Marvin Barquero. 24 abril
Los industriales del arroz dijeron que el mercado se desequilibró ante una demanda inusual en marzo, cuando Los consumidores se llevaron el grano del comercio. Foto: Archivo
Los industriales del arroz dijeron que el mercado se desequilibró ante una demanda inusual en marzo, cuando Los consumidores se llevaron el grano del comercio. Foto: Archivo

Los ministerios de Economía, Industria y Comercio (MEIC) y de Agricultura y Ganadería (MAG) autorizaron la importación de 60.634 toneladas de arroz en granza (con cáscara), para garantizar el abastecimiento de este año y evitar una eventual alza de precios.

El decreto de desabasto, mediante el cual se autoriza la importación sin pagar los aranceles del 35% vigentes, ya está listo, pero deber ser firmado por el presidente de la República, Carlos Alvarado, según confirmaron los ministros Victoria Hernández, del MEIC, y Renato Alvarado, del MAG.

La solicitud de importación fue lanzada por la Asociación Nacional de Industriales del Sector Arrocero (Aninsa), el 2 de abril pasado. Contó con el apoyo de la Corporación Arrocera Nacional (Conarroz), donde hay representación de los productores.

Costa Rica produce actualmente alrededor del 40% del arroz que consume. El resto se debe importar desde el exterior. Para el año arrocero 2018-2019, se estimó el consumo en un promedio mensual de 19.685 toneladas métricas de grano pilado (sin cáscara).

Esa cifra coloca al arroz como el producto de mayor consumo en el país. Además, este grano se mantiene como el único producto con precio fijado por ley.

La importación de arroz sin pagar los aranceles debe estar cobijada por un tratado de comercio (de Estados Unidos se importa una cuota anual) o por una declaratoria de desabastecimiento, emitida por el Gobierno en un decreto.

La ministra Hernández, cuyo despacho debe realizar el análisis de mercado antes de declarar el desabasto, explicó este viernes 24 de abril que las 60.634 toneladas se usarán en el mercado en el año arrocero 2020-2021, que se inicia en julio próximo.

Para el actual año arrocero (2019-2020), que termina este junio, el Gobierno ya había autorizado importaciones sin aranceles por 19.500 toneladas en granza, que entraron en enero, y por otras 20.000 toneladas, que ingresaron a partir de febrero.

Dos objetivos

Hernández explicó que el MEIC busca dos objetivos con la autorización de esa importación sin pagar aranceles, aunque el grano se use en el segundo semestre del año.

El primero es garantizar la existencia de arroz hasta que finalice este 2020, juntando la compra en el exterior con la cosecha nacional que comienza en julio.

El segundo objetivo es comprar lo más pronto posible, en vista de que los precios internacionales están subiendo, con lo cual se evitaría una eventual alza de precio al consumidor.

Conarroz detalló que el precio internacional por tonelada en granza estaba en $310 en diciembre pasado. En enero pasó a $326,50 por esa unidad y en abril ya está en $371,25 la tonelada. La diferencia entre diciembre y ese mes de abril ya alcanza un 20%.

En la mañana de este viernes, el ministro Alvarado dijo que tiene muy claro el tema del aumento de precios internacionales, los cuales suben ante una mayor demanda.

Por eso, agregó el funcionario, estaban en apuros para publicar el decreto, pues con ello se puede pactar la compra del grano.

Hernández recordó que la industria tiene existencias de arroz para unos tres meses y medio, lo cual permitiría terminar bien este año arrocero. Calculó que la importación entraría en el segundo semestre del año.