Estrategia Patrimonial

Genere mejores retornos por medio de la consideración de diversos factores

La gestión de inversiones que incorpora factores de riesgo ambiental, social y de gobierno corporativo (ASG), reduce el riesgo de multas, daños reputacionales e intervenciones regulatorias que puedan afectar el desempeño financiero

¿Cómo proteger los retornos de largo plazo ante un entorno incierto?

Actualmente los mercados financieros internacionales pasan por momentos de alta volatilidad, el conflicto armado entre Rusia y Ucrania y el incremento acelerado en la inflación han generado un entorno lleno de incertidumbre, incluso llegando a discutirse si las economías están cerca de una recesión. La gran mayoría de activos muestran retornos acumulados en negativo en lo que va del año; por ejemplo, al cierre de junio 2022, las acciones de Estados Unidos disminuyeron de precio aproximadamente un 23%, mientras las europeas un 30%. En instrumentos de renta fija los activos soberanos emergentes disminuyeron un 24% y los desarrollados un 12%.

Julio es un mes clave para comprender el desempeño de muchas empresas, dado que se anuncian los resultados del segundo trimestre del año, para los cuales el mercado espera que un alto porcentaje no supere el resultado del primer trimestre.

Entonces, ¿cómo proteger los retornos de largo plazo en este entorno?

Primero, se debe comprender que el mercado de valores pasa por una coyuntura que se repite a través del tiempo, dado que la economía es cíclica y estos eventos logran diluirse en el largo plazo manteniendo una tendencia al alza. No obstante, existen enfoques de inversión que pueden disminuir el impacto de las caídas generalizadas de los mercados, brindando retornos estables ajustados por riesgo.

Uno de estos enfoques es la gestión de inversiones incorporando factores de riesgo ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG). Partiendo del análisis tradicional, al incorporar los aspectos ASG se busca minimizar el riesgo idiosincrático de cada empresa y reducir la exposición a multas, daños reputacionales e intervenciones regulatorias que puedan afectar el desempeño financiero generado por malas estrategias de impuestos, desatención de impactos sobre comunidades donde operan, daños ambientales, entre muchos otros.

Este enfoque al minimizar el riesgo idiosincrático (menos volatilidad por control sobre aspectos propios de la empresa) compensa el impacto del riesgo sistémico que se observa en la economía en general, logrando una mejor relación retorno-riesgo. Es importante considerar que el enfoque de gestión ASG no sustituye el análisis tradicional de inversiones, por lo contrario, lo robustece considerando aspectos adicionales para alcanzar el mismo objetivo: buscar siempre un mejor retorno de las inversiones.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.