Irene Rodríguez. 26 mayo
El nacer de forma prematura (antes de cumplir las 34 semanas de gestación) aumenta el riesgo de presentar bajo peso. Imagen con fines ilustrativos. Foto: Albert Marín.
El nacer de forma prematura (antes de cumplir las 34 semanas de gestación) aumenta el riesgo de presentar bajo peso. Imagen con fines ilustrativos. Foto: Albert Marín.

Cada año, 5.200 bebés nacidos en Costa Rica vienen al mundo pesando menos de 2.500 gramos, lo que se considera como bajo peso.

Esta condición, vista en el 7,5% de los nacimientos del país, los expone a problemas de crecimiento y desarrollo, mayor riesgo de muerte en el primer lustro de vida, y mayores posibilidades de enfermedades infecciosas durante sus primeros días y a males cardiovasculares en su vida adulta.

Estos son algunos datos que se recogen en el primer informe mundial sobre bajo peso al nacer, elaborado en conjunto por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). Los resultados, que toman en cuenta a 148 países, se publicaron en la revista The Lancet Global Health.

Las cifras de Costa Rica son casi la mitad de las vistas en el mundo, donde el 14,6% de los menores nace con estas condiciones. Esto significa, aproximadamente, uno de cada siete (en nuestro país, como se dijo anteriormente, son solo ocho de cada cien).

El informe señala que, de 281 millones que se ven en promedio cada año, unos 20,5 millones nacen con esta condición.

¿Qué hace a un bebé nacer pesando menos de lo apropiado? Los factores pueden ser muchos; uno de los principales es enfrentar un nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas de gestación, cuanto más prematuro sea el nacimiento, menor el peso).

Otras razones son que, por alguna enfermedad o problema de desarrollo, los menores no crezcan dentro del viente al ritmo que deberían, o que su crecimiento se estanque y con esto, aunque nazca a término no tendrá el peso adecuado.

La edad de la madre también influye, pues si es menor de 16 años o mayor de 40, el riesgo de dar a luz a un bebé con bajo peso es mayor.

Otros factores son: embarazos múltiples, una infección durante la gestación, el que la madre padezca enfermedades crónicas, el que esté expuesta a drogas o bajo peso o desnutrición materna.

Radiografía de nacimientos con bajo peso

Un bebé nace con bajo peso si este es inferior a los 2.500 gramos (0 2,5 kilos).

FUENTE: THE LANCET, OMS.    || w. s. / LA NACIÓN.

Nació pesando 490 gramos, hoy tiene 11 años
Abigail Almendarez, de once años, ha sido hasta el momento la costarricense que ha nacido con más bajo peso. Esta limonense pesó 460 gramos, el 16% de lo que pesa un bebé promedio a término. Foto cortesía de la familia.
Abigail Almendarez, de once años, ha sido hasta el momento la costarricense que ha nacido con más bajo peso. Esta limonense pesó 460 gramos, el 16% de lo que pesa un bebé promedio a término. Foto cortesía de la familia.

El nacimiento con menor peso registrado por la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) sucedió el 11 de junio del 2007 en el Hospital Tony Facio, en Limón.

Abigail Almendarez Ramírez tenía solo 26 semanas de gestación (un embarazo a término tiene 40 semanas) cuando una crisis de hipertensión en su madre Beyanira Ramírez obligó el nacimiento de la menor, quien vino al mundo con 490 gramos de peso, el 16% de lo que pesa normalmente un bebé nacido a término.

Días después, esta bebé de 37 centímetros de longitud, tuvo una crisis y perdió 55 gramos.

Contra todo pronóstico médico, Abigail resistió dos cirugías críticas (una para atender una perforación en su intestino) y permaneció cuatro meses en el Hospital Nacional de Niños (HNN).

Los médicos dijeron varias veces que no saldría adelante, pero cuando cumplió el año de vida, ya pesaba lo que una niña de su edad. Hoy la menor cursa el sexto grado de escuela.

Retos a nivel mundial

Desde el 2012, los 195 estados miembros de la OMS se propusieron a reducir las estadísticas de niños con bajo peso al nacer en un 30% para el 2025. No obstante, los números indican que, desde entonces, las cifras solo se han reducido de un 17,5% en el año 2000 a un 14,6% en el 2015.

A esto se le une el hecho de que el bajo peso al nacer es el responsable de más del 80% de los 2,5 millones de fallecimientos en recién nacidos cada año.

“A pesar de los compromisos claros, nuestras estimaciones indican que los gobiernos nacionales están haciendo muy poco para reducir el bajo peso al nacer. Hemos visto muy poco cambio en 15 años, aún en los países más desarrollados. Para llegar a la meta necesitamos algo más allá que redoblar esfuerzos”, manifestó en un comunicado de prensa Hannah Blencowe, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, en Reino Unido, autora principal del informe.

A esto se le une un problema: no todos los bebés que nacen en el mundo son pesados al nacer. Los investigadores vieron que en 47 de los 148 países analizados los datos eran insuficientes. Con esto no se tiene un panorama completo

“Cada recién nacido debe ser pesado, sin embargo, a nivel mundial tenemos los registros de cerca de un tercio de ellos. No podemos ayudar a estos menores sin mejorar la precisión de los datos que recolectamos. Con mejores instrumentos para pesar y mejores sistemas de recolección de datos, podemos capturar el peso real de cada bebé, incluso de los que nacen en casa, y así proveer mayor calidad de atención a los recién nacidos y sus madres”, señaló Julia Krasevec, especialista en estadísticas y monitoreo de Unicef y coautora del documento.

También deben sumarse las disparidades. Por ejemplo, el país con menor cantidad de nacimientos con bajo peso es Suecia, con 2,4%. Mientras tanto, las estadísticas en Bangladesh –país con más casos de bajo peso al nacer– son 10 veces mayores: un 27,8%.

“Cada país debe conocer cuáles son sus causas particulares. No es lo mismo atender esta situación en una nación donde la principal razón sean los nacimientos prematuros a la que se ve en un país donde los bebés sí nacen a término, pero tuvieron problemas de crecimiento durante la gestación”, concluyó Mercedes de Onis, de la OMS, una de las autoras.