Marvin Barquero. 18 enero
Las empresas de autobuses dijeron que tienen 60 unidades para el transporte de mano de obra migrante, pero ante la escasa demanda ahora están ociosas. Foto: Cortesía del Icafé
Las empresas de autobuses dijeron que tienen 60 unidades para el transporte de mano de obra migrante, pero ante la escasa demanda ahora están ociosas. Foto: Cortesía del Icafé

El traslado de mano de obra nicaragüense se comporta, hasta ahora, muy por debajo de las expectativas de los autobuseros y de las cifras señaladas en noviembre por los sectores agrícolas, lo cual podría acarrear pérdidas a los transportistas.

Óscar Alfaro, presidente de la compañía Transnica y vocero de las cinco empresas autorizadas para traer desde Nicaragua mano de obra temporal, aseguró que les hablaron de internar al menos 30.000 nicaragüenses, cifra que incluso podría subir a 35.000.

Empero, el volumen de trabajadores trasladados apenas va por 5.645 y en lugar de repuntar está paralizado en este momento, aseveró Alfaro.

Los transportistas se registraron ante el Ministerio de Salud, la Dirección General de Migración y el Consejo de Transporte Público para quedar autorizados a participar en el programa especial de ingreso de mano de obra temporal para las cosechas agrícola.

Esas entidades y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) y la Cancillería lograron un acuerdo con Nicaragua, en noviembre pasado, para internar temporalmente a trabajadores, cumpliendo estrictamente protocolos de salud, para evitar la eventual pérdida de cosechas.

Según Alfaro, al menos en el sector cafetalero, donde se tenía más expectativas para traer recolectores, les dicen que hay atrasos en la maduración y la demanda podría aumentar.

Sin embargo, Xinia Chaves, directora ejecutiva del Instituto del Café de Costa Rica (Icafé), explicó este jueves 14 de enero, que el pico de maduración ya se está dando, pese al atraso, y no se estiman mayores necesidades de recolectores a partir de ahora.

Según Chaves, el servicio brindado por las empresas de autobuses es excelente, con el cumplimiento de todos los protocolos de salud, pero acotó: “el tema del volumen de mano de obra es algo que no está en mis manos”.

Alfaro explicó que las cinco empresas de transporte llamaron a trabajadores que tenían con jornadas suspendidas y dispusieron de alrededor de 60 unidades para atender la eventual demanda, lo que los haria incurrir en pérdidas.

Además, el servicio ordinario de transporte de pasajeros hacia Nicaragua está afectado por diversas razones, lo cual lleva a que las unidades y los trabajadores estén en este momento paralizados.

Del lado nicaragüense se esperaba que el consulado costarricense comenzara a emitir visas en febrero, pero se trasladó la fecha casi dos meses. En el caso de viajar desde Costa Rica a Nicaragua, el costo de la prueba de la covid-19 frenó totalmente la intención de viajar, recordó el empresario.