Por: Monserrath Vargas L..   Hace 4 días
Inició con su investigación desde que cursaba el décimo año en el Colegio Técnico Profesional de Acosta. Foto: Melissa Fernández.
Inició con su investigación desde que cursaba el décimo año en el Colegio Técnico Profesional de Acosta. Foto: Melissa Fernández.

Heilyn Calvo Vargas tiene 18 años y un papá que se ha dedicado al cultivo de café. Es por esa razón que la colegiala conoce de primera mano que la semilla de este cultivo tarda mucho en germinar y también que las plantas son susceptibles a enfermedades como la roya.

Sabiendo que esa realidad afecta a gran cantidad de familias dedicadas a ese cultivo, la muchacha se decidió a investigar cómo podría mejorar esa situación.

Fue así como en el Laboratorio de Cultivo de Tejidos Vegetales del Colegio Técnico Profesional de Acosta, donde cursa su sexto año de secundaria, se propuso desarrollar un protocolo in vitro, basado en establecer y aclimatar plantas de café, para conseguir que estas germinaran más rápidamente y que estuvieran disponibles para los productores.

“Lo que hacíamos (ella y su profesora Marcela Jiménez ) era trabajar por cultivo de tejidos que es: introducir los embriones de café en un medio de cultivo donde les brindábamos a las plantas todos los insumos, nutrientes e incluso, las condiciones de temperatura y luz necesarias para que crecieran”, relató la joven.

(Video) Joven germina plantas de café en laboratorio de su colegio

Si algo caracteriza a este cultivo es que su semilla puede tardar entre dos y tres meses en germinar y, además, que es muy dependiente de las condiciones climáticas, aseguró Calvo con toda propiedad, pues desde que estaba en décimo año del colegio se ha dedicado a esta investigación.

Para saber cuál medio de cultivo era el más apropiado para sus plantas, la muchacha trabajó con dos fitohormonas (hormonas vegetales que regulan la fisiología de la planta y sirven de mensajeros químicos). De esa forma pudo determinar cuál era la mejor alternativa para hacerlas crecer.

Variedades

Una vez que logró que las semillas germinaran en el laboratorio, se dio a la tarea de trabajar con las variedades Venecia, Caturra y Catuai, por ser tradicionales de la zona. Sin embargo, al considerar que eran susceptibles a la roya, también incluyó la Obatá, variedad que según Calvo es resistente a esa enfermedad.

“Nosotros no manejábamos nada a nivel de genes, lo que hacíamos era introducir semillas que ya tenían en sus genes la resistencia a la roya, para multiplicarlos por biotecnología”, aclaró la joven quien con este proyecto ganó competencias como la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología y también ExpoIngeniería, el año anterior y además, representó al país en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería (ISEF, International Science and Engineering Fair, por sus siglas en inglés)

Debido a que las plantas germinaban en frascos, la siguiente misión era aclimatarlas, es decir, sacarlas del laboratorio, donde se encuentran en condiciones controladas y llevarlas al campo. Para ello, utilizó un sustrato que permitiera a los cultivos in vitro, adaptarse al clima de Acosta, que es la población meta de la investigación de Calvo.

El sustrato fue elaborado con arena, tierra y materia orgánica. “Esa parte también la desarrollamos en el colegio, porque como acá hay animales se utilizó la materia orgánica de ellos y de los restos vegetales”, contó Heilyn Calvo.

El último paso consistía en llevarlas al invernadero y una vez ahí, estarían listas para ser comercializadas.

Heilyn Calvo sostiene una de las muestras de sus plantas de café que conserva en el laboratorio del colegio. Fotos Melissa Fernández.
Heilyn Calvo sostiene una de las muestras de sus plantas de café que conserva en el laboratorio del colegio. Fotos Melissa Fernández.
Potencial

La muchacha encontró apoyo y complicidad en su profesora Marcela Jiménez, quien es ingeniera en Biotecnología.

La docente destacó que Heilyn tiene un interés innato por la Ciencia y la Tecnología. “Es importante para mí aprovechar al máximo el potencial que tiene Heilyn, ella investiga por sí misma protocolos y trae nuevas ideas (al laboratorio)”, aseguró.

El año anterior, la muchacha asumió otro reto, participar de la convocatoria de Yo emprendedor, un concurso donde podrían entender de mejor forma cuál sería el mercado al que se enfrentaría su producto y debía elaborar el plan de ventas y mercadeo que debería tener el mismo.

Al ingresar a la competencia Calvo tenía claro que un producto hecho con biotecnología podría encontrar resistencia. “Son nuevas tecnologías que la gente no usa, menos en zonas rurales”, afirmó la muchacha. Sin embargo, ella continuó comprometida con su idea y su investigación.

“Mucha gente me dice: ’Todo el mundo siembra café, ¿qué tiene de novedoso’. Lo novedoso que yo veo es que acá en Acosta no hay productos biotecnológicos y se cuenta con el laboratorio, entonces sería un producto que se hace acá para vender aquí mismo”, dijo la colegiala.

También, destacó que tendría gran impacto, “pues esta es una zona que tanto la economía, como el desarrollo de las familias y del cantón se dio de la mano con el café”.

En Yo emprendedor a Heilyn le tocó enfrentarse a una realidad que no conocía, y hasta competir al lado de personas que ya eran profesionales o trabajaban.

Su participación la llevó a convertirse en ganadora del "Premio Especial Mujer Emprendedora" y así obtuvo una tutoría con Voces Vitales, cuyo fin es potenciar el liderazgo y empoderamiento de la mujer.

“Eso me ayudó a ordenarme y potenciarme. Ellos me decían: ‘lo suyo es el potencial que usted tiene. Las ganas, el amor que le pone’; uno empieza a creer en uno mismo” recordó.

Tras el concurso, la colegiala continúa con la investigación y asegura que "no la dejaré por nada del mundo".

La profesora Marcela Jiménez apoyó la investigación realizada por la joven Heilyn Calvo. Fotos: Melissa Fernández.
La profesora Marcela Jiménez apoyó la investigación realizada por la joven Heilyn Calvo. Fotos: Melissa Fernández.
Competencia

La convocatoria para Yo emprendedor permanece abierta hasta el próximo sábado 4 de agosto y cuenta con categorías tales como: Gestación, Crecimiento, Sostenibilidad, Innovación en la Construcción, Agro, Mujer Emprendedora y Actitud Emprendedora.

Luis Daniel Ramírez, coordinador de la competencia aseguró que: “durante los últimos dos años, nos hemos enfocado en emprendimientos que tengan un impacto social en su implementación (...) Queremos destacar lo que hacen los emprendedores con gran impacto en sus familias y comunidades”.

Los interesados en participar deben ingresar a la dirección electrónica: http://yoemprendedor.net/competencia-de-negocios/ para obtener toda la información.

Las personas que se registren podrán exponer sus proyectos en una presentación de 60 segundos ante un panel de jueces integrado por expertos en innovación, creación de empresas, así como tomadores de decisiones del sector público e inversionistas.

Para participar se deben cancelar $20, sin embargo, HIVOS otorgará 25 becas a mujeres emprendedoras y participantes con emprendimientos energéticos en Costa Rica y el resto de Centroamérica.

Mientras que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) brindará 20 becas para emprendedores refugiados, esto como parte de los compromisos que tienen Acnur y Yo Emprendedor con las personas refugiadas a través del Sello Vivir la Integración.