Irene Rodríguez. 10 junio
El bebé nació a las 29 semanas de gestación y pesó 1.130 gramos. Foto: Cortesía CCSS
El bebé nació a las 29 semanas de gestación y pesó 1.130 gramos. Foto: Cortesía CCSS

La alarma se dio el pasado 15 de mayo a las 9 p. m. en el Hospital Max Peralta, en Cartago. Una embarazada positiva por covid-19 tuvo que ser intervenida de emergencia a las 29 semanas de gestación, pues presentaba complicaciones.

Dos horas después, una prueba diagnóstica confirmaba que su bebé también era positivo por SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad pandémica.

Al tener menos de 30 semanas es considerado prematuro extremo. Además, el hecho de que solo pesara 1.130 gramos (un bebé es considerado de bajo peso si nace con menos de 2.500 gramos) lo ponía en riesgo.

Este el primer caso del 2021 en que un neonato de tan poca edad da positivo.

Desde que inició la pandemia la unidad neonatal de este hospital ha atendido a 11 hijos de madres positivas, pero anteriormente todos habían dado negativo a la prueba.

Su madre fue dada de alta al día siguiente para que continuara con el aislamiento, pero las condiciones del pequeño ameritaron internarlo en la Unidad de Cuidado Intensivo Neonatal Covid-19.

Permaneció en una incubadora abierta, con ventilación mecánica, hasta que logró respirar por sus propios medios y estuvo acompañado de una enfermera las 24 horas.

También recibió el apoyo de médicos generales, médicos neonatólogos y terapeutas respiratorios.

Yamileth Mora Vargas, jefa del servicio de Neonatología, indicó que este caso motivó retos logísticos.

Si bien están acostumbrados a la prematuridad y a edades gestacionales como estas, el hecho de que la madre fuera positiva y el bebé diera positivo, aumentó la complejidad.

“A pesar de que estábamos preparados con la unidad covid-19 neonatal, fue un reto para el servicio de Neonatología la atención del bebé por su prematuridad y bajo peso, el requerimiento de ventilación mecánica y otros cuidados mayores”, comentó.

El pasado 26 de mayo, dio negativo por el virus y fue trasladado a cuidados intensivos neonatales (la unidad no destinada a covid).

La evolución del menor ha sido muy buena. En este momento solamente requiere oxígeno suplementario y ya pesa 1.460 gramos.