Consumo

Bancos y comerciantes chocan de nuevo por comisiones de tarjetas de crédito

Las nuevas tarifas máximas que establezca el Banco Central por el uso de datáfonos entrarán a regir el próximo 1 º. de enero

El próximo 1°. de enero entrarán a regir las nuevas comisiones máximas que definirá el Banco Central por el uso de datáfonos cuando se realizan pagos con tarjeta, y tanto bancos como comercios tienen criterios divididos sobre una eventual reducción.

Todavía la entidad no ha puesto en consulta la nueva propuesta, pero ya se generó un debate entre la Cámara de Comercio, que propone una disminución adicional de las comisiones, mientras que la Asociación Bancaria Costarricense pide que éstas sean equilibradas y cubran los costos.

Ambas agrupaciones ya habían tenido argumentos encontrados en el pasado, cuando inició la discusión sobre estos porcentajes y todavía no se había aprobado la Ley Comisiones Máximas del Sistema de Tarjetas (número 9831); la cual le da la potestad al Banco Central de fijarlas.

Las comisiones tanto en tarjetas de crédito como de débito son dos. Una se llama de adquirencia y es la que paga el comercio al banco adquirente, que es el que le provee el datáfono y el servicio para que las personas puedan pagar con tarjeta.

El Banco Central estableció el año pasado dicha comisión en un máximo de 2,5%.De esta tarifa el banco adquirente paga al banco emisor de la tarjeta una comisión de intercambio por el servicio de la emisión de tarjetas.

Cuando la tarjeta es de un banco emisor que también es adquirente entonces esta segunda comisión no se paga.

Ronulfo Jiménez, asesor de la Asociación Bancaria Costarricense (ABC), explicó que el banco adquirente también debe pagar a la marca internacional.

Jiménez detalló que del 2,5% de la comisión máxima de adquirencia (en promedio es un 2,33% porque algunas comisiones son más bajas), los bancos pagan al emisor un promedio de un 1,79%, por lo que les queda neto un 0,54% y las marcas se llevan, en promedio, un 0,95% por lo que, en este momento, afrontan una pérdida al aceptar transacciones con tarjetas emitidas en el exterior.

Los turistas son de los que más pagan en el país con tarjetas emitidas en el exterior.

Añadió que hay diferentes costos de marca y estos son mayores cuando se procesan tarjetas del exterior

“La fijación los está haciendo incurrir en una pérdida porque el cobro de la parte de la marca es más alto y eso no está sometido a ningún tipo de regulación”, dijo Jiménez.

Ante la nueva fijación, la Cámara de Comercio propuso al Banco Central una reducción gradual adicional en las comisiones que se pagan cuando se realizan pagos con tarjeta.

Alonso Elizondo, director ejecutivo de la Cámara justificó la propuesta con dos argumentos. El primero es que la ley dice que se deben seguir las mejores prácticas internacionales, pero el Banco Central estableció las comisiones con base en países similares a Costa Rica y no respecto a los que tenían las mejores prácticas.

En tarifas de intercambio se comparó con Azerbaiyán, México, Brasil, Argentina y Sudáfrica y en adquirencia, Uruguay, México, Brasil y Argentina.

“¿Por qué no compararse con la OCDE?”, cuestionó Elizondo. “¿Por qué no usar las mejores referencias internacionales? Esa es la gran pregunta”, añadió.

Otro argumento que explicó Elizondo es que el año anterior, cuando el Banco Central realizó la consulta pública, había propuesto hacer una reducción gradual a futuro de ambas comisiones, pero luego en el documento final lo eliminó.

La propuesta de la Cámara es la misma reducción gradual que puso en consulta el Banco Central, excepto en la comisión de adquirencia para el 2024 donde el Banco proponía bajarla a 1,25% y la Cámara, a 1%.

Ronulfo Jiménez explicó que no todos los países son comparables. Por ejemplo, en naciones desarrolladas las comisiones son más baratas porque hay más transacciones y pueden existir economías de escala para hacer inversiones de nuevas tecnologías.

“La Cámara de Comercio está haciendo unos razonamientos incorrectos, son incorrectos porque si yo uso nada más los datos que me interesan, solo los que me sirven para sostener un punto entonces no es válido”, dijo Jiménez.

El estudio que hizo el Banco Central explica que no todos los países son comparables, porque son de diferente tamaño, ingreso per cápita, desarrollo humano y criminalidad.

El Banco Central entonces hizo un análisis de componentes principales, que es una técnica estadística que permite agrupar los datos que son semejantes, y otro análisis de regresión lineal, donde la tarifa depende de todas las condiciones, tamaño del mercado, ingreso per cápita, desarrollo humano, criminalidad y se define para un país como Costa Rica cuál es la predicción que dice la línea de mejor ajuste.

Con el análisis de componentes la tarifa que arrojó el estudio para la comisión de adquirencia fue un 2,77% y con el de regresión lineal un 2,74%. Al final, el Banco optó por un 2,5%.

Para Jiménez el Banco sigue las mejores prácticas, pero dentro de la comparabilidad razonable.

“Las mejores prácticas no dice que tiene que ser tales países, prácticas es formas de atender el negocio, de cumplir con el cliente, a eso se refiere por mejores prácticas”, indicó Jiménez, quien reconoció que el Banco Central había propuesto el año pasado una ruta para bajar las comisiones.

“El Banco Central hizo esa ruta, pero luego se dio cuenta que la ley dice que la fijación es anual, y que la fijación tiene que estar sustentada”, respondió el economista.

Para la Asociación Bancaria, las comisiones deberían cumplir tres requisitos: equilibrio entre las partes, comparabilidad con países equivalentes a Costa Rica y cubrir los costos.

Se consultó al Banco Central cuándo realizará la consulta pública, pero no ha sido posible obtener respuesta.

Patricia Leitón

Patricia Leitón

Periodista en la sección de Economía. Economista y periodista graduada por la Universidad de Costa Rica. Ganó el premio “Redactor del año” de La Nación (2001) y Premio Academia de Centroamérica del Periodismo Profesional en el Área Económica" (2004).

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.