de comidas afuera, según la encuesta de Actualidades 2019, realizada por la Universidad de Costa Rica (UCR). Esto es algo que los restaurantes tienen claro, pero no se alarman ante el panorama y más bien llaman a la innovación.

Paralelamente, el país experimenta cambios importantes en sus métodos de consumo y la presencia de apps de entrega de comida pone nuevos personajes en el juego.

La presencia de una oferta gastronómica más amplia y heterogénea es un aliciente para los consumidores nacionales, principalmente en momentos en los que gran parte de la población selecciona estos como gastos para recortar con el fin de mantener finanzas estables.

De hecho, el 32,8% de las familias del país afirmó recortar las comidas fuera del hogar para minimizar gastos, según el estudio de la UCR. En este contexto la innovación pasa a ser necesaria para el gremio.

“Es evidente que la oferta ha aumentado y eso no va a cambiar, la oferta gastronómica va a ser cada vez más especializada” explicó la presidenta de la Cámara Costarricense de Restaurantes (Cacore), Teresita Acosta.

Esta innovación ya inició desde distintas vertientes y es la principal arma con la que los restaurantes esperan hacer frente al 2020, año en el que la economía nacional está proyectada a crecer apenas un 2,5% según el Banco Mundial.

En el caso del restaurante KFC proponen atraer clientes con opciones innovadoras, asequibles y con altos estándares de calidad, según explicó a La Nación Isidro Perera, gerente general de KFC Costa Rica. “A través de estos esfuerzos esperamos un incremento significativo de las ventas con respecto al 2019” detalló.

McDonald’s por su parte plantea responder con un menú variado que se adapte a cualquier bolsillo, todo esto mediante un servicio rápido. La idea detrás de esto es “convertirse en la opción principal para cuando los consumidores decidan comer fuera de casa”, de acuerdo con Wendy Madriz, Supervisora de Comunicaciones de Arcos Dorados Costa Rica.

En Subway aseguran que aunque el mercado nacional ha tenido años duros a nivel económico, la empresa ha enfocado sus esfuerzos en dar por precios razonables, productos de alta calidad, según explicó Gia Pandolfo, gerente de Mercadeo de Subway Costa Rica.

En resumen, la estrategia es la misma: dar productos variados y de buena calidad, actualizar la oferta de los menús de manera constante y mantener precios competitivos.

Pero la innovación también viene de la mano de la tecnología. “Experiencia del Futuro”, es una de las opciones que da McDonald’s. Contempla quioscos digitales de autogestión de pedidos, la opción de personalizar los productos y la posibilidad de solicitar el servicio de entrega a la mesa.

Esta estrategia dio resultados positivos casi de manera inmediata para la marca. Actualmente está disponible en 13 restaurantes a nivel nacional y “ha marcado un antes y un después en el segmento de servicio rápido, excediendo las metas establecidas” en cada uno de estos locales en los dos meses que llevan de operación, de acuerdo con Madriz.

En la misma línea aparecen las apps y plataformas de entrega de comida.

Apps: ¿competencia o aliados?

Hay opiniones encontradas entre el sector de restaurantes sobre la utilización de aplicaciones de entrega de comida según la presidenta de Cacore. Desde un sector donde las ven como una plataforma de crecimiento, mientras que otros las ven con recelo.

Por ejemplo, Subway sustituyó su servicio a domicilio por la utilización de Uber Eats. “Esta decisión se dio debido a que cada vez más de nuestros clientes así nos lo solicitaban”, aseguró Pandolfo.

KFC, por su parte, trabaja desde dos vertientes distintas. En la primera utilizan una plataforma propia llamada “Club Del Coronel” con promociones exclusivas para los usuarios del app y compras en línea. Esta modalidad constituye el 5% de las ventas de la franquicia en Costa Rica.

Sin embargo, también forman parte de las plataformas generales. Los pedidos a través de Uber Eats y Glovo han generado un crecimiento del 10% total de las ventas en el país.

En el caso de McDonald’s, la marca lleva 25 años de realizar servicio exprés en el país. Sin embargo, tampoco dieron la espalda a las nuevas aplicaciones. De enero a agosto de 2019 las transacciones a través de entrega a domicilio crecieron 112%, en comparación al mismo periodo del 2018, según dio a conocer Madriz.

McDonald’s inicio ventas por medio de UberEats en el 2018 y en pocos meses ya había registrado un crecimiento de un 60% en los pedidos. Actualmente ampliaron la presencia a otras marcas como Glovo y Rappi. Entre todas las plataformas de entrega a domicilio suman 139.000 órdenes al mes.

Año difícil

Si bien el cierre de Applebee’s en Costa Rica se dio en el marco de movimientos similares de la marca a nivel global, el sector de restaurantes no niega que el año que empieza proyecta momentos complicados. De hecho, la situación se arrastra desde el 2019.

“Los restaurantes abren y cierran todos los días, como cualquier negocio. Sí ha habido una baja en las ventas, pero se han podido adaptar muchos realizando cambios en los menús y cambios en cómo les llega a los clientes los productos”, explicó Acosta.

Uno de los principales enemigos del sector fue el cambio en la materia fiscal. Aunque la entrada en vigencia del Impuesto del Valor Agregado (IVA) en julio pasado no afecta directamente a los restaurantes porque ya cobraban el Impuesto General sobre las Ventas (IGV), sí fue un impacto para los consumidores.

Hay más restricción en el bolsillo de los costarricenses con más gastos por los que ahora deben pagar impuestos y esto se ha sentido.

“No tenemos datos oficiales, pero dentro del gremio se siente el miedo y la incertidumbre. Parece que ya se va entendiendo más y que las familias ven que pueden lidiar con el impuesto” explicó Acosta.

¿Cómo afrontarlo? Es estrategia de cada empresa, pero la recomendación de Cacore es que los restaurantes se actualicen. “Las familias no están recortando el gasto al 100%, lo que tienen que lograr es que los elijan a ellos”, detalló la empresaria.

A pesar de esto, las proyecciones para el 2020 son de crecimiento de acuerdo con la Cámara, aunque tienen claro que se transita por un momento de acomodo para que el costarricense pueda reajustar su presupuesto.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.