Marvin Barquero. 27 marzo
Los productores sembraron más piña ante la fuerte demanda para jugo. Pero fue una ventana temporal y ahora hay sobreoferta, lo cual provoca venta en mercado local de fruta de alta calidad a muy buenos precios. Aquí la bodega de frutas Agromóvil, al costado oeste del mercado Borbón, en San José. Foto: Albert Marín.
Los productores sembraron más piña ante la fuerte demanda para jugo. Pero fue una ventana temporal y ahora hay sobreoferta, lo cual provoca venta en mercado local de fruta de alta calidad a muy buenos precios. Aquí la bodega de frutas Agromóvil, al costado oeste del mercado Borbón, en San José. Foto: Albert Marín.

El valor de las exportaciones costarricenses de jugo de piña tropical se desplomó un 48% al comparar el 2016 con el 2018, pues se está cerrando una ventana de mercado temporal que elevó fuertemente las colocaciones.

La gran ventana se abrió en el 2014, pero se acentuó en el 2015 y el 2016. Se presentó porque los países del sudeste asiático, tradicionales oferentes del jugo de esta fruta, tuvieron problemas de producción y bajaron sus exportaciones, según la Cámara Nacional de Productores y Exportadores de Piña (Canapep).

La ventana temporal fue tan fuerte que el valor las exportaciones de jugo de piña tropical superó a las de jugo y concentrado de naranja en los últimos cinco años, consecuencia de ventas extraordinarias, particularmente en Europa.

Las exportaciones de jugo de piña pasaron de $68 millones en el 2013 a $100 millones en el 2014. Luego se dispararon hasta los $200 millones en el 2016. En el 2017 y el 2018 se presentaron bajas a $156 millones y $104 millones, respectivamente, de acuerdo con cifras incluidas en el documento anual “Comercio exterior del sector agropecuario”, publicado por la Secretaría Ejecutiva de Planificación Sectorial Agropecuaria (Sepsa), adscrita el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG). Este informe se basa en cifras del Banco Central.

Una ventana de mercado de los últimos años llevó a un fuerte crecimiento de las ventas de jugo de piña tropical
Una ventana de mercado de los últimos años llevó a un fuerte crecimiento de las ventas de jugo de piña tropical

La caída de los dos últimos años hizo que el sector “no tirara las campanas al vuelo” y analizara que podría ser una situación coyuntural y no permanente, según representantes de los piñeros.

Sin embargo, entre el 2014 y el 2016 se suscitó una actividad piñera inusual, causada en especial por ese repunte en la demanda de fruta para jugo. Al caer esta en el 2017 y, especialmente en el 2018 e inicios del 2019, se presenta una sobreoferta de la fruta, la cual se siente actualmente en el mercado local en Costa Rica.

Es por eso que actualmente se ofrece fruta de muy buena calidad en puestos callejeros e incluso en supermercados a precios de ¢1.000 por dos o tres unidades, explicó Abel Chaves, presidente de Canapep.

Condición de mercado

Chaves advirtió de que en los años 2015 y 2016 se presentaron problemas con la producción de piña en países del sudeste de Asia, como Filipinas e Indonesia, especialmente, causados por el clima y los ciclones.

El sudeste de Asia es el principal proveedor mundial de subproductos de la piña. Costa Rica ocupa el primer lugar en el mundo distribuidor de fruta fresca.

La situación en el sudeste asiático disminuyó la oferta de jugo de piña tropical en Europa y, por tanto, se comenzó a importar más desde Costa Rica. El rubro de jugo es un sector fuerte y en crecimiento, dijo Chaves, pero el gran empuje de los últimos años se puede deber a aquella situación coyuntural.

Esa condición temporal del mercado mundial causó en Costa Rica una fuerte demanda de piña para jugo. El valor del kilo, comprado para ese fin, pasó de $0,05 a entre $0,30 y $0,33, recordó Chaves. Esos precios se presentaron entre el 2015 y el 2016 y todavía en el 2017.

Tal fue la situación con el jugo que muchos de los productores prefirieron vender la fruta a las procesadoras de la bebida y dejar de colocarla en las plantas empacadoras que exportan fruta fresca, según los registros de Canapep.

Antes del 2014, el valor de las ventas de este producto presentaba un crecimiento considerado dentro de lo normal. En el 2012 se vendieron $60 millones y en el 2013 las colocaciones fueron por $68 millones, de acuerdo con los informes de Sepsa.

Empero, este producto tiene fluctuaciones, pues en el 2011 se logró exportar un total de $108 millones y en el 2010 fueron $80 millones.

El crecimiento de las exportaciones de jugo de piña era esperable en Costa Rica, pese a la competencia en el mercado, por el incremento en la disponibilidad de la fruta en nuestro país. El área sembrada de piña pasó de 40.000 hectáreas en el 2014 a 44.500 hectáreas en el 2017, de acuerdo con el informe estadístico anual del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

La producción, en tanto, se incrementó desde 2,87 millones de toneladas en el 2014 a 3,05 millones en el 2017 (último dato disponible), según el informe del MAG.

Mucha de la fruta no califica para exportación por tamaño o deformidades, pero tiene todas las condiciones para utilizarla en las procesadoras de jugos.

Costa Rica, empero, se ha caracterizado más por las exportaciones de piña fresca. Este rubro generó el año pasado $989,5 millones, con lo cual se colocó en segundo lugar como producto dentro de las exportaciones costarricenses, solo detrás del banano. El principal comprador de la fruta es Estados Unidos que compró $471,6 millones en el 2018, según las estadísticas de Procomer.