Por: Irene Rodríguez.   11 enero
El planeta Marte fotografiado por la NASA
El planeta Marte fotografiado por la NASA

Marte tiene hielo subterráneo. Científicos estadounidenses revelaron que la erosión está dejando expuestos depósitos congelados que estaban bajo la superficie.

Además, un tercio de la superficie del "planeta rojo" cuenta con reservorios –pequeños y poco profundos, pero estables– de hielo.

Y no se trata de hielo compuesto por cualquier líquido al congelarse, si no de agua, sustancia imprescindible para el surgimiento de la vida y para la permanencia de astronautas que eventualmente lleguen a ese planeta.

La investigación incluyó a profesionales del Centro de Geología Flagstaff, en Arizona; la Universidad de Arizona, en Tucson; la Univerisidad Johns Hopkins, en Baltimore y en Laurel; el Instituto Tecnológico de Georgia, en Atlanta; la Universidad de Texas, en Austin y el Instituto Planetario de Ciencias, todos ellos en Estados Unidos.

Los resultados fueron publicados la tarde de este jueves en la revista Science.

Importancia

¿Por qué esto es importante? De acuerdo con el reporte, este factor es crítico en materia de exploración espacial: afecta la geomorfología actual, es un tipo de "huella" para determinar cómo ha sido su historia climática, influye en la habitabilidad del planeta y es un recurso para una futura expedición espacial.

Los hallazgos confirman la importancia del tema: se vio hielo en ocho zonas de la subsuperficie marciana (es decir, que originalmente estaba de uno a dos metros debajo de la superficie y que por la erosión fue descubierta).

También se encontró que estos depósitos de agua sólida llegan a profundidades de hasta cien metros, inclusive.

Anteriormente ya se creía que había hielo en suelo marciano, pero aún son muchas las preguntas relativas a las capas que lo forman, el grosor, la pureza y su extensión, por lo que los estudios se mantienen constantes.

¿Cómo lograron este descubrimiento? Los investigadores utilizaron la nave Mars Reconnaissance Orbiter (MRO), que fue lanzada en agosto del 2005 para conocer mejor al cuarto planeta del sistema solar.

A través de la nave se tomaron imágenes y se hicieron mediciones. Estas son las primeras conclusiones de estas pesquisas, que de momento han analizado tres años marcianos (es decir, tres movimientos completos de traslación en su órbita).

Las mediciones evidenciaron la presencia de fracturas y ángulos empinados en esta masa helada que indican que el hielo está fuertemente unido.

Asimismo, las bandas y variaciones de color sugieren que el hielo contiene capas definidas, lo que podría emplearse para comprender los cambios que ha experimentado el clima de Marte a lo largo del tiempo.

Aún más: los investigadores concluyen que dado que hay pocos cráteres en la superficie de estos lugares, el hielo debió formarse hace relativamente poco tiempo.

También se encontró esperanza para futuros viajes a Marte, pues como solo logra verse el hielo que está expuesto a la superficie por la erosión, es posible que aún haya mucho mayor cantidad de este sólido, lo que podría servir para que los astronautas lo utilizaran como fuente para extracción de agua.

En el futuro

¿Qué sigue? Este es apenas uno de los muchos esfuerzos que se hacen para conocer mejor a uno de nuestros vecinos más cercanos del sistema solar.

En específico, este equipo de científicos continuará en colaboración para esclarecer los secretos de la geología marciana y ver qué utilidad podrían tener para futuras misiones.