Política

Diputados afines a Bukele renuevan la composición de la Corte Suprema de El Salvador en polémica votación

Congresistas mantienen a Óscar López al frente del máximo tribunal y nombran a cinco magistrados en un proceso cuestionado por la oposición

San Salvador. El Congreso de El Salvador, controlado por aliados del presidente Nayib Bukele, reeligió como presidente de la Corte Suprema a Oscar López, un nombramiento que ya había sido visto por la comunidad internacional como un intento del gobernante para expandir su poder.

López había iniciado funciones el 1.° de mayo, tras la destitución del presidente de la Sala de lo Constitucional, quien también lideraba la Corte Suprema. Su mandato fue corto, ya que el cargo de su antecesor expiraba el 30 de junio.

Tras su reelección, López permanecerá en el puesto hasta fines de junio del 2024.

Cuando el nuevo Parlamento afín a Bukele asumió el 1.° de mayo, destituyó a los cinco miembros de la Sala de lo Constitucional, el órgano con mayor poder de los cuatro que integran la Corte Suprema.

También reemplazó al fiscal general. Todos habían sido nombrados por la gestión anterior.

La Asamblea acusó entonces a los jueces de emitir sentencias “arbitrarias” y sustituyó al fiscal por sus vínculos con el partido de derecha Arena.

La medida fue criticada por la comunidad internacional y por la oposición salvadoreña, que ha denunciado un atropello al principio de separación de poderes. López fue elegido este miércoles con 64 de los 84 votos con los que cuenta el Parlamento.

Cuestionamientos

Tal y como ocurrió en mayo, los partidos minoritarios de oposición cuestionaron la reelección de López.

“No apoyamos el nombramiento del magistrado López, porque si lo hacemos estaríamos validando un proceso oscuro e inconstitucional”, señaló la diputada Anabel Belloso del opositor Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

“Él fue nombrado luego de que se destituyó sin el debido proceso a los anteriores magistrados de la Sala Constitucional”, agregó Belloso.

Para el analista político y director de la asociación Acción Ciudadana, Eduardo Escobar, la reelección de López representa “una continuidad del golpe de Estado que vimos el 1.° de mayo cuando fueron removidos los anteriores magistrados y él fue impuesto por los diputados fieles al presidente Bukele”.

“Es necesario que en la Corte Suprema haya jueces independientes, pero esa independencia no se logra con imposiciones”, sostuvo.

Proceso transparente

En tanto, el jefe de bancada del partido mayoritario Nuevas Ideas, Christian Guevara, defendió la elección del magistrado López al señalar que “todo el proceso de su elección ha sido transparente y legal”.

Para el sociólogo y docente de la Universidad de El Salvador René Martínez, la reelección de López al frente de la Corte no representa “una concentración de poder” del presidente, como acusan sus opositores.

“Es obvio que los partidos aliados del mandatario están tomando decisiones que van en concordancia con la acción de gobierno. Pero ojo, no lo están haciendo a la fuerza, la nueva composición de diputados es resultado de una elección democrática y libre, no de imposiciones”, sostuvo Martínez.

El partido Nuevas Ideas, fundado por Bukele, obtuvo una amplia mayoría parlamentaria con sus aliados en las elecciones de febrero.

Hasta entonces, Bukele, elegido en el 2019 para un mandato de cinco años, había enfrentado dificultades para que sus programas fueran aprobados en un Parlamento dominado por los hoy opositores Arena (derecha) y el izquierdista FMLN.

Sus críticos lo acusan de gobernar de forma autoritaria. Bukele, un millennial de 39 años activo en redes sociales y que suele utilizar una gorra con la visera al revés, ha capitalizado el descontento ciudadano por los partidos tradicionales. Ya se había enfrentado repetidamente con la Corte Suprema y la Fiscalía.

Cinco nuevos magistrados

La Sala de lo Constitucional, que también presidirá López, es una de las cuatro que componen la Corte Suprema. Su misión es resolver demandas de inconstitucionalidad, hábeas corpus y controversias entre los poderes del Estado.

El miércoles los diputados también eligieron a otros cinco nuevos magistrados que conformarán distintas salas de la Corte Suprema por un período de nueve años entre julio del 2021 y junio del 2030.

Un grupo de la oposición también cuestionó la elección de los cinco magistrados al considerar que “no se siguió el debido proceso” para su nombramiento.

“Se ha venido a cambiar el procedimiento ya establecido dentro de la Asamblea Legislativa para la elección de los magistrados, y se ha dado paso a una elección exprés”, consideró el diputado Johnny Wright Sol, del derechista Nuestro Tiempo.