13 junio, 2016
Cuando las personas ven algo que puede ser una amenaza, la amígdala se activa.
Cuando las personas ven algo que puede ser una amenaza, la amígdala se activa.

Madrid

Un equipo internacional de científicos ha descubierto que, ante situaciones peligrosas o que puedan suponer una amenaza para nuestra vida, el cerebro usa un "atajo" para enviar una alarma "ultrarrápida" a la amígdala, área encargada de procesar, entre otras emociones, el miedo.

La investigación, publicada este lunes 13 de junio en Nature Neuroscience, ayudará a entender mejor trastornos como la ansiedad o las fobias, así otras enfermedades actualmente difíciles de tratar. Para los científicos es vital comprender que existen mecanismos que no son controlables de forma consciente y se transmiten al cerebro de forma automática y veloz.

La amígdala es una de las partes más profundas del cerebro, que, desde el punto de vista evolutivo, cuenta con estructuras subcorticales antiguas.

"El circuito que llega a la amígdala es como la calzada de una ciudad romana: sobre ella han pasado muchas otras civilizaciones pero todavía sigue en uso", le explicó a EFE Bryan Strange, director del Laboratorio de Neurociencia Clínica del Centro de Tecnología Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid (CTB-UPM) y autor principal del estudio.

Esta parte del cerebro es la encargada de procesar el miedo y la mayor parte de las emociones de carga negativa como la ira.

"Cuando vemos imágenes de algo que puede ser una amenaza, la amígdala se activa. Esto se puede medir con resonancias funcionales y otras técnicas de neuroimagen" , explicó Strange. Sin embargo, dado que la amígdala es una estructura muy profunda del cerebro, estas carecen de la resolución suficiente para ver cómo funciona el proceso. Hacen falta otras técnicas, como el uso de electrodos implantados en esta región cerebral.

Los experimentos

En el estudio publicado en Nature Neuroscience, los investigadores contaron con la colaboración de 11 pacientes en tratamiento por epilepsia, quienes, durante una semana, llevaron implantes de electrodos que registraban su actividad cerebral.

Supervisados por el doctor Antonio Gil-Nagel, coautor del estudio y neurólogo del hospital Rúber Internacional, los pacientes colaboraron en dos experimentos.

En el primero, se les mostró imágenes de caras con expresión neutra, de miedo y de felicidad. "Cuando vieron las imágenes de caras con miedo, observamos que la actividad de la amígdala se encendía muy rápido, a unos 70 milisegundos; es decir, la amígdala detectaba una amenaza en tiempo récord", cuenta Strange.

Al mismo tiempo, los investigadores registraron la actividad en la corteza visual de esos pacientes y vieron que en esta área del cerebro, tras ver las caras de miedo, la señal de respuesta tardó 170 milisegundos en llegar; es decir, cien milisegundos más tarde que a la amígdala. "Un tiempo que en el cerebro es una eternidad", puntualiza Strange.

En un segundo experimento, los pacientes vieron escenas desagradables, pero que no implicaban peligro.

En este caso, la actividad en la amígdala tardó unos 200 milisegundos, lo cual significa que el cerebro solo utiliza el atajo "para estímulos que representan una amenaza", concluye.

Este atajo es un circuito neuronal formado por células del tipo "magnocelular", las más rápidas llevando información al cerebro, incluso aunque sean de baja frecuencia, mala calidad o borrosas, explicó Strange.

La investigación concluye que este circuito neuronal es el encargado de transmitir la información más urgente para la supervivencia y que lo hace a tal velocidad que es una "reacción automática que no se puede controlar conscientemente".