María Luisa Madrigal. 25 junio
El ministro de Salud, Daniel Salas, explica cómo usar correctamente una mascarilla. Si usted desea entrar a cualquier sucursal bancaria en el país, deberá utilizar cubrebocas o careta protectora por disposición de las autoridades sanitarias. Foto: Julieth Méndez
El ministro de Salud, Daniel Salas, explica cómo usar correctamente una mascarilla. Si usted desea entrar a cualquier sucursal bancaria en el país, deberá utilizar cubrebocas o careta protectora por disposición de las autoridades sanitarias. Foto: Julieth Méndez

Quien desee entrar a cualquier sucursal bancaria en Costa Rica, deberá hacerlo usando una mascarilla o careta protectora, después de que así lo determinara el Ministerio de Salud, el pasado 22 de junio.

Los bancos locales empezarán a solicitar el uso de estos dispositivos como una medida obligatoria, entre ellos, el Banco de Costa Rica (BCR), Banco Nacional de Costa Rica (BNCR), el Banco Popular y BAC Credomatic.

Esta es la más reciente medida sanitaria implementada por los entes financieros ante el covid-19.

Mientras el BNCR la implementó desde este 22 de junio, el Popular, el BCR y el BAC empezarán a solicitar a sus clientes este requisito, de forma obligatoria, a partir del próximo sábado 27 de junio.

Sin embargo, el uso la mascarilla representa también una interrogante dentro de las sucursales bancarias ya que interfiere con otra de las medidas de seguridad habituales en estos establecimientos y es que las caras de los clientes deben quedar descubiertas, en todo momento.

Lo anterior ha obligado a las entidades financieras a buscar soluciones para cumplir a cabalidad los requisitos sanitarios, sin descuidar la seguridad.

Seguridad sanitaria

“El uso de la mascarilla o careta para ingresar y permanecer en las oficinas del Banco será de uso obligatorio a partir del próximo 27 de junio”, destacó el BCR, ante la consulta realizada por La Nación.

Esta medida para los usuarios se suma a la que ya tomaron las entidades financieras en relación con sus empleados. Desde hace varias semanas, los funcionarios que atienden público utilizan el dispositivo.

El uso de mascarillas y caretas como parte de la indumentaria de los trabajadores bancarios ha sido replicada en las sedes centrales y sucursales en el ámbito nacional.

“Agradecemos a los clientes tomar las medidas preventivas sobre esta nueva disposición y si deben asistir a cualquiera de nuestras agencias a nivel nacional, deben portar mascarilla o careta facial durante su permanencia en la agencia”, declaró Francisco Gamboa, director de relaciones institucionales del BNCR.

(Video) Ministro de Salud explica detalladamente el uso correcto de las mascarillas

Otros riesgos

Aunque el uso de la mascarilla aliviana el riesgo sanitario, genera inquietud en materia de seguridad porque los bancos solían exigir que el rostro de los clientes esté visible en todo momento.

Habitualmente, las entidades financieras prohiben el uso de gorras, viseras e incluso anteojos oscuros, pero el implemento sanitario deja oculta hasta la mitad de la cara de un cliente.

Tomando en consideración que el riesgo es inherente a la actividad propia del sistema financiero, el BCR cuenta con un programa de administración de la seguridad que establece ciertas normas y dispositivos para salvaguardar la integridad de clientes, colaboradores y activos del banco.

“Estos procedimientos y dispositivos de seguridad contemplan el análisis, control y monitoreo concernientes a la identificación de riesgos, como el uso de mascarillas, que pudieran generar delitos tales como fraudes y, lógicamente, asaltos.

“Se cuenta con mapeos de riesgos; revisión perimetral de las oficinas; análisis inteligente de video; circuito cerrado de televisión; revisión de clientes con detector de metal de previo a su ingreso; patrullaje motorizado; puerta administrada y otros”, explicó Carlos Astorga, gerente de Logística y Prevención del BCR.

Otro aspecto que se suma a esta vigilancia extra es la reducción en el aforo de las sucursales, pues solo se permita trabajar al 50% de la capacidad de cada oficina. Astorga sostuvo que esto permite establecer un control más intenso de las áreas.

“El tema de mascarillas muy grandes que pudieran involucrar algún ocultamiento del rostro como riesgo de seguridad, ha sido un aspecto que se ha presentado casi de forma permanente, pero esa misma experiencia nos permite mitigar riesgos con otros esfuerzos que se hacen para el debido control y una oportuna reacción en caso necesario, todo con la debida coordinación con las autoridades policiales”, detalló la oficina de comunicación del Banco Popular, ante la consulta de La Nación.

En esta línea, la entidad creó protocolos para casos en los que hubiera dificultades para la correcta identificación de una persona. Por ejemplo, realizar nuevas firmas o mostrar la cédula, entre otras, para confirmar con un grado de certeza aceptable, las respectivas transacciones.

“Las disposiciones del Ministerio de Salud efectivamente representan un reto en este tema particular, pero ya hemos tomado las medidas necesarias para reforzar nuestras sucursales y puntos de atención, garantizando así una estadía segura para nuestros clientes y colaboradores”, declaró Laura Moreno, vicepresidenta de Relaciones Corporativas de BAC Credomatic

Otras medidas

Las distintas instituciones bancarias han pedido a sus clientes potenciar el uso de plataformas digitales y así evitar ingresar a las agencias físicas. Sin embargo, de cara a los trámites que aún se realizan en las sucursales, las instituciones financieras implementaron otras medidas.

Por ejemplo, en el caso del BCR, el banco adoptó horarios diferenciados para las oficinas dentro de zonas con alerta naranja y anticiparon el horario de cierre a las 3 p. m.

Además, la atención de personas adultas mayores, embarazadas y con alguna discapacidad es brindada en algunas sucursales durante la primera hora de operación de cada día.

Protocolos de sanitización a la entrada de las sucursales y limpieza constante de los espacios comunes son otras de las medidas puestas en marcha por los bancos ante la pandemia de covid-19.

Actualmente, todas las sucursales bancarias del país deben operar al 50% de la capacidad.