Interés Humano

Relajamiento y escasez de vacunas convierten a Paraguay en epicentro de muertes por covid-19

País suramericano se ubicó, en últimas dos semanas, como el de mayor mortalidad en el mundo; tiene una tasa de 24,79 decesos por cada 100.000 habitantes

Asunción. Paraguay relajó los controles sanitarios que mantuvo con éxito en la larga cuarentena del 2020, con lo cual los contagios y las muertes se dispararon en forma alarmante durante este primer semestre, en momentos en que escasean las vacunas.

“Teníamos proyecciones de unos 7.000 muertos para julio. Estamos en la primera quincena de junio y ya sobrepasamos los 11.000. Los números son muy preocupantes”, indicó Arturo Ojeda, director ejecutivo de la Cruz Roja.

“La gente no cumplió con las medidas sanitarias establecidas y, además, el gobierno bajó la guardia en los controles”, aseveró Ojeda.

Con 7,3 millones de habitantes, Paraguay superó los 400.000 contagios y las 11.000 muertes desde que registró el primer caso de covid-19 en marzo del 2020.

En las últimas dos semanas se ubica como el país de mayor mortalidad en el mundo, con una tasa de 24,79 decesos por cada 100.000 habitantes, según un conteo con base en estadísticas oficiales.

Los hospitales se encuentran desbordados y escasea el oxígeno, así como algunos medicamentos.

Según Ojeda, la cuarentena estricta aplicada de marzo a setiembre del 2020 “funcionó”, sin embargo, sostuvo que luego “la gente se relajó, se cansó del aislamiento”.

El epidemiólogo Tomás Mateo Balmelli indicó que hay estimaciones de que unos 35.000 paraguayos fueron a vacacionar a Brasil en enero pasado y que muchos de ellos habrían adquirido las variaciones más contagiosas del virus.

Pocas vacunas

Para Balmelli, el gobierno se equivocó al “confiar ciegamente” en la compra de vacunas por el sistema Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante el atraso en las entregas de las dosis prometidas, Paraguay ha recurrido a donaciones de países de América, Europa y Asia.

“La inmunización sigue siendo lenta por falta de vacunas. El gobierno debe sacar todo el inventario que tiene hasta que se acaben y no enlentecer la vacunación”, consideró Balmelli.

Hasta ahora, Paraguay recibió unas 450.000 dosis de la vacuna AstraZeneca, 250.000 de Sinopharm, 200.000 de Covaxin, 100.000 de Moderna, 40.000 de Sputnik-V y 20.000 de Coronavac,

“Es una vacunación a cuenta gotas. Si seguimos a este ritmo, en tres años vamos a alcanzar el 75% necesario para frenar el brote pandémico”, resumió en tono crítico el epidemiólogo.

Hasta la fecha, según los números oficiales, 6,7% de la población recibió la primera dosis y solo un 1,2% ya tiene las dos que aseguran la inmunización completa. La meta es llegar a 30% en diciembre y al 75% en el 2023.

“Nadie puede decir ‘ya estoy vacunado’ si solo recibió la primera dosis”, advirtió Balmelli.