Irene Rodríguez. 6 enero, 2016

Si me vacuno contra la gripe hoy, ¿ puedo evitar enfermarme mañana?, ¿cuándo es el momento de acudir al hospital?, ¿puedo utilizar el alcohol en gel constantemente en lugar de lavarme las manos?, ¿necesito usar mascarillas en la calle?

Estas son las dudas más comunes relacionadas con el nuevo brote de infecciones respiratorias agudas graves (IRAG), dentro de las que destaca la influenza AH1N1, que ha cobrado la vida de 11 personas en las últimas semanas.

Para los especialistas en Infectología e Inmunología, una de las principales razones del aumento de casos de esta enfermedad es que la población bajó la guardia en estos mismos temas que generan dudas. Además, por no vacunarse a tiempo, no lavarse bien las manos y no estornudar o toser correctamente, podríamos tener más enfermos.

“Usted debería vacunarse una vez al año. No es cierto que le va a dar reacción; eso es incorrecto; esta vacuna ni siquiera tiene el virus activo dentro de ella”, comentó el inmunólogo Gustavo Lazo.

Esto no quiere decir que si usted “corre” a vacunarse, ya se va a librar, automáticamente, de sufrir la influenza AH1N1. El sistema inmunitario humano no funciona así.

El lavado de manos no tiene sustituto como práctica de higiene. Este hábito previene la gripe, infecciones respiratorias y también evita las diarreas y males digestivos. | ARCHIVO
El lavado de manos no tiene sustituto como práctica de higiene. Este hábito previene la gripe, infecciones respiratorias y también evita las diarreas y males digestivos. | ARCHIVO

“Si una persona decidiera vacunarse hoy, el tiempo en que el organismo empieza a producir anticuerpos es de aproximadamente dos o tres semanas”, aseguró Lazo.

Según él, “el punto de protección máxima ocurre aproximadamente a las ocho semanas”.

Para Roberto Arroba, coordinador de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, a pesar del brote que vive el país, en este momento no se pide vacunación masiva de la población, pues aún no se justifica adelantar la campaña que se hace anualmente. Asegura que la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tendrá la vacuna del 2016 a finales de marzo.

infografia
¿Cuándo vacunarse? Arroba y Lazo opinan diferente. El primero asegura que lo ideal, especialmente en personas sanas, es esperar que la vacuna 2016 llegue al país. El segundo afirma que cualquier momento es bueno, pues la protección dura todo un año (aunque se debe recordar que el efecto no es inmediato).

“En un país como Costa Rica, puede haber gripe siempre; por eso no hay que esperarse hasta que suceda un brote”, dijo Lazo.

Higiene. Lavarse las manos antes y después de comer, de ir al baño, antes de salir o al llegar a casa, sigue siendo la medida número uno para combatir este mal.

“Nada sustituye el lavado de manos. El alcohol en gel es útil para emergencias o momentos en los que no hay agua y jabón disponible, solamente”, afirmó el médico general Gerardo Vega.

Como parte de esta higiene, Vega recuerda la importancia de estornudar y toser con un pañuelo desechable y botarlo en cuanto puedan y, de lo contrario, utilizar el antebrazo para cubrirse en cada estornudo. Así se evita que el virus presente en la saliva viaje.

En este momento, las autoridades indican que no es necesario la utilización de mascarillas por parte de la población.

¿Cuándo ir al médico? Es común confundir un catarro con la influenza o gripe.

“Si tiene tos, estornudos, moquera, picazón o dolor de garganta, pero no tiene fiebre o tiene muy poca, poco dolor, es posible que sea un catarro que le dura 24 horas, lo más, 48”, señaló Lazo.

“Si tuviera influenza, es lo que normalmente la gente conoce como quiebrahuesos, usted sentiría mucho dolor, fiebre alta y mucha debilidad, le costaría hasta levantarse de la cama”, añadió. En estos últimos casos sí se recomienda acudir a un médico para que evalúe el caso.

Las personas con diabetes, hipertensión, problemas del corazón, asma u otro mal respiratorio, enfermedades del sistema inmunitario, obesos, adultos mayores y niños menores de dos años, son poblaciones vulnerables.

“Se trata de un virus muy agresivo. Si bajamos la guardia, puede llevar a hospitalizaciones por neumonía y a la muerte”, concluyó Lazo.