Irene Rodríguez. 19 febrero
Este es uno de los mapas de aguas subterráneas que el watex realiza.
Este es uno de los mapas de aguas subterráneas que el watex realiza.

En 14 meses, Costa Rica tendrá los primeros datos de dónde estarán sus aguas subterráneas y cuánta cantidad y calidad de líquido contienen. Esto permitirá tomar mejores de decisiones con respecto al uso del recurso hídrico y evitará perforaciones por ensayo y error.

El Ministerio de Ambiente y Energía (MINAE) y el Servicio Geológico de Estados Unidos firmaron la mañana de este lunes un acuerdo para el mapeo de los mantos acuíferos subterráneos.

Uno de los puntos principales de este convenio es el uso de la tecnología WATEX (acrónimo de water technology o "tecnología para agua").

Este programa les permite conseguir imágenes de las aguas subterráneas y dilucidar sus niveles y calidad. Dichos datos se obtienen sin importar las características de la superficie, como infraestructura, rocas presentes o relieve.

La mencionada tecnología ayudará a las diferentes comunidades del país a mejorar el acceso al agua y a proteger en momentos de sequía.

"Esto dará a Costa Rica información importante para el uso responsable del recurso hídrico y mejorará la calidad de vida de la gente", indicó Saul Ahmed, del Servicio Geológico de Estados Unidos.

"El mapa muestra diferentes potenciales de agua: si es alto, medio o bajo. Entonces los profesionales sabrán que no pueden explotar en áreas donde no hay suficiente recurso o no hay potencial, lo que sería como sacar dinero de una cuenta de ahorros sin fondos", añadió.

El especialista recalcó que también pueden hacerse reservas artificiales o represas en donde se contenga agua de lluvia, para utilizarlos con fines de agricultura o producción.

José Miguel Zeledón, director de aguas del Minae, agregó: "el recurso hídrico debe utilizarse de forma responsable e inteligente. El 80% del agua subterránea en este momento es de consumo humano".

Ya otros países de África y Asia han recibido beneficios mediante este convenio. En estos lugares, por ejemplo, se ha logrado generar un mejor impacto en el uso de los mantos acuíferos.

Este acuerdo se negocia desde el 2015, cuando el MINAE buscó ayuda para un mejor aprovechamiento del recurso hídrico y poder solventar crisis de sequía como la vivida ese año en Guanacaste.

"Es difícil administrar recursos hídricos cuando no se tienen conocimientos. El uso de recursos es fundamental en una economía, pero las decisiones en gestión pública deben tener fundamento científico, es la única forma de reducir la incertidumbre", expresó Édgar Gutiérrez, ministro de Ambiente y Energía.

Ahmed concluyó: "esto le dará más trabajo a los profesionales. Lo último que queremos es que se hagan pozos que sequen ríos y otras fuentes de agua. Queremos que los profesionales tengan herramientas para saber cómo aprovechar el agua y evitar sequías".