Banca

Bancos podrán mantener arreglos de pago con clientes sin someterlos a pruebas de estrés financiero

Conassif prorrogó las medias de flexibilización crediticia para el 2021 debido a que el ritmo de recuperación económica será lento, y para mitigar el impacto de la pandemia en hogares y empresas

El Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif) acordó, este lunes 1. ° de febrero, prorrogar hasta diciembre de 2021 las medidas de flexibilización crediticia para mitigar los efectos de la pandemia sanitaria en los hogares y empresas.

En específico, se permite a las entidades financieras efectuar prórrogas, refinanciamientos y readecuaciones sin necesidad de realizar análisis de estrés de deudores.

Dicha prueba evalúa la capacidad de pago de una persona o empresa sometiéndolo a ejercicios de aumentos significativos en el tipo de cambio o tasas de interés.

También mantendrá la suspensión temporal de la medida conocida como “operación especial”. Este concepto permite que un banco pueda modificar las condiciones de un crédito sin empeorar la nota de un deudor, como máximo dos veces, en un periodo de 24 meses.

Con la suspensión, la entidad financiera podrá realizar los cambios en las condiciones contractuales de los créditos que sus deudores requieran, las veces que sea necesario, durante el 2021.

La última medida, dirigida a las entidades, es la flexibilización temporal de los requerimientos de capital asociados al plazo de las operaciones y a la medición de riesgos de mercado. Esta está asociada a la medición de la suficiencia patrimonial.

A pesar de la flexibilización, las entidades deberán establecer nuevamente sus políticas internas en la medición de la capacidad de pago de cada cliente, a partir del 1.° de abril próximo. Esta política se había acordado aplicarla de nuevo en diciembre del 2020; durante la mayor parte del año pasado estuvo suspendida.

La decisión del Consejo establece que las entidades cuentan ahora con una mejora valoración del impacto de la crisis sobre sus deudores y sus propias finanzas.

“Sin embargo, a pesar de que se observa una importante recuperación económica, esta no es suficiente para alcanzar el nivel de producción previo a la pandemia, tal y como lo señaló Banco Central en su Programa Macroeconómico 2021-2022”, se detalla en un comunicado de prensa.

Alberto Dent, presidente del Conassif, explicó que el acuerdo permite entidades puedan continuar apoyando a los deudores, pero reflejando a la vez los riesgos acumulados entre el año pasado y este.

“La recuperación económica se está atrasando y persiste la incertidumbre de la severidad y duración de la crisis. Esperamos recuperación, pero creemos que sería más larga y lenta”, destacó Dent.

El Presidente del Consejo explicó que la suspensión de la prueba de estrés al cliente no implicará que la nota crediticia se suspenda.

“La entidad financiera tienen que hacer la reclasificación de un cliente basado en la realidad. Incluimos una cláusula que si la clasificación del cliente desmejora en una operación, pero está al día en otra operación financiera, las provisiones de la entidad financiera será solo del 5%”, explicó Dent.

El vocero del Conassif detalló que mantendrán una revisión cercana del impacto y efectividad de las medidas acordadas, en conjunto con la Superintendencia General de Entidades Financiera (Sugef).

La idea, destacó Dent, es proponer oportunamente nuevos medidas de acción según la evolución de la crisis y de la recuperación que se prevé lenta.

Un millón de readecuaciones

La Asociación Bancaria Costarricense (ABC) informó, este martes 2 de febrero en conferencia de prensa, de que el sistema bancario nacional efectuó, el año pasado, 1,03 millones de readecuaciones crediticias a sus clientes debido a los efectos provocados por la pandemia sanitaria.

En total, 14 bancos hicieron prórrogas o refinanciamientos por ¢6,8 billones lo cual significó el 40% del saldo total prestado por la banca.

La ABC destacó que el año pasado fue complejo por la crisis de la covid-19.

“Aún en este momento los bancos siguen analizando casos de manera individual, porque sabemos que la crisis para muchos continúa y los niveles de incertidumbre aún son altos”, dijo María Isabel Cortés, directora Ejecutiva de la ABC.

La banca reportó, en conjunto, una utilidad neta de ¢142.000 millones el año pasado, 26% menos respecto al 2019, según datos de Sugef.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.