Irene Rodríguez. 30 agosto
El vapeo consiste en el uso de tubos o vaporizadores a los que se les introducen sustancias, que pueden ser florales o frutales, con nicotina o sin ella, para que el usuario inhale el humo que produce el calentamiento de esas sustancias. Fotografía: Archivo LN
El vapeo consiste en el uso de tubos o vaporizadores a los que se les introducen sustancias, que pueden ser florales o frutales, con nicotina o sin ella, para que el usuario inhale el humo que produce el calentamiento de esas sustancias. Fotografía: Archivo LN

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) lanzó, la mañana de este viernes, una serie de recomendaciones sobre los cigarrillos electrónicos o productos de vapeo o vapeadores.

En estas guías se les pidió dejar esta práctica a ciertos grupos de población, como adolescentes, adultos jóvenes, embarazadas y personas que no están acostumbradas a usar productos de tabaco.

De acuerdo con estas autoridades de salud, están bajo investigación 215 casos de hospitalizaciones por enfermedades respiratorias graves en 25 estados de Estados Unidos que estarían vinculadas con el uso de estos dispositivos. También se vincula una muerte en el estado de Illinois con la utilización de dichos productos.

“Aunque algunos casos en cada uno de estos estados son similares entre sí y aparentemente están asociados con productos de cigarrillos electrónicos, se necesita más información para determinar exactamente qué causa estas enfermedades respiratorias”, señala la comunicación oficial.

Muchos de los pacientes reportan síntomas que se dan de forma gradual y que incluyen dificultad respiratoria, quedarse sin aire y dolor de pecho. Algunas personas también experimentan vómitos, diarrea, fiebre y fatiga.

Otra variable que debe tomarse en cuenta es que, en entrevistas de seguimiento, varias estas personas reportan el uso de productos de vapeo con nicotina o con THC (el principal componente psicoactivo de la marihuana). El uso de ambas sustancias no se recomienda en estos productos.

¿Qué es el vapeo?

El vapeo consiste en el uso de tubos o vaporizadores a los que se les introducen sustancias, que pueden ser florales o frutales, con nicotina o sin ella, para que el usuario inhale el humo que produce el calentamiento de esos productos.

El dispositivo que se utiliza para esto recibe varios nombres, como cigarrillo electrónico, vapeador o vaporizador.

Quienes los utilizan indican que les ayuda para dejar de fumar y hay quienes dicen que nunca han vuelto al tabaco.

Las recomendaciones

Además de pedirle a adolescentes, adultos jóvenes y embarazadas, entre otros, no utilizar del todo estos productos, la FDA añade estos otros consejos.

- Si usted “vapea” y está preocupado por estos posibles riesgos para la salud, considere dejar de usar o restringir el uso de estos productos.

- No compre estos dispositivos en la calle, hágalo en establecimientos autorizados.

- No modifique los cigarrillos electrónicos, no le añada sustancias ni modifique el dispositivo a como fue elaborado originalmente.

- Si usted usa cigarrillos electrónicos, vigile sus posibles síntomas (tos, ahogo, dolor de pecho) y busque atención médica si tiene preocupación por estas manifestaciones.

La investigación

La FDA es enfática en que estas recomendaciones son temporales, dado que aún no tienen respuestas de lo que está sucediendo con estos casos. En cuanto las pesquisas arrojen resultados estas se irán modificando.

“La FDA ha recibido cerca de 80 muestras (de vaporizadores y sus sustancias) procedentes de los hospitales donde hay internamientos por esta causa. Se siguen recibiendo peticiones de estados que envían más muestras para analizar. Estas muestras representan una variedad de diferentes productos y sustancias, algunos de ellos contenían información incompleta sobre el producto”, subraya el documento.

Y añade: “la FDA está analizando cada muestra según sus componentes para ver si contienen nicotina, THC u otros canabiniodes, otros químicos e ingredientes. Los resultados serán compartidos con los respectivos estados para que puedan dar una respuesta en cada comunidad”.

La comunicación oficial indica que aún se necesita más información para entender mejor si hay una relación entre sustancias específicas y la enfermedad. De momento no parece haber uno solo involucrado únicamente. El THC y otras sustancias derivadas de la marihuana sí se han mencionado en varios casos, sin embargo, todos los químicos específicos que pueden estar implicados con la enfermedad pueden involucrar varias sustancias que no están del todo determinadas. Esta información es necesaria y crítica para tomar decisiones.

En una entrevista anterior, Jean Carlo Córdoba, profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Costa Rica (UCR) y quien realizó su práctica doctoral en el Departamento de Control de Tabaco del estado de Nueva York y realizó una revisión sobre cigarrillos electrónicos, explicó por qué esta investigación puede ser más complicada y tomar su tiempo.

“Según los últimos conteos, hay más de 430 marcas de cigarrillos electrónicos en el mercado y más de 15.000 tipos de sabores. Entonces cuando hacés la matemática de que una persona pudo usar 'X' dispositivo, pero pudo haber usado 'Y' sustancia de sabor, vemos que hay una infinidad de posibilidades para que las autoridades deben estudiar”, explicó.

En acción

Además de la investigación y de estas recomendaciones al público en general, la FDA y el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), trabajan de la mano con hospitales y clínicas que atienden a los pacientes con estas características para que estos puedan recibir la mejor atención posible.

Asimismo piden a todos los centros médicos enviar información sobre los usuarios de vapeadores que son atendidos con esta enfermedad.