Irene Rodríguez. 4 febrero
Este es el dispositivo que se coloca en la persona. Este contiene todo el medicamento que necesita, y lo va liberando poco a poco. Fotografía: Medtronic
Este es el dispositivo que se coloca en la persona. Este contiene todo el medicamento que necesita, y lo va liberando poco a poco. Fotografía: Medtronic

Hay pacientes con cáncer en los que el dolor es una constante diaria. Algunos de ellos logran controlarlo con pastillas, inyecciones y medicamentos intravenosos; pero en otros casos, el dolor es tal que ni siquiera dosis altas logran aliviarlo.

Especialistas de medicina del dolor del Hospital México encontraron una solución para estos pacientes: la colocación de un implante que contiene la dosis del analgésico necesario y que se va liberando poco a poco para que ellos se sientan aliviados y puedan mejorar su calidad de vida.

Esta información fue revelada con motivo del Día Mundial del Cáncer, que se celebra este martes 4 de febrero.

La primer beneficiada es una mujer de 56 años, oriunda de San Carlos, con diagnóstico de cáncer de colon avanzado.

“Ella es una paciente que, por su nivel de dolor, a veces usaba más de 30 ampollas de morfina en un solo día y esto no lograba aliviarla. Después de que le colocamos el implante, la morfina se suministra de una forma más directa y no debe recorrer un camino tan largo para llegar a sanar el lugar del dolor. Ella pasó de tener 180 mg inyectados de morfina a 1,8 mg al día”, destacó Gabriel Carvajal Valdy, especialista en Cuidados Paliativos y quien realizó el procedimiento.

La paciente fue intervenida en enero pasado y asegura que hoy todo es diferente para ella.

Este dispositivo ya había sido colocado antes en el Hospital Max Peralta en Cartago, pero es hasta ahora que el Hospital México comienza un programa formal en el país. Aunque no son muchas las personas con estas características, los especialistas de este centro médico esperan colocar unos 15 al año.

“Ya tenemos vista a una persona a la que le podemos colocar este implante en febrero”, mencionó Carvajal.

¿En qué consiste este dispositivo?

Dispositivo alivia el dolor

Esta solución se le ofrece a las personas con muchísimo dolor y que no lo logran solucionar con los medicamentos tradicionales.

FUENTE: HOSPITAL MÉXICO    || J.C. INFOGRAFÍA / LA NACIÓN.

El implante es una especie de “bomba” que contiene el fármaco que la persona va a necesitar (tiene una capacidad de hasta 40 ml). Con un software, el médico programa el aparato y le indica la dosis, la hora u horas en las que debe irse liberando y la velocidad a la que esta debe hacerlo.

“Cada caso es diferente, pero la idea es que sea un proceso de liberación lento, que la persona tenga la dosis necesaria en el momento necesario”, explicó Carvajal.

Esa bomba se coloca debajo de la piel, usualmente a nivel del abdomen.

De esa bomba sale un catéter o “tubito” que lleva el medicamento hasta la médula espinal, específicamente a una zona llamada intratecal, es decir, dentro del saco que rodea a la médula espinal. Este espacio está lleno de líquido cefalorraquídeo, lo que facilita la aplicación del fármaco.

De acuerdo con los especialistas, si los fármacos llegan vía intratecal, estos se incorporan directamente al líquido cefalorraquídeo, que está presente en todo el sistema nervioso central. Por ello se consiguen mejores resultados en el control de algunos tipos de dolor crónico, en este caso, del cáncer.

Para colocar el implante la persona debe ser sometida a anestesia general y cada paso es seguido con rayos X, de manera que la colocación ocurra lo mejor posible.

La cirugía de implantación tiene una duración de una a tres horas, en el caso de esta primer paciente duraron dos horas y media.

Según el especialista, esto no solo alivia el dolor de la persona, también mejora otros aspectos de su calidad de vida. Por ejemplo, los pacientes con dolor de este tipo y que no pueden ser atendidos por los métodos convencionales de manejo de dolor, tienen visitas más recurrentes al servicio de Urgencias, sufren efectos secundarios por la ingesta de medicamentos (dado que a muchos se les deben subir las dosis) y las hospitalizaciones son más frecuentes.

“Sabemos que esto puede marcar un antes y un después en la vida de las personas a las que les colocamos el dispositivo”, concluyó Carvajal.

El cáncer en Costa Rica

El cáncer es una de las enfermedades más comunes y la segunda causa de mortalidad en nuestro país. Datos del Registro Nacional de Tumores del Ministerio de Salud señalan que, aproximadamente, se detecta un paciente nuevo cada hora.

Para el 2015 –año más reciente para el cual hay datos– se diagnosticaron 11.500 casos. Los más comunes son el de piel (2.981 casos), mama (1.322), próstata (1.016) y colorrectal (863).

En su gran mayoría, estas personas no requerirán este nuevo implante, pero se muestra en una esperanza para 15 personas cada año.