Irene Rodríguez, Natasha Cambronero. Hace 1 día

Hace una semana, a Costa Rica le faltaban 129 días para tener al 70% de la población vacunada contra la covid-19 y 154 días para llegar al 80%.

Esos son los porcentajes meta para alcanzar la anhelada “inmunidad de rebaño”, es decir, cuando la inoculación contra la covid-19 permite mayor protección incluso para los no vacunados.

Hoy, la situación nos aleja más de la meta. Una menor cantidad de dosis aplicada en la última semana hace que, si continuamos al ritmo actual de vacunación, nos retrasemos 16 días y alcancemos el 70% en 145 días (4,88 meses).

En otras palabras, se alcanzaría la protección deseada en la primera semana de noviembre.

Así lo muestra la herramienta Cuenta Regresiva, con la cual La Nación estima cuánto le tomaría al país llegar a la inmunidad de rebaño si se mantiene la velocidad de inmunización.

Si calculamos la meta con el 80%, como recientemente recomendó la Organización Mundial de la Salud (OMS) y algunos expertos, esta tardaría 21 días más que hace una semana, o sea, 175, cerca de 5,83 meses.

¿Por qué se retrasó la llegada a la meta? Porque en los últimos siete días se vacunó a menos personas.

Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indicaron que, entre el lunes 7 de junio y el del lunes 14, se pusieron 244.343 inyecciones; estas son 3.149 menos que las administradas entre el miércoles 2 de junio y el lunes 7 (corte dado por la CCSS): en esos seis días se administraron 247.492.

Se pasó de un promedio diario de 41.249 dosis a uno de 34.906, un 15% menos.

¿A qué se debe? No hay solo una razón que lo explique.

Un factor fundamental es que la semana trasanterior se recibieron menos dosis por parte de la compañía Pfizer, 79.560; lo cual dista mucho de las 175.500 recibidas el 25 de mayo, o las 124.000 recibidas una semana antes.

Por eso, había menos dosis para ser distribuidas en las 105 áreas de salud de la Caja. En esa semana se repartieron 219.648 inyectables, incluso se aplicaron 24.695 más dosis de las distribuidas. No hay datos de cuántas vacunas se distribuyeron en la semana del 31 de mayo.

La cantidad de vacunas despachada para esta semana es incluso menor. La CCSS indicó este martes que se distribuyeron 164.590, o sea, 55.098 menos que la semana anterior.

Situación país

De momento, solo se tienen datos de personas vacunadas a través de la CCSS, por lo que —por ahora— no entrarán en este estimado las personas que se inocularon en el extranjero, aunque estas sí contribuyen a llegar más rápido al objetivo.

A este lunes 14 de junio, 1.409.778 habitantes ya habían comenzado su inmunización, de los cuales 740.742 tenían su esquema completo.

En términos relativos, el 27,3% de los costarricenses ya tiene al menos una dosis, mientras que el 14,3% ya completó su inmunización.

Esto no quiere decir; sin embargo, que estas personas ya puedan relajarse. La vacuna es solo una de las herramientas para mantener el virus bajo control.

“La vacuna es solo una parte más del repertorio de herramientas, pero no la única. La mascarilla, la higiene de manos y la distancia física y buscar más lugares con buena ventilación son parte necesaria de la estrategia”, manifestó María Van Kerkhove, jefa técnica de covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ritmos desiguales

Si se observa por regiones, se verán grandes diferencias entre un lugar y otro.

El aumento de días para llegar a la meta refleja la situación de más de 60% de las áreas de salud.

En 36 de las 105 áreas de salud (el 34%) más bien se redujeron los días para llegar a la meta, en tres se mantuvo igual y hubo 67 (64%) en las que el ritmo decreció.

¿A qué se deben estas variaciones? Autoridades de salud han explicado que el ritmo en cada uno de los lugares depende de muchas variables.

Cada área de salud lleva una velocidad diferente según su población, la distribución de los diferentes grupos prioritarios, la disponibilidad de dosis y los recursos con los que cuenta.

Esto tampoco tiene que ver con la cantidad de dosis aplicadas, pues llegar al objetivo no le toma el mismo tiempo a una región de 20.000 personas que a una con más del doble de población.

Cóbano y Garabito, con más avance

Dentro de los avances para acercarse al 70% de los vacunados, Cóbano ocupa el primer lugar.

En este distrito puntarenense, el avance entre una semana y otra es de 247 días, se pasó de 372 a 125. En este lugar el 70% está a 4,17 meses.

Garabito, área de salud que hace una semana era la más rezagada, pasó 499 días a 275, 224 días menos. El 70% de los garabiteños estaría vacunado en 9,17 meses, hace una semana era de 1,37 años.

La Carpio- León XIII, otra de las zonas más rezagadas hace siete días, es la tercera en mostrar más avance, al pasar de 397 días a 255, 142 días menos. Hoy se está a 8,5 meses.

Caso contrario: Horquetas-Río Frío y Corralillo-La Sierra

Hubo dos lugares en donde la llegada de ese 70% se retrasó más de un año (de continuar el ritmo actual).

En Horquetas-Río Frío, en Sarapiquí, el aumento es de 455 días, 1,25 años más. En este lugar se pasó de estar a 167 (5,57 meses) días a 622 (1,7 años).

La otra área de salud es Corralillo-La Sierra, en Cartago, donde el retraso es de 389 días, 1,08 años. Allí la inmunidad de rebaño hubiera llegado en 164 días la semana pasada (5,47 meses), y ahora lo hará en 553 (1,52 años).

Muy de cerca está Puerto Viejo-Sarapiquí, donde la diferencia es de 340 días más (11,33 meses), y pasó de 319 días (10,63 meses) a 659 (1,8 años).

Zapote, más cerca de la meta; Puerto Viejo, más lejos

El ritmo observado en Puerto Viejo de Sarapiquí en esta semana lo ubica hoy como el sitio más lejos de la inmunidad rebaño. Aquí el tiempo para llegar al 80% es aún más lejano: 772 días, es decir, 2,11 años.

Hay otras cinco áreas de salud que demorarían más de un año en llegar al 70%.

- Horquetas-Río Frío: 1,7 años para el 70%; 2 años para el 80%.

- Corralillo-La Sierra: 1,52 años para el 70%; 1,82 años para el 80%

- Valle La Estrella: 1,45 años para 70%; 1,71 para el 80%

- Goicoechea 1: 1,07 años para 70%; 1,27 años para el 80%.

- Coto Brus: 1 año para 70%; 1,2 años para el 80%.

En cambio, hay tres áreas de salud en donde se está a menos de dos meses para ese 70%.

- Zapote-Catedral: 45 días (1,5 meses) para 70%; 60 (2 meses) para 80%.

- Ciudad Quesada: 47 días (1,57 meses) para el 70%; 59 (1,97 meses) para el 80%.

- Nandayure: 60 días (2 meses) para el 70%; 77 ( 2,57 meses) para el 80%. Este cantón guanacasteco estuvo en segundo lugar para acercarse a la meta la semana anterior.

A esto también hay que añadirle que hay 25 áreas de salud que ya completaron la vacunación del Grupo 2, compuesto por personas mayores de 58 años.

Seis de ellas también completaron el Grupo 3, en el que se ubican personas con factores de riesgo para complicarse en caso de enfermar. Mata Redonda, Ciudad Quesada, San Rafael de Puntarenas, Abangares, Nandayure y Talamanca.

Conceptos clave

Para entender el funcionamiento de este servicio y su metodología, es bueno entender los conceptos clave con los que trabaja.

Inmunidad rebaño. También llamada inmunidad de grupo o inmunidad de hato.

En pocas palabras, es una gran cantidad de personas (el rebaño) inmunizadas contra un virus, las cuales protegerán a quienes no están inmunizadas.

Hay dos formas de adquirirla. Mediante vacunas o por la llamada inmunidad natural.

Esta propuesta habla de cómo alcanzar esta inmunidad con la vacunación.

Conforme las personas comienzan a vacunarse, van generando anticuerpos y células de defensa contra el virus, de manera que, si vuelven a entrar en contacto con él, el sistema inmunitario lo reconoce y no enferma (o lo hace de forma mucho más leve). Estas personas tendrían menores probabilidades de infectar a alguien más.

En determinado momento, tantas personas estarán con anticuerpos contra el virus que la circulación de este sería menos activa, por lo que esto protegería a la población que no ha estado expuesta.

Esto no quiere decir que la enfermedad se vaya a eliminar; el virus siempre quedará en alguna medida, pero no al nivel de una epidemia.

Umbral de inmunidad rebaño. No hay un número exacto de personas que deban ser vacunadas para decir “a partir de aquí ya se llegó a la meta”. Por ello, se utilizan umbrales en los que podría oscilar una protección a la comunidad.

Con el SARS-CoV-2, virus causante de la covid-19, se han manejado varios umbrales. Para este, hablaremos de inmunidad rebaño cuando cada área de salud haya alcanzado un 70% y un 80% de personas vacunadas con al menos una dosis.

¿Por qué? En un principio se habló del 60% o 70% para alcanzar el este punto. No obstante, conforme se fue conociendo mejor el virus, sus dinámicas de transmisión, las dinámicas humanas y fueron apareciendo variantes más contagiosas, el porcentaje necesario para alcanzar la inmunización colectiva aumentó.

La fórmula. Para calcular el tiempo de llegada a la inmunidad rebaño se toman en cuenta tres factores:

- La población del país (para el cálculo general) y la adscrita a cada área de salud.

- Se considera que los esquemas aplicados en Costa Rica requieren dos inyecciones para completarse.

- La velocidad de administración del fármaco en cada lugar. Si esta velocidad aumenta o disminuye en alguna zona, esta afectará la cantidad de días para llegar a ella.

[(Población * 0,70) - (Dosis de vacuna administradas * 0,5)] / (Dosis de vacuna diaria promedio administradas * 0,5) Esto nos daría el 70%.

[(Población * 0,80) - (Dosis de vacuna administradas * 0,5)] / (Dosis de vacuna diaria promedio administradas * 0.5) Esto nos daría el 80%.