Marvin Barquero. Hace 2 días
El sacrificio de ganado aumentó en abril pasado, pero las exportaciones bajaron. Eso es un indicador de que se está destinando más producto al mercado local, consideró la Corporación Ganadera (Corfoga). Foto: Archivo
El sacrificio de ganado aumentó en abril pasado, pero las exportaciones bajaron. Eso es un indicador de que se está destinando más producto al mercado local, consideró la Corporación Ganadera (Corfoga). Foto: Archivo

China se consolidó como el mejor mercado para la carne bovina costarricense, en los primeros cuatro meses del año, pero una fuerte caída en el valor de las ventas a Estados Unidos afectó el resultado general.

El ingreso por ventas a China siguió al alza, con un aumento del 18% en el primer cuatrimestre, respecto al mismo periodo del 2020, mientras que el valor de las exportaciones a Estados Unidos cayó 43% en ese lapso.

El sector ganadero observa con calma el tema con Estados Unidos, pues el año pasado fue excepcionalmente bueno para los envíos a ese país.

Los datos del portal estadístico de la Promotora del Comercio Exterior (Procomer) indican que en el acumulado entre enero y abril de este año, Costa Rica envió carne a Estados Unidos por un valor de $8 millones, en tanto que en el mismo periodo del año pasado las ventas llegaron a $14 millones.

Este comportamiento de las ventas a Estados Unidos opaca el aumento que se mantiene con China, que se fortalece como principal mercado para ese producto. Las colocaciones al gigante asiático subieron con fuerza en los primeros cuatro meses del año, respecto al acumulado de enero a abril del 2020.

Las cifras de Procomer indican que a China se enviaron, entre enero y abril de este año, $22,5 millones en carne, en comparación con los $19 millones colocados en igual periodo del 2020.

El tercer mercado en importancia para las ventas al exterior de este alimento es Puerto Rico, que se comporta con estabilidad en los últimos dos años.

Pese al buen comportamiento con China, la precipitación de las ventas a Estados Unidos hace que en el efecto combinado ese sector cierre a la baja en el acumulado total entre enero y abril.

De acuerdo con el portal de Procomer, las colocaciones totales de carne, en los primeros cuatro meses, cerraron en $40,6 millones, en el 2020, y para este año la suma llegó a $38,8 millones.

En total, el valor de las ventas de carne bovina cayó 4% en el acumulado del primer cuatrimestre del 2021.

Revisar mercado

El director ejecutivo de la Corporación Ganadera (Corfoga), Luis Diego Obando, explicó que es interesante analizar el mercado de Estados Unidos, pues en ese país hay un crecimiento de la demanda interna y, pese a ello, bajaron las ventas de Costa Rica.

Destacó que China se continúa afianzando como el mejor mercado para ese producto. Efectivamente, según los números de Procomer, ese país representó 73% del valor total de las colocaciones, en cuatro meses de este año.

Leonardo Murillo, jefe del Departamento de Investigación y Divulgación de Corfoga, dijo que las plantas industrializadoras prefieren exportar a China, por factores que no están claros. Empero, dijo, podría ser por la necesidad de afianzarse en un mercado nuevo y ganar posiciones.

Con Estados Unidos, consideró Obando, se están presentando dos factores: el efecto rebote, porque el 2020 fue un año excepcional para las ventas, y que los ganaderos ven un repunte del mercado local costarricense, su meta prioritaria, dejando al mercado del norte como segunda opción.

Ese fenómeno queda representado en los datos de sacrificio animal de abril, pues en ese mes de este 2021 la matanza alcanzó 35.430 animales, mientras que el cuarto mes del año pasado fue de 32.179 animales, según la página de Corfoga.

Murillo, por su lado, hizo notar un repunte de los precios internacionales de referencia de este producto. La cotización promedio del corte con 15% de grasa, de referencia para Centroamérica, estaba en $3,97 el kilo, en diciembre; paso a $4,68 el kilo en febrero y se ubicó en $4,99, en abril pasado.

Ese comportamiento, empero, es un repunte desde la caída de cotizaciones del 2020, cuando el valor promedio se desplomó desde $5,01 por kilo, en junio, hasta el mencionado $3,97 por esa unidad, en diciembre.