María Luisa Madrigal. 4 enero
La primera gran diferencia con las oficinas bancarias es el horario. Las transacciones están a la mano los 365 días del año durante las 24 horas del día.
La primera gran diferencia con las oficinas bancarias es el horario. Las transacciones están a la mano los 365 días del año durante las 24 horas del día.

Mediante las aplicaciones disponibles para los teléfonos inteligentes, los bancos pretenden facilitar el día a día de sus clientes. Si antes, para realizar una transferencia de dinero era necesario sacar algunas horas e ir a hacer la fila a las entidades financieras, hoy se puede tramitar desde un celular y con resultados inmediatos.

La Nación consultó a los distintos intermediarios todo lo que puede hacer desde las sucursales digitales.

De cajas a ‘apps’

BN Móvil es el nuevo nombre de la aplicación del Banco Nacional (BN) para teléfonos inteligentes. La ‘app’ remozó su interfaz gráfica de manera que sea más intuitiva para los clientes, además, pasó de llamarse BN Mi Banco a BN Móvil.

Esta es solo una de las ‘apps’ bancarias que son parte del día a día de los usuarios de smartphones, tabletas y otros dispositivos inteligentes.

En la misma línea, BAC Credomatic invirtió en la actualización de su aplicación desde la que se pueden ejecutar trámites simples como transferencias entre cuentas del mismo banco o a otras instituciones, hasta pagos de recibos y creación de nuevas cuentas.

La primera gran diferencia con las oficinas bancarias es el horario. Las operaciones están a la mano los 365 días del año, durante las 24 horas del día.

Por ejemplo, el Banco de Costa Rica (BCR) tiene a disposición de los clientes cuatro aplicaciones para distintos usos: una de sucursal bancaria y Sinpe Móvil, además de pensiones, fondos y valores.

Mientras que Davivienda permite, desde la aplicación, que el usuario pueda reinvertir sus certificados de depósito a plazo y pedir adelantos de efectivo.

Estos son ejemplos de la amplia gama de opciones que tiene el usuario. El celular se convirtió -y cada vez con más éxito- en una pequeña sucursal bancaria de bolsillo.

En el país, el acceso a celular es masivo. Existen más de 8,8 millones de líneas celulares, lo que significa una penetración móvil de 179%, según datos de la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel). El uso de Internet desde el celular superó los 4,8 millones de personas, en el 2018.

Ese escenario explica el crecimiento en capacidades que han tenido las aplicaciones bancarias para celular.

Diversidad de opciones

Consultas, transferencias, pagos, solicitud y revisión de tarjetas y préstamos o chats son varias de las opciones principales de las aplicaciones bancarias. El usuario podría, incluso, crear una nueva cuenta 100% digital.

La mayoría de estas se divide en pestañas o grupos de acciones. Por ejemplo, en la ‘app’ del Banco Nacional es posible encontrar una opción de consultas, con acceso a cuentas, ahorros programados, pensiones y fondos.

También está la opción de transferencias, con posibilidad de pasar dinero a otros bancos, a cuentas de la misma institución, Sinpe Móvil e incluso a cajeros automáticos.

El usuario puede pagar desde el recibo de la luz, hasta programar un pago automático de un préstamo.

Las tarjeta de débito y crédito son otras de las opciones más completas de las ‘apps’. Los clientes podrán realizar avances de efectivo, consultas de saldo, reportes de extravío o robo y cargar o descargar dinero de la tarjeta.

Por ejemplo, en la ‘app’ del BCR las opciones son casi idénticas. Fácilmente, los clientes pueden hacer solicitudes en línea de productos o servicios y hacer cotizaciones, consultar las promociones vigentes, programar su cita para obtener el pasaporte o la licencia de conducir y contactar directamente con el centro de asistencia por medio de WhatsApp.

Pago sin contacto

La ‘app’ del BAC Credomatic permite a sus usuarios realizar pagos sin contacto usando un teléfono celular. A través de la tecnología NFC (near field communication), los dueños de tarjetas de débito y crédito Visa y con un celular que posea el sistema operativo Android, pueden pagar en comercios afiliados.

La NFC es una tecnología inalámbrica, que se basa en la proximidad de dos dispositivos para intercambiar datos. Las terminales deben casi tocarse para poder llevar a cabo la acción.

Para poder usar este sistema, el usuario deberá seguir los siguientes pasos:

  • Activar la función NFC en el teléfono y tener activado algún tipo de bloqueo del mismo (contraseña, huella digital, reconocimiento facial o patrón).
  • Inscribe la tarjeta que se va a utilizar para este tipo de transferencias en la ‘app’ del BAC.
  • A la hora de pagar solo se debe acercar el celular desbloqueado a la terminal. No es necesario tener abierta la aplicación.
Seguridad

Uno de los aspectos primordiales en este tipo de plataformas es la seguridad. Para poder tener acceso al las aplicaciones bancarias, los usuarios deben ingresar contraseñas, pines, ‘tokens’ y otros tipos de claves que varían entre una entidad y otra.

Sumado a eso, las transacciones piden un nuevo comprobante de seguridad. En el Banco Nacional, cada solicitud que el cliente realice donde mueva dinero de sus cuentas, la ‘app’ le solicita un código de validación que se lo enviará mediante correo electrónico o número celular

BCR Móvil adicionó a la clave dinámica el registro de dispositivo, para que el cliente pueda autorizar cinco dispositivos en donde desea utilizar la ‘app’, también permite el bloqueo y cambio de parámetros en las tarjetas de crédito y débito.

El BAC cuenta con una ‘app’ específica para generar un código numérico, con el fin de realizar las transacciones tanto en la aplicación bancaria, como desde la sucursal electrónica en la computadora, mientras que el cliente de Davivienda tiene con un sistema similar, un código se genera a partir de un mensaje o a través de un correo electrónico con el número ‘token’ para hacer la transferencia.

Las opciones son muchas y están en constante desarrollo. Las distintas aplicaciones bancarias sufren actualizaciones no solo para mejorar su usabilidad, sino para generar nuevos servicios que buscan atraer a más usuarios, día a día.