Irene Rodríguez. 18 septiembre
Esta es la primera prueba que se realizó con este test experimental, para ello se utilizó ARN sintético del virus. El color amarillo indica que la prueba es positiva, el rojo, que es negativa. Foto: Cortesía de Andrés Gatica
Esta es la primera prueba que se realizó con este test experimental, para ello se utilizó ARN sintético del virus. El color amarillo indica que la prueba es positiva, el rojo, que es negativa. Foto: Cortesía de Andrés Gatica

Científicos de la Universidad de Costa Rica (UCR) lograron los primeros resultados en su laboratorio para conseguir una prueba diagnóstica de covid-19 que, con solo una muestra de saliva, pueda decirle a una persona si es positiva o no en cuestión de una hora.

Este tipo de examen de detección utiliza una tecnología llamada LAMP (amplificación isotérmica por lazo o por bucle, por sus siglas en inglés).

La prueba toma la saliva de la persona, la calienta a 95 grados Celsius para amplificar posibles trazas del virus y da el resultado sin necesidad de equipos sofisticados o laboratorios de biología molecular, como los que se requieren con las actuales pruebas de PCR.

El paso adelante que dio la UCR consiste en que se lograron crear, de forma sintética, tres de los genes del virus SARS-CoV-2, causante de la covid-19. Estos genes servirán para probar y calibrar los kits de la nueva prueba antes de utilizarla en pacientes.

Además, gracias a una donación de la empresa privada, se consiguieron kits LAMP internacional para investigación. Este kit se utilizará como control para probar los que se desarrollen en la UCR.

“Esperamos tres semanas a que llegaran los kits, pero ya llegaron y nos pusimos a trabajar. Esto nos permitió probar el virus sintético y ver si funcionaba, ya vimos que sí, la prueba con los genes sintéticos del virus dio positiva, y la otra, negativa", explicó Andrés Gatica, investigador de la Escuela de Biología y coordinador del proyecto.

De acuerdo con Gatica, con esto se probaron dos cosas: que el virus sintético sí funciona y que el kit también lo hace y será buen control.

El siguiente paso consiste en utilizar saliva sintética, con las mismas características del ser humano, y mezclarla con los genes del virus y probarlos con el kit internacional. Esto lo harán en los próximos días.

La meta: una prueba rápida y confiable

¿Cómo funciona la prueba LAMP? Si una persona tiene síntomas o estuvo en contacto con un caso confirmado, esta escupirá su saliva en una cápsula de plástico.

Luego de 15 minutos a temperatura ambiente, la muestra de saliva se calienta hasta llegar a 95 grados Celcius. Luego se pone a 65 grados Celcius durante 45 minutos en baño maría. Esto lleva a que se amplifique la muestra lo suficiente como para detectar la presencia (o ausencia) de la genética del virus en la saliva.

Al cabo de una hora, aproximadamente, se vería un cambio de color: si es negativo se verá en rojo, si es positivo, amarillo.

¿En qué consiste la prueba LAMP?

Esta iniciativa busca desahogar la presa que hay en las pruebas diagnósticas de covid-19.

FUENTE: UNIVERSIDAD DE COSTA RICA    || J.C.INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

“La especificidad es bastante alta, porque se lleva a cabo una amplificación de secuencias específicas de los genes del virus, los mismos que se utilizan en el PCR”, destacó el investigador Andrés Gatica.

De acuerdo con lo visto en otros países, la sensibilidad de la prueba LAMP (posibilidad de que los positivos sean realmente positivos y no falsos positivos) es igual a la del PCR, cercana a un 95% o más.

Y la especificidad (posibilidad de que los negativos sean realmente negativos y no falsos negativos) ronda el 97% de lo visto en PCR, que igual es superior a un 90% de los casos.

“Debido que el test es tan rápido, si hay sospechas de que sea un falso negativo y de que la persona realmente sí tenga el virus, nada más se le pide al paciente que escupa en un tubito, tantas veces como sea necesario”, afirmó Segura.

Objetivo: descongestionar la demanda de pruebas

En este proyecto hay profesionales de las escuelas de Biología, Física, Matemáticas, Química, Salud Pública y Administración Pública, así como de las facultades de Farmacia y Medicina.

Además, recientemente se unieron al proyecto dos profesionales en microbiología del Instituto Costarricense de Investigación y Enseñanza en Nutrición y Salud (Inciensa).

La idea consiste en que, una vez que estén probadas y aprobadas por el Ministerio de Salud, estos tests puedan desahogar la presa que hay en las pruebas diagnósticas por PCR.

Costa Rica aumentó la capacidad de pruebas diagnósticas a 4.500 por día. Sin embargo, esto no ha sido suficiente para atender la demanda actual.

El pasado 3 de agosto, el ministro de Salud, Daniel Salas, indicó que la presa en los resultados de pruebas había bajado a la mitad, pero que, a ese entonces, aún faltaba el análisis de cerca de 2.500.

“En efecto, el PCR es el estándar de oro y en general, durante la pandemia, no vamos a poder deshacernos del PCR. Pero sí existen otras tecnologías análogas al PCR que tienen un nivel de sensibilidad y especificidad igual o muy similar y que son más baratas, más rápidas y más sencillas”, manifestó Ismael Segura, profesor y docente investigador del Instituto de Investigaciones Farmacéuticas (Inifar) de la Facultad de Farmacia.

De acuerdo con los investigadores, esta podría ser una solución para cuando deban hacerse varias pruebas a la vez.

“El PCR no sirve para muestreos masivos”, apunta Segura.

Gatica complementa: “Se podría aplicar a turistas en aeropuertos, a recolectores de café o trabajadores de empacadoras”.

¿Qué sigue?

Gatica es consciente de que el trabajo de todo el equipo apenas comienza.

En este momento, elaboran los protocolos de un ensayo clínico para presentarlo ante Comité Ético Científico (CEC). Estos son necesarios para comenzar a probar con saliva humana y validar si funciona como prueba diagnóstica.

Asimismo, el equipo está adelantando la elaboración de los kits costarricenses, pues tienen varios de los materiales necesarios.

También buscan obtener el aval del Ministerio de Salud y que este considere la utilización de esta opción.

“Este miércoles (16 de setiembre) teníamos reunión con el ministro y parte de su equipo, pero tuvo que reprogramarse por causas de fuerza mayor (el fallecimiento del padre de Daniel Salas, ministro de Salud). Pero buscamos reunirnos en cuanto sea posible y buscar una declaratoria de interés público", indicó Gatica.

Mientras tanto, el equipo continúa en la búsqueda de fondos a través de empresas privadas para acelerar el desarrollo del proyecto.

“Estamos trabajando todos los días en esto, la meta es tener la prueba lista en tres meses”, concluyó Gatica.