Salud

Así manejaría el aeropuerto de Liberia un posible caso sospechoso de coronavirus Covid-19

Protocolo instruye a médicos a entrar en la aeronave y revisar al pasajero; si requiriera atención iría directamente al Hospital de Liberia

El aeropuerto internacional Daniel Oduber, en Liberia, Guanacaste, ya ensayó el protocolo preventivo ante un caso sospechoso de nuevo coronavirus Covid-19 con un simulacro, realizado el viernes.

Con la prueba, revisaron cómo se manejaría la situación, tanto si las sospechas se dan cuando el avión viene en camino como si la persona registrara síntomas una vez llegada al edificio aeroportuario.

Esta puerta de llegada al país tiene la particularidad de ser operada por la Dirección General de Aviación Civil en la parte aérea y por la empresa Coriport en tierra, pero ambas instancias ya tienen coordinado con el Ministerio de Salud como se actuaría en el eventual caso de que una persona que hubiera estado en China ingresara al país con síntomas de una infección respiratoria.

Por esta terminal ingresan más de un 1,2 millones de pasajeros cada año, especialmente de Estados Unidos y Canadá.

Nicolás Meza, gerente de operaciones de Coriport enfatizó en que de momento no han tenido que activar estas medidas, pero reconocen que deben estar preparados para activarlas en cualquier momento.

Desde el aire

Según explicó, si una persona que hubiera estado anteriormente en China comenzara con síntomas respiratorios desde que viene en el avión, la tripulación se comunicaría con la torre de control y les alertaría. Estos, a su vez, avisarían a la dirección general de Aviación Civil, a Coriport, a la Cruz Roja, al Ministerio de Salud, a Migración y a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

“Ya en tierra, el vuelo se cierra. El servicio de emergencia entra al avión con el equipo de protección debido y revisa a las personas en la nave, se comienza por los casos sospechosos. Si el médico confirma que sí hay razones para la sospecha, el pasajero pasa de inmediato al Hospital de Liberia”, reveló Meza.

“El médico a bordo hace descarte de los casos. Los que no tienen síntomas pasan a entrevistas con el Ministerio de Salud, donde se les pide información de contacto y siguen su proceso migratorio”, añadió.

Meza subrayó que, aunque la terminal aérea sí cuenta con áreas específicas para la atención de los pacientes, por disposición del Ministerio de Salud todos ellos deben ser trasladados al Hospital de Liberia para ser atendidos.

Una vez que se realiza este proceso la nave debe ser desinfectada. Cada aerolínea presentó sus lineamientos de desinfección que fueron aprobados por el Ministerio de Salud.

“El Ministerio de Salud es quien lleva la batuta. Ellos son los que guían y establecen todas las cosas por seguir, Hay una funcionaria del Ministerio de Salud destacada aquí en el aeropuerto, ella está de planta de forma definitiva, pero en este contexto es quien está pendiente del protocolo”, expresó Meza.

El protocolo tiene similitudes y también diferencias con el visto en el aeropuerto Juan Santamaría, en Alajuela, dado que ambas infraestructuras tienen características diferentes, razón por la cual el protocolo debe adaptarse.

En una entrevista anterior, Roberto Arroba, coordinador nacional de influenza y otras virosis respiratorias del Ministerio de Salud, indicó que no hay procedimientos inflexibles, ya que cada caso es específico y la forma de tratarlo será según su gravedad. Esto se da tanto para quienes registran síntomas durante el vuelo como para quienes al aterrizar el avión y llegar a la terminal están bien, pero comienzan con síntomas antes de abandonar el aeropuerto.

Protocolo con quienes estuvieron en China

¿Qué sucede con personas que estuvieron anteriormente en China, no registran síntomas y vienen en vuelo hacia el Daniel Oduber? Jessica Villegas, supervisora del Departamento de Operaciones del Coriport, manifestó que los oficiales de Migración revisan los lugares donde la persona estuvo anteriormente.

Si la persona hubiera estado en China, pero no registrara síntomas, se le da un número de contacto para que llame si se presentara alguno. Además, los funcionarios de Migración le piden a la persona la información de contacto con un número para llamarla y se anota el lugar donde la persona estará, para así darle seguimiento a su estado de salud.

“Si no tienen síntomas ellos pueden continuar su vida normal, pero el Ministerio sí va a estar pendiente”, concluyó Meza.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.