Salud

1 de cada 6 casos de toda la pandemia en Costa Rica se reportaron en el último mes

Enero cerró con 122.317 infecciones registradas de covid-19; el 17,26% de los 694.865 que se han contabilizado desde marzo de 2020

La ola pandémica impulsada por la variante ómicron no solo es la que ha subido más rápido, sino también la que más casos reportados acumula. Solo en el primer mes de 2022 se registraron 122.317 contagios de covid-19, lo que equivale a uno de cada seis desde que comenzó la pandemia.

En otras palabras, únicamente en enero se acumuló el 17,26% de las 694.865 infecciones registradas por el Ministerio de Salud desde el 6 de marzo de 2020. Aparte de la cifra oficial de contagios, hay un número no determinado que se dieron en personas asintomáticas o que, como experimentaron síntomas leves, no acudieron a realizarse una prueba diagnóstica.

Los datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) revelan además que en enero se giraron 106.977 incapacidades a 81.327 personas, para un total de 380.969 días de incapacidad. Durante 2021, cada mes tuvo en promedio unas 45.000 incapacidades. Hay que considerar que hay una cifra desconocida de trabajadores informales afectados, que al no estar asegurados no se pueden incapacitar.

No obstante, no hay forma de determinar el impacto a nivel de órdenes sanitarias giradas. A través de la oficina de prensa, el Ministerio de Salud admitió que no se llevan datos centralizados de estos documentos y estos son manejados a través de las 82 áreas rectoras.

Este efecto de ómicron no solo sucede en Costa Rica. Este martes, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señaló que desde la identificación de la variante se han reportado 90 millones de casos alrededor del planeta, una cifra superior a la vista durante todo el 2020.

Las hospitalizaciones, aunque sí han aumentado, no lo hacen al mismo ritmo, algo coincidente con lo visto en otros países. Los decesos, aunque solo la semana pasada sumaron 85, mantienen a la letalidad (porcentaje de fallecidos con el virus) en 1,09%, número inferior al visto en otros momentos de la crisis sanitaria, cuando llegó a 1,26% (época en la que, por haber menos casos, la cantidad de muertos era mucho menor).

Para el epidemiólogo Juan José Romero, esto es lo esperable según el comportamiento que la variante ómicron ha mostrado en otras regiones.

“Ya habíamos observado en otros países que la magnitud era mucho mayor. Se tardó menos semanas en llegar a la parte alta de la ola, pero esa parte alta fue 2,5 y hasta tres veces más alta que la anterior. Es probable que esta ola sea más grande de lo que vemos”, manifestó.

El especialista indicó que, aunque ómicron se registró en la segunda quincena de diciembre, es posible que hubiera llegado incluso antes de que comenzara ese mes.

Para Romero, lo visto en los hospitales también va de acuerdo con lo ocurrido en otras naciones: un aumento en los internamientos que sí incrementa el trabajo del personal de salud pero sin la intensidad vista meses atrás y sin llegar a la saturación. Además, la estancia hospitalaria es de menos días.

“Aquí la gran pregunta es si es el efecto de que ómicron efectivamente es menos virulenta o es el resultado de altos niveles de vacunación que protegen a más personas de las complicaciones”, expresó.

Desgraciadamente, indica Romero, la única forma de verificarlo sería hacer análisis genómicos de personas en hospital y ver cuáles tienen ómicron y cuáles delta, así como cuáles están vacunados con esquema completo y cuáles no.

“No es que ómicron no produce hospitalizaciones, no es que ómicron no lleve a nadie a cuidados intensivos, efectivamente los produce, pero proporcionalmente menos y con un mejor pronóstico de los que se vieron en la ola de delta o de variantes anteriores”, puntualizó el epidemiólogo.

“La gran mayoría de los que están falleciendo ahorita son por ómicron, sí podrían tener comorbilidades y ser adulta mayor, pero quienes no tienen vacuna sucumben más fácilmente. No podemos subestimar a ómicron”, recordó.

El matemático Tomás de Camino, quien ha seguido de cerca la pandemia, agregó que dada la cantidad de números de casos en esta pandemia todos los demás indicadores se magnifican.

“Todo lo que hemos vivido es muy diferente a ahora. Estamos completamente en otras proporciones en este momento. En las olas pasadas no se reportaban 7.000 casos en un solo día. Ni siquiera la mitad. Los números se pueden volver más grandes pero no es que estamos peor. Considerando la proporción de personas infectadas, si tuviéramos la misma proporción de muertos, estaríamos en números horribles”, aseguró.

Por otra parte, no necesariamente ómicron va a provocar casos más leves en personas que ya se habían infectado previamente. Eso dependerá de la persona y de cómo está su sistema inmune en cada uno de esos momentos.

“La respuesta a la enfermedad puede no ser igual siempre en una misma persona. Podemos estar en distintos momentos inmunológicos y eso pesa. Si estoy fuerte, comiendo bien, haciendo ejercicio, con un nivel más o menos de estrés, mi cuerpo va a resistir mejor que si estoy débil, comiendo y durmiendo mal, sin hacer ejercicio. Esto también tiene su cuota”, aseveró Romero.

¿Cómo será el impacto de esta variante en los próximos meses? El médico y epidemiólogo Ronald Evans señaló el viernes que el pico de esta nueva ola en el país podría registrarse dentro de dos o tres semanas.

“Se aprecia en efecto, que durante las tres semanas iniciales el aumento fue creciente, pero en las dos últimas sucede que, al contrario, la fuerza de ascenso va perdiendo empuje. De continuar esta tendencia, en dos o tres semanas es posible que la curva comience a bajar”, afirmó.

“Esperaríamos que el descenso se produzca rápidamente, tal cual ha sido de rápido el ascenso”, añadió.

No obstante, el especialista recuerda que en este momento seguimos en un ritmo ascendente y es por eso que debemos cuidarnos de forma rigurosa: “vacunación, mascarilla y ventilación, esas tres cosas debemos tener presentes para hacerle frente a esta variante y a cualquier otra”.

Irene Rodríguez

Irene Rodríguez

Periodista en la sección El País. Máster en Salud Pública con Énfasis en Gerencia de la Salud en la Universidad de Costa Rica. Ganó el Premio Nacional de Periodismo Científico del Conicit 2013-2014, el premio Health Systems Global 2018 y la mención honorífica al Premio Nacional de Periodismo de Ciencia, Tecnología e Innovación 2017-2018.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.