Óscar Rodríguez. 29 julio
Las familias costarricenses tienen deudas en dólares por $6.000 millones con entidades financieras. El 89% de dicho monto lo deben personas cuyos ingresos son los colones. Foto: Mayela López.
Las familias costarricenses tienen deudas en dólares por $6.000 millones con entidades financieras. El 89% de dicho monto lo deben personas cuyos ingresos son los colones. Foto: Mayela López.

El impago o atrasos de créditos en dólares de los hogares costarricenses cumplió, a mayo pasado, tres años consecutivos de incremento.

El ascenso del indicador de morosidad a más de 90 días coincide con un alza en el tipo de cambio y en las tasas de interés internacionales usadas como referencia para los préstamos en moneda extranjera.

La mora de las familias con las entidades financieras era de menos del 2%, a mediados del 2016; mientras que para el mismo periodo de este año se ubica por encima del 3,5%, según la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef).

En tanto, el indicador para las operaciones en colones se mantuvo, en el mismo periodo, por debajo del porcentaje de normalidad de 3% del saldo total de dinero prestado por las instituciones financieras bajo la vigilancia de la Superintendencia.

Los datos de la Sugef solamente incluyen los créditos en dólares dados a personas por la banca pública y privada, cooperativas, financieras, mutuales y Caja de Ande.

“Hay una proporción de deuda en dólares a no generadores realmente abrumadora, es decir ¢3,1 billones, en dólares, son adeudados por personas no generadoras. Esto entraña riesgos adicionales a lo que podría ser una deuda en colones, en la misma que genera la gente”. Bernardo Alfaro, jerarca de la Sugef.

Bernardo Alfaro, jerarca de la Superintendencia, reconoció que preocupa el crecimiento de la mora de los hogares, lo cual ha coincidido con un estancamiento de los ingresos de las familias, durante los últimos ocho años, y el incremento del desempleo.

“En moneda local la mora de las familias está estable, pero se está disparando muy aceleradamente la mora de los créditos de las familias en dólares”, destacó el funcionario.

Alfaro detalló que los principales problemas los han detectado en préstamos de vivienda de más alto valor, es decir aquellas de más de $200.000.

Hasta mayo pasado, el saldo de créditos en dólares a los hogares fue de ¢3,54 billones, es decir $6.187 millones al tipo de cambio de ¢572,61 de este viernes 26 de julio.

El crédito en moneda extranjera inició, desde mediados del 2016, una desaceleración y reporta variaciones negativas desde diciembre pasado.

Hasta mayo de este año la contracción fue de 3,5%, comparado con el mismo mes del 2018.

En la menor colocación de préstamos en dólares influye la incorporación de nuevas regulaciones, de la Sugef y del Banco Central, que hacen más riguroso prestar a deudores con ingresos en colones.

Morosidad de los hogares

NOTA: MN: MONEDA NACINOAL. ME: MONEDA EXTRANJERA.

FUENTE: SUGEF.    || J.C. / LA NACIÓN.

Detonantes

El jerarca de la Sugef destacó que el riesgo con los créditos en dólares a los hogares es la alta concentración en deudores cuyo ingreso principal son colones.

Los datos de Sugef muestran que el 89% del saldo adeudado en créditos en moneda extranjera, es decir ¢3,51 billones ($5.500 millones), era de personas no generadoras de dólares.

“La volatilidad del tipo de cambio, (...) como el aumento que se ha presentado en el último año en algunas de las tasas de referencia como la tasa Prime hacen que los consumidores muestren una mayor preferencia hacia el crédito en colones”. Rossy Durán, gerente de Finanzas del BCR.

“El tema de las deudas en dólares ha sido todo un tema en Costa Rica. Aunado a que los hogares están mucho más endeudados hoy que hace diez años, está el tema de que una buena porción de esa deuda está dolarizada”, explicó Alfaro.

El jerarca insistió: “Hay una proporción de deuda en dólares a no generadores realmente abrumadora, es decir ¢3,1 billones, en dólares, son adeudados por personas no generadoras. Esto entraña riesgos adicionales a lo que podría ser una deuda en colones”.

El riesgo a los cuales exponen los deudores son principalmente los movimientos en el tipo de cambio y el de tasas de interés. Dichas variaciones pueden afectar la capacidad de pago de una familia.

Alfaro alertó que hay deudores cuyos compromisos superan más del 30% de los ingresos mensuales.

En el caso de los empleados públicos el endeudamiento se eleva, en algunos casos, hasta el 48% de los ingresos de la persona, según el estudio Nivel de Bancarización y Capacidades Financieras de los Costarricenses, de la Asociación Bancaria Costarricense.

La tasa Libor a seis meses está actualmente en 2,1%, pero hace tres años estaba en 0,9%.

Precisamente el aumento de la morosidad de los créditos en dólares coincide con que estos dos indicadores empezaron una tendencia a la alza, en los últimos tres años, la cual aún se mantiene.

En el caso del precio del dólar, inicio la apreciación frente al colón a partir de mediados del 2016, después de pasar en el 2014 y el 2015 por debajo de los ¢540 en el Mercado de Monedas Extranjeras (Monex), muestran los datos del Banco Central.

El viernes anterior la divisa cerró en ¢572,61 es decir ¢32 más comparado con hace tres años.

Rossy Durán, gerente corporativa de Finanzas del Banco de Costa Rica (BCR), destacó que la volatilidad del tipo de cambio fue uno de los factores de la mora en préstamos en moneda extranjera.

También lo fue el incremento de las tasas de interés de las operaciones en moneda extranjera.

En el país los préstamos en dólares utilizan como referencia la tasa estadounidense Prime y la tasa británica Libor.

La Prime inició, en el 2016, un proceso de aumento que la llevó de 3,50% en ese año, al actual 5,50%.

En el caso de la Libor a seis meses, estaba en 0,9%, hace tres años, y ahora se ubica en 2,14%, según el registro publicado por el Banco Central.

Conozca los caminos para gestionar una deuda en dólares

Pasar un crédito de dólares a colones implica para el deudor someterse a un análisis de capacidad de pago: ingresos netos, garantía, avalúos y revisión del pago histórico de las deudas.

Los requisitos básicos se aplican ya sea que el préstamo en dólares esté al día, o que tenga atrasos en el pago. Eso sí, las condiciones pueden ser más rigurosas si el deudor está moroso.

Una vez hecha la revisión, la entidad financiera brindará la opción del nuevo préstamo en plazo y tasa de interés.

Cuando se concreta la nueva operación, se cancela el préstamo en dólares y la persona efectuará el pago de la nueva deuda en la moneda en que tiene sus ingresos.

Scotiabank efectuó, en octubre del año pasado, una feria de soluciones crediticias para sus clientes con atrasos en pago de cuotas en préstamos o tarjetas de crédito. Foto: Melissa Fernández.
Scotiabank efectuó, en octubre del año pasado, una feria de soluciones crediticias para sus clientes con atrasos en pago de cuotas en préstamos o tarjetas de crédito. Foto: Melissa Fernández.

Los bancos, tanto públicos como privados, siempre cuentan con opciones para reconvertir deudas.

Sin embargo, desde el segundo semestre del año pasado, varias instituciones lanzaron campañas para renegociar deudas y frenar la morosidad.

Los datos de la Superintendencia General de Entidades Financieras (Sugef) muestran que, desde mediados del 2016, inició un ascenso en la mora de los hogares con créditos en dólares. Actualmente supera el 3,5% del saldo de la cartera de préstamos dirigidos a personas físicas.

Para Gustavo Vargas, gerente general del Banco Nacional, cuando un deudor siente que entrará en problemas de pago, lo mejor que puede hacer es ir al banco y buscar una solución.

"¿Si ya estoy en una situación complicada qué debo hacer? En ese caso, en la banca tratamos de asesorar a nuestros clientes para corregir una situación. Si enfrenta un problema acérquese a su entidad, lo peor que puede hacer es dejar que crezca la bola de nieve", recalcó Vargas.

El banquero destacó que ninguna entidad financiera quiere tener ni la casa, ni el carro del cliente, pues el negocio es prestar.

“Todos tenemos programas para ayudar, renegociar deudas y extender plazos”, explicó Vargas.

Por su parte, Rossy Durán, gerente Corporativa de Finanzas del Banco de Costa Rica, explicó que las entidades financieras analizan la capacidad de pago de los clientes, al cambiar una deuda de dólares a colones, porque deben garantizar que el deudor puede asumir la nueva deuda.

“El cliente debe tener capacidad de pago para hacerle frente a la cuota que resulte de la modificación y la garantía debe cubrir a los márgenes reglamentarios el nuevo monto”, afirmó Durán.

Javier Barnes, gerente de Crédito de BAC Credomatic, comentó en noviembre pasado que los bancos pueden readecuar deudas, pero el cliente debe demostrar que es un deudor responsable y para por una situación extraordinario y temporal.

Muchas entidades financieras han optado, principalmente en deudas grandes y a largo plazo, en establecer pólizas de vida o desempleo en caso de impagos.