Actualidad rojinegra

Bryan Ruiz y su realidad en Alajuelense

Bryan Ruiz no tuvo reparo en afirmar que cada vez que no se cumple un objetivo, es simple y sencillamente un fracaso

Aquel día en el que Alajuelense había convocado a una conferencia para la presentación de un uniforme, pero que en realidad anunciaría el regreso de Bryan Ruiz, sus primeras palabras fueron muy directas.

“Vuelvo donde todo comenzó. Al equipo que me dio la oportunidad, que me abrió las puertas, que hizo todo lo posible para que diera mi mejor esfuerzo, sé que por diferentes circunstancias se nombraron otros, pero la Liga es donde me siento en casa”.

Regresar a la Liga era algo que siempre había tenido en mente, pero que nunca se lo había expresado ni siquiera a su círculo más cercano.

Estaba lejos, viviendo esa exitosa carrera futbolística que empezó en Alajuelense, siguió en Europa y lo llevó a Suramérica; pero a la vez sabía lo que ocurría con los rojinegros, siempre estaba enterado.

Volvió y después de un año y medio nada de eso ha cambiado. En diciembre pasado levantó la añorada 30 del liguismo, días después la escena se repitió con la Liga Concacaf.

Unos meses más tarde pasó de héroe a villano, con aquellos penales en semifinales. Lo ocurrido le dolió como a cualquier liguista, al igual que está molesto por este nuevo fracaso de Alajuelense.

Como buen líder, salió a dar la cara y el domingo él no tuvo reparo en afirmar que cada vez que no se cumple un objetivo, es simple y sencillamente un fracaso.

También dijo que el equipo en instancias decisivas entra en cierto nerviosismo y que eso es algo que tiene que cambiar.

Por su misma experiencia, por su historia de vida, porque siempre se ha sentido orgulloso de ser de Alajuelita, porque sabe que el fútbol siempre da revanchas y porque define a la Liga como el equipo que lleva en el corazón sus pensamientos no han cambiado en lo absoluto.

El capitán de Alajuelense aclaró el mismo domingo que no hubo ninguna agresión hacia él por parte de esos cuantos aficionados que fueron a lanzar reproches a los directivos, a ese palco donde también estaban las familias de los jugadores y que acarreó varias sanciones para el club, después del lamentable episodio de caos y disturbios en el Estadio Alejandro Morera Soto.

Ruiz les pedía a esos cuantos integrantes de La Doce que no se metieran con las familias, en ese palco donde había niños llorando del susto al ver a algunas personas furiosas pegando gritos; mientras que esos cuantos barristas le insistían enérgicamente que pidiera más compromiso en el camerino o que se fueran todos.

Después de lo que sucedió y en tiempos de las famosas ‘Fake News’ surgió un rumor esparcido a buena parte de medios de comunicación, alertando de que a raíz de lo ocurrido, Bryan estaba pidiendo su salida: #NoComaCuento.

A lo largo de su carrera, Bryan Ruiz nunca ha sido de los que se esconden, ni de los que se van de buenas a primeras. Esta vez no es la excepción.

Él tiene un año más de contrato con Alajuelense. A nivel de directiva, de gerencia y de cuerpo técnico no existe ninguna queja sobre él. En realidad, es todo lo contrario.

Una dinámica de La Nación para conocer el criterio de los aficionados también reflejó que desde la grada el liguismo lo respalda y también son del criterio de que él está para jugar más que dos minutos.

Lo cierto del caso es que el capitán nunca abandona el barco y con Bryan Ruiz su compromiso sigue siendo sacarlo a flote, con más razón, en medio de la tempestad.

Fanny Tayver Marín

Fanny Tayver Marín

Graduada en la UIA. Con más de 15 años de experiencia, escribe sobre Alajuelense, ciclismo, ciclo olímpico y más. Entre sus coberturas destacan juegos eliminatorios de la Selección, el Tour de Francia, el Mundial de voleibol en Japón y los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.