Agencia AFP. 27 noviembre, 2018
Las principal meta del Informe es que las emisiones anuales no superen los 40.000 millones de toneladas de CO2 para el 2030. Foto: AP

París. La brecha entre las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y los niveles estipulados para lograr los objetivos del Acuerdo de París, aumentó en un 15%, según el reporte anual de la ONU sobre la Brecha de Emisiones.

Las principal meta del Informe es que las emisiones anuales no superen los 40.000 millones de toneladas de CO2 para el 2030. Además, se busca limitarlas a 24.000 millones, es decir, aproximadamente 1,5 veces menos de lo que se produciría si se cumplen las promesas del Acuerdo de París.

Si se desea evitar un incremento de más de 2ºC, los esfuerzos estipulados en el Acuerdo para reducir los gases del efecto invernadero deberían triplicarse colectivamente para el 2030.

Se espera que esta brecha se mantenga en aumentando en lo que queda del año, ya que las emisiones de CO2 en el sector energético y su concentración en la atmósfera han aumentado.

Por su parte, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC) llegó a la conclusión de que la meta de 2ºC considerada como segura, traería consigo una serie de sequías, tormentas y ondas de calor por el alza del nivel del mar.

Llegar a esa meta es sumamente difícil, ya que los países con mayor capital no están cerca de cumplir sus promesas.

Estados Unidos, por ejemplo, abandonó el Acuerdo de París, quedando muy lejos de la meta que habían estipulado. De esta manera, Corea del Sur, México y Canadá también se quedarían cortos.

Por su parte, la Unión Europea, Brasil, Japón y Sudáfrica tampoco lo van a lograr por poco. China –el país más contaminante del mundo– y Rusia han avanzado de manera significativa, pero por que sus objetivos de partida eran muy modestos.