Cables

Irán asegura ser ‘transparente’ acerca de sus actividades nucleares

Presidente Ebrahim Raisi responde ante duro informe de la OIEA

Teherán. El presidente iraní Ebrahim Raisi afirmó este miércoles que su país es “transparente” acerca de sus actividades nucleares, al día siguiente de la publicación de un duro informe del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) en el que denuncia la falta de cooperación de Teherán.

"La cooperación seria de la República Islámica con el OIEA es un ejemplo claro de la voluntad de Irán de mostrar transparencia en sus actividades nucleares", dijo Raisi en una entrevista telefónica con Charles Michel, presidente del Consejo Europeo.

"Naturalmente, en caso de enfoque no constructivo del OIEA, no es razonable esperar una respuesta constructiva de parte de Irán. Por otra parte, las acciones no constructivas perturban de manera natural el proceso de negociación", agregó Raisi, según un comunicado de la presidencia.

El OIEA denunció el martes la falta de cooperación de Irán, que afecta gravemente su misión de vigilancia de programa nuclear de Teherán, en medio de un bloqueo en las negociaciones para salvar el acuerdo internacional de Viena de 2015.

"Desde febrero de 2021, las actividades de supervisión y control se vieron seriamente obstaculizadas por la decisión" de las autoridades iraníes de limitar las inspecciones, aseguró en su informe la agencia de la ONU.

La capacidad técnica del OIEA para revisar el programa nuclear iraní se ha visto “muy comprometida” y “su confianza se reduce con el paso del tiempo”, añadió en su informe la agencia que pide a Teherán que “rectifique inmediatamente”.

En una de las plantas, una de las cámaras del OIEA fue destruida y otra muy dañada tras un incidente.

Durante los últimos meses, Irán aumentó de manera significativa sus reservas de uranio altamente enriquecido en unos niveles muy superiores al límite del 3,67% fijado por el acuerdo del 2015

El Consejo de Gobernadores del OIEA discutirá la próxima semana sobre este documento en una reunión celebrada en un momento en que el acuerdo nuclear de 2015 es prácticamente letra muerta.