Irene Rodríguez. 25 septiembre
Estos son los dispositivos donde usted puede depositar de forma segura sus medicamentos. Puede encontrarlos en farmacias, municipalidades y centros de salud. Fotografía cortesía de Punto Seguro
Estos son los dispositivos donde usted puede depositar de forma segura sus medicamentos. Puede encontrarlos en farmacias, municipalidades y centros de salud. Fotografía cortesía de Punto Seguro

Cuando usted finaliza un tratamiento médico, los blister, frascos y cajas donde vienen los fármacos no pueden desecharse en un basurero común. Lo mismo sucede si hubiera sobrantes del medicamento o si este estuviera vencido.

La iniciativa Punto Seguro busca que las personas desechen los medicamentos en forma correcta y por eso cuenta con dispositivos especiales para que las personas los depositen allí y estos sean dispuestos de la mejor forma.

La red de Punto Seguro cuenta con el apoyo de la empresa Manejo Profesional de Desechos (MPD) que se encarga de hacer una correcta disposición final de los residuos para eliminar los riesgos que impliquen al entorno y a las personas los medicamentos de desecho.

Además de esto, usted ahora puede sumar ecoins (antes ecolones). Por cada entrega de medicamentos vencidos o sobrantes que sean llevados a los puntos de recepción de Punto Seguro, que estén dentro del programa Ecoins, se entregarán 25 ecoins que podrán ser canjeados por cupones de descuento para la compra de productos y servicios inscritos al programa.

“La iniciativa de ecoins es un esfuerzo que motiva a las personas porque ahora tienen un incentivo adicional para hacer bien la gestión de sus residuos. Por otra parte, los establecimientos que estén dentro de la Red de Punto Seguro tendrán una mayor visitación de personas a sus puntos de venta dado el interés que han demostrado los usuarios de la plataforma de Ecoins”, señaló Gustavo Sáenz, coordinador de Punto Seguro.

Usted pueden canjear sus medicamentos por ecoins en los siguientes lugares.

¿Qué pasa si no se desechan bien?

De acuerdo con Sáenz hay tres riesgos principales si la persona no desecha bien sus fármacos.

El primero está relacionado con riesgos para la salud, pues si, por ejemplo, un antibiótico se desecha con basura ordinaria y allí hubiera algún tipo de bacteria, esta podría comenzar a adaptarse y hacerse resistente al principio activo del antibiótico, lo que la llevaría a no poder combatirse con dicho medicamento en particular y complicaría el tratamiento.

Además, está el riesgo ambiental. Si usted bota los fármacos a un basurero o los tira en el lavatorio o escusado, estos contaminan el agua. Asimismo, sus principios activos podrían llegar a ser ingeridos por una persona que no los requiera y le terminen causando daño.

También podría suceder que algunas bacterias que habitan en el agua y sean perjudiciales para los humanos, generen resistencia al fármaco desechado. En otras palabras, se harían inmunes al antibiótico y este medicamento no podría controlarlas, por lo que, en caso de una infección, deberá recurrirse a un producto más fuerte y con mayores efectos secundarios.

De igual manera, los antibióticos podrían matar las bacterias “buenas” que ayudan a tratar aguas negras.

Es importante mencionar también que algunas medicinas contienen compuestos que si se liberan en el agua de una manera descontrolada, podrían comportarse de forma imprevista y afectarían negativamente a los seres humanos y a los ecosistemas.

Finalmente, está el riesgo de falsificación. Si usted bota en la basura tradicional envases, materiales de empaque y diseños de medicamentos, estos pueden ser utilizados por los falsificadores para introducir y distribuir falsos productos.